Desde el Silicon Valley

por Danny Sánchez-Mola

Es fundador/CEO de Kolau, empresa del Silicon Valley y primera tecnología que introduce el movimiento Hazlo-Tú-Misma(o) al posicionamiento web. Danny es colaborador de decenas de publicaciones internacionales y es un gran defensor de la siesta.

A través de esta columna les traemos lo último de Silicon Valley, lo que es noticia, lo que hay que saber de lo que se cuece en el horno del ecosistema startup en la Bahía de San Francisco.

Ver más articulos de esta columna

El Silicon Valley sube en empleo pero baja en gente

07:13 7 Marzo, 2019

Por: Danny Sánchez-Mola

Silicon Valley sigue siendo la meca de la innovación, el empleo en el sector tecnológico y la productividad laboral en Estados Unidos. Según un análisis de Collaborative Economics, entre 1995 y 2015, la producción en las industrias de innovación de Silicon Valley creció un 147%, mientras que el resto de la economía se expandió en un 39%. Sin embargo, mantener el liderazgo no ha sido un camino de rosas, especialmente durante los últimos años – el acelerado aumento del precio de la vivienda, la emigración de los residentes, la saturación de tráfico y la amenaza de una crisis económica son solo algunos de los retos que han estado poniendo a prueba a la comunidad residente y emprendedora de la bahía.

Ante la situación, no podemos evitar preguntarnos cómo logra esta región mantener viva la innovación y convertirla en el motor de su crecimiento, a pesar de las dificultades. Pues bien, parte del éxito en los últimos años podría relacionarse con la capacidad de autoanálisis e iniciativas como el Silicon Valley Competitiveness and Innovation Project (SVCIP), un proyecto concebido para crear de manera proactiva una agenda de políticas públicas basada en datos, para mejorar y reforzar las ventajas competitivas de la región en materia de innovación y asegurar que los residentes puedan acceder a oportunidades de empleo que promuevan el crecimiento de la industria de la innovación.

El SVCIP fue desarrollado en 2015 por el Silicon Valley Leadership Group y la Silicon Valley Community Foundation y desde entonces ha monitoreado las tendencias en la economía de la innovación en la bahía a través de un consejo asesor – compuesto por CEOs, líderes comunitarios y de organizaciones sin ánimo de lucro – que ha identificado 23 indicadores de competitividad e innovación. Estos indicadores permiten hacer un seguimiento anual y comparar resultados con otros hubs tecnológicos o regiones innovadoras en EE.UU.

Hace poco han sido noticia los resultados del quinto informe anual del SCVIP, que resume las tendencias observadas hasta 2018. Sorprende el hecho de que más de 100 CEOs crean que el empleo en Silicon Valley seguirá creciendo en los próximos cinco o seis años, a pesar de que la emigración se ha casi cuadruplicado en los últimos 3 años y que el sur de la bahía de San Francisco se ha convertido en la segunda región con el tiempo de desplazamiento más largo del país, solo por debajo de Nueva York – en Silicon Valley, los residentes tardan un promedio de 1 hora y 13 minutos para ir de un sitio a otro, mientras que en Nueva York se tarda un promedio de 1 hora y 15 minutos.

A pesar de que el elevado tiempo de desplazamiento podría afectar negativamente la productividad laboral, el informe señala que Silicon Valley sigue siendo la región de innovación que cuenta con la productividad laboral más elevada. A pesar de que el trabajo es uno de los principales impulsores de los costes generales, el valor agregado por empleado, como mostró el Informe SVCIP de 2017, es 1,7 veces el promedio de los EE.UU., superando a todas las regiones innovadoras.

Siguiendo con el análisis de las amenazas, el informe de 2018 de SCVIP también destaca que la brecha entre el empleo y la vivienda es grande y sigue creciendo. Las viviendas en Silicon Valley tienen un valor medio de 1.026.090 dólares – más del doble que en las regiones de Seattle, Boston y Nueva York y casi cuatro veces más que el área metropolitana de Austin. Este hecho explica que mientras el empleo creció un 29% de 2010 a 2016, la población solo se expandió un 8% y el número de unidades de vivienda incrementó solo un 4%. Cada vez se venden menos casas, lo cual implica un esfuerzo y un coste cada vez mayor en términos de marketing para las inmobiliarias.

Por otro lado, el informe de 2018 señala que la bahía ha experimentado la mayor tasa de crecimiento de licenciaturas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) conferidas por cápita, en comparación con otras regiones innovadoras – la tasa de crecimiento ha pasado de un 4,2% en 2015 a un 16% en 2016. Este incremento en el desarrollo de talentos tecnológicos podría contribuir a sustentar la industria de la innovación a largo plazo y hacer frente a los conflictos que, actualmente, están frenando su crecimiento.

Aunque son muchos los problemas que amenazan el liderazgo de Silicon Valley como uno de los mayores contribuyentes a la innovación en Estados Unidos, se está trabajando en varias soluciones – como la expansión de la red de transporte público y la obtención de financiamiento para construir viviendas asequibles – e invirtiendo cada vez más en R&D. Aún está por ver si la propia comunidad tecnológica del Valley será capaz de encontrar una solución efectiva a unos conflictos cada vez más arraigados.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Desde el Silicon Valley

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Vea también

09:14 11 Febrero, 2019

Twitter se suma al ayuno

12:39 27 Noviembre, 2018

18 millones para eliminar la carne