Finanzas Saludables

por Elaine King Fuentes

Seleccionada por People en Español como una de la 25 Mujeres más influyentes hispanas del 2017 por su excelente experiencia en las finanzas familiares. Elaine es asesora de empresas familiares (CFBA™) y certificada en planeación financiera patrimonial (CFP®) considerada una experta en gestión financiera internacional y embajadora del directorio del CFP®. Es fundadora y presidente de Family and Money Matters™ cuya misión es de fortalecer el capital humano y financiero de la familia para lograr estabilidad.

Elaine ha trabajado y estudiado en Austria, Canadá, Japón, México, Peru y en diferentes ciudades de los Estados Unidos trabajando con más de 1,200 familias creando estrategias practicas enfocadas en planeación patrimonial, educación financiera, planeación sucesoral, impacto social y gobierno familiar. Ella tiene experiencia liderando como socia, directora y gerente de Bessemer Trust (AUM $100 B), Royal Bank of Scotland’ Coutts Division y WE Family Offices.

Experta en asuntos de familia y dinero, conferencista y catalista social es creadora del P.E.F.F., un programa institucional financiero familiar que ya ha transformado a miles de familias en Latinoamérica. Elaine es mediadora de la corte suprema de Florida, Coach Certificada de la Universidad de Miami (ICF), es miembro del directorio de Family Firm Institute y consultora de la Asociación de Empresas Familiares del Perú (AEF), entre otros cargos.

Para más información: elaine@familyandmoneymatters.com

Ver más articulos de esta columna

Programa tu cerebro con emociones positivas

15:55 20 Abril, 2018

Por: Elaine King Fuentes

El escritor Charles Duhig, en su libro El poder de los hábitos, nos enseña el efecto del cerebro frente a la emoción y la formación del hábito. Si juntamos tres ingredientes —inteligencia emocional, hábitos y decisiones— y programamos nuestro cerebro para centrarnos en lo que queremos manifestar, Duhig nos demuestra cómo las emociones nos llevan a crear un hábito, ya sea positivo o negativo.

Imagínate que cada vez que estas estresado te fumas un cigarrillo para sentirte más relajado y feliz. En poco tiempo, el cerebro empezará a relacionar el estar relajado y feliz con el cigarro y te empezará a pedir más. De igual forma, puedes programar tu cerebro para crear hábitos financieros positivos. Utilizando el ejemplo del hogar, si cada vez que haces tu presupuesto te comes un chocolatito que te hace sentir feliz, en poco tiempo el cerebro empezará a relacionar la felicidad con hacer un presupuesto. Como está comprobado que esta acción te ayuda a ahorrar para alcanzar tus metas, el cerebro te comenzará a pedir más disciplina y pronto mejorará tu situación financiera.

Mantén tus finanzas en orden

En el libro Los colores de tu dinero explico cómo mantener tus finanzas en orden. Si bien puedes controlar tus acciones para que estén alineadas con tu meta y puedes programar tu cerebro con emociones positivas, puedes demorarte en llegar al objetivo si no tienes una ruta financiera clara. Por ejemplo, si comprar la propiedad es tu meta, evita gastos innecesarios, condiciona tu cerebro para hacer tu presupuesto disciplinadamente, ¿qué orden seguirás con el dinero que estás separando? Antes de invertirlo, ten un fondo de emergencia, reduce tus deudas corrientes y evalúa el riesgo de tus ahorros para que no se devalúen.

En mi práctica como asesora, consultora y educadora, implemento muchos temas como estos porque estoy convencida de que el bienestar financiero crece cuando uno entiende el origen de sus emociones.

A lo largo de estas observaciones hemos confirmado que la inteligencia emocional afecta a todos los aspectos de nuestras finanzas en pareja, y que por tanto hay que tenerla en cuenta siempre que hablemos de dinero. No en vano, los gigantes del mundo financiero responsabilizan de su éxito a la inteligencia emocional.

Jeff Bezos, el CEO de Amazon, es también el autor de una de las frases más célebres del mundo de los negocios del siglo XXI: «Tu marca es lo que otras personas dicen de ti cuando tú no estás en la habitación». Esta cita define a la perfección la visión de una persona que prioriza la inteligencia emocional. Hay que tener empatía, ser conscientes e, idealmente, preocuparse por las emociones que nosotros y, en el caso de la vida en pareja, nuestra gestión financiera, provocamos en el otro.

Si nuestro interés por las consecuencias que nuestras decisiones financieras tienen sobre nuestra familia es una décima parte de la obsesión que Bezos tiene por sus clientes, entonces no tendremos ningún problema.

Por su parte, Warren Buffett siempre lo tuvo claro: «El éxito de las inversiones no se relaciona con el CI una vez que superas el número 25 de nivel. Cuando tienes inteligencia ordinaria, lo que necesitas es tener el temperamento para controlar los impulsos que meten a las personas en problemas cuando invierten», ha expresado el magnate.

En la misma línea, Jamie Dimon, de JPMorgan Chase, dijo lo siguiente en Harvard Business School: «Todos conocen el CI y la inteligencia emocional (IE). Todos sus CI son lo suficientemente elevados como para que seáis muy exitosos, pero a menudo la gente carece de IE. Es algo que desarrollas con el transcurso del tiempo. Muchas habilidades de gestión están orientadas a la IE, porque la administración consiste en cómo funcionan las personas».

Podríamos decir que las finanzas familiares también se gestionan como una empresa, son la microeconomía de tu hogar. Y, como tal, tanto tú, como tu pareja, deben valerse de la inteligencia emocional para tomar decisiones. Por mi parte, me he encontrado con infinidad de casos, a lo largo de mis años como asesora, en los que la inteligencia emocional fue clave.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Finanzas Saludables

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments