Finanzas Saludables

por Elaine King Fuentes

Seleccionada por People en Español como una de la 25 Mujeres más influyentes hispanas del 2017 por su excelente experiencia en las finanzas familiares. Elaine es asesora de empresas familiares (CFBA™) y certificada en planeación financiera patrimonial (CFP®) considerada una experta en gestión financiera internacional y embajadora del directorio del CFP®. Es fundadora y presidente de Family and Money Matters™ cuya misión es de fortalecer el capital humano y financiero de la familia para lograr estabilidad.

Elaine ha trabajado y estudiado en Austria, Canadá, Japón, México, Peru y en diferentes ciudades de los Estados Unidos trabajando con más de 1,200 familias creando estrategias practicas enfocadas en planeación patrimonial, educación financiera, planeación sucesoral, impacto social y gobierno familiar. Ella tiene experiencia liderando como socia, directora y gerente de Bessemer Trust (AUM $100 B), Royal Bank of Scotland’ Coutts Division y WE Family Offices.

Experta en asuntos de familia y dinero, conferencista y catalista social es creadora del P.E.F.F., un programa institucional financiero familiar que ya ha transformado a miles de familias en Latinoamérica. Elaine es mediadora de la corte suprema de Florida, Coach Certificada de la Universidad de Miami (ICF), es miembro del directorio de Family Firm Institute y consultora de la Asociación de Empresas Familiares del Perú (AEF), entre otros cargos.

Para más información: elaine@familyandmoneymatters.com

Ver más articulos de esta columna

La distribución financiera en el núcleo familiar

17:08 28 Junio, 2018

Por: Elaine King Fuentes

 

No hace falta decir que la familia es un núcleo que se ve influenciado por un conjunto innumerable de factores. Algunos forman parte, por así decirlo, del microentorno, y ya hemos hablado de ellos: personalidades financieras, valores, emociones… Otros, sin embargo, formarían parte de un macroentorno, como el tipo de sociedad y la cultura económica de nuestro país. Por eso, no podemos establecer unos patrones fijos en los que encajar a todas las familias para que organicen la distribución de su patrimonio. De hecho, en un estudio que llevé a cabo recientemente, pregunté a las parejas cómo manejaban sus finanzas familiares y obtuve resultados muy variados, aunque todos tenían un denominador común: la falta de planificación.

Cuando pregunté a Scott, de cuarenta y cinco años, sobre cómo fue la vida con su expareja en términos de finanzas, me dijo lo siguiente:

«No pensamos nunca en cómo nos las arreglaríamos y pudimos medio lograrlo hasta que nos divorciamos». «¿Lo lamentas?», le pregunté. «Lo haría de nuevo, pero intentaría pasar tiempo discutiendo nuestros valores y preferencias. Al final, ella me decía: “¿Qué prefieres: el fútbol o yo?”. Se volvió dominante y dependiente. Debimos haberlo discutido hace mucho. Ahora sé que no se trataba del “fútbol”».

Por su parte, Bárbara, de treinta y cinco años, me dio una respuesta bien distinta: «¿Finanzas? Juntos, por supuesto, depositamos el dinero en el banco todos los meses y nada más. No queda nada, no tenemos ahorros. ¿Metas? Sí, cubrir los gastos de nuestros hijos. ¿Cuánto tengo? Nada en mi nombre. ¿Situaciones de emergencia? Para eso están las tarjetas de crédito».

Robert, de cuarenta y ocho años, también aportó su granito de arena: «Decidimos vivir juntos. Yo era médico, ella era abogada. El dinero no era un problema. Años más tarde, nuestra primera pelea sería acerca de cómo pagaríamos nuestra primera casa juntos. Ella estaba ganando un 20% más que yo y yo aún estaba pagando mis préstamos estudiantiles. Mi familia tiene una historia de ayudarse los unos con los otros. Sin embargo, su familia mostraba su amor empujando y esperando más de cada individuo, y nada era gratis. Ahora entiendo los valores de cada uno y eso nos ayudará en el futuro respecto a cualquier decisión financiera».

Ya sea por tener unos valores financieros distintos como consecuencia de provenir de situaciones económicas diferentes, como contaba Robert, o por muchos otros motivos, la realidad es que hay muchas familias que no siguen unas directivas claras sobre distribución de patrimonio.

No existe una solución mágica y rápida para planificar las finanzas, pero trabajar en equipo es una pieza clave del engranaje de la economía familiar. Por ello, hablar todo y hacer que ambos miembros se involucren es fundamental, asegurándonos de que la gestión de las finanzas y la toma de decisiones sean meditadas y conjuntas.

Solo a través de la colaboración se podrán establecer objetivos comunes y evitar una serie de problemas serios como la infidelidad financiera y el abuso económico, y que no solo pueden dejar tus cuentas bancarias a cero, sino que pueden dejar secuelas emocionales y minar tu autoestima.

Tips del mes:

1. Aprende los valores de la familia de tu pareja, su historia y actitudes.
2. Pregunta por qué? cuando escuches algo que no hace sentido con tu pareja.
3. Establece expectativas claras, compromisos y planes futuros económicos.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Finanzas Saludables

Ver + columnas

avatar