Check y Prendea: Retos de startups de educación en el mundo post-covid

07:15 20 Julio, 2020

Gonzalo Aguilar, Co-fundador y CEO de Check y Prendea, explicó sobre las tendencias y retos para las startups de educación en el mundo post-covid, en el Instagram live organizado por UTEC Ventures.

Check es una plataforma de aprendizaje adaptativa que tiene como fin reemplazar los libros de texto que se utilizan en los colegios. Esta plataforma cuenta con la virtud de ajustarse al ritmo de cada estudiante, así como permite que los estudiantes aprendan de manera más efectiva y personalizada. Actualmente, Check, que fue beneficiaria de la séptima generación de Startup Perú, trabaja con colegios de todos los niveles económicos tanto en Perú como en México.

Gonzalo señaló que Check es un servicio B2B que se comercializa con los colegios, sin embargo, actualmente están trabajando en un modelo que se pueda ofrecer a los padres con el objetivo de que ambos productos se entrelacen para dar un círculo completo de aprendizaje a los estudiantes.

 

Ahora bien, al inicio del confinamiento, existía mucha incertidumbre dado que los colegios no sabían cuánto tiempo iba a durar la suspensión de las clases. En este panorama, era claro que iba a ser un año difícil si no encontraban los canales adecuados para ofrecer el producto a los colegios. Lo positivo fue que Check encontró aliados que ya tenían llegada a los colegios, entonces, pudieron formar una alianza con una editorial.

Igualmente, Gonzalo comentó que este año lanzaron Prendea un marketplace de clases por zoom en grupos pequeños con múltiples temas (creación de música electrónica, mitología griega, diseño de modas, yoga, etc.), es decir, todo lo que podría interesarle a un estudiante escolar. Actualmente, Prendea cuenta con más de 120 cursos, 100 profesores y 500 estudiantes.

Sobre el funcionamiento de un marketplace, Gonzalo opinó que para ser atractivo debe contar con un sinfín de opciones para el usuario. Ahora bien, estas opciones se distinguen entre la edad de público objetivo.

 

En esa línea, Gonzalo comentó que es un proceso de aprendizaje conocer cuántos y cuáles cursos deben ofrecer al público. Así, al inicio pensaban que debería haber mayor cantidad de cursos dirigidos hacia adolescentes de 14 a 17 años, pues son más autónomos, pero ello no fue tanto así, ya que se dieron cuenta que había una mayor concentración en los cursos de niños entre 11 y 14 años de edad que si bien ya tenían intereses definidos, sus padres todavía tenían influencia sobre sus intereses.

Respecto al comportamiento actual de los inversionistas, Gonzalo dijo que tuvieron la suerte de poder haber desarrollado una buena relación con los inversionistas, explicándoles los planes de crecimiento de la empresa y demás. En virtud de ello, pudieron levantar capital para el crecimiento del negocio con los inversionistas anteriores. Ello es positivo ya que atrae también a nuevos inversionistas. Sin embargo, este no es resultado irreflexivo, al contrario, es fruto de todo el trabajo anterior, de construir relaciones con inversionistas, generar credibilidad y solidez para que apuesten por uno, más aún cuando el riesgo de invertir en startups en este contexto es mayor.

(Por Jackie Murillo)

 

Comparte en:

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también