Castañeda rompe su silencio: “Me bañaré con aceite para que me resbalen los ataques”

15:50 15 Agosto, 2014

A pocas semanas de las elecciones municipales y regionales, el candidato a la alcaldía de Lima, Luis Castañeda Lossio, favorito en las encuestas que le dan más del 50% de aprobación, y esquivo a la prensa que se queja de que no quiere dar entrevistas o especula, junto a los candidatos de oposición, de que está muy enfermo y por eso no se muestra públicamente, conversó en la mañana, con Gan@Más, en una conocida pastelería de Chacarilla.

Castañeda señaló que regresaba de haber inaugurado un comedor popular en un asentamiento humano de San Juan de Miraflores y que estaba trabajando arduamente en su campaña, al punto de no tener tiempo para sentarse a tomar un desayuno y solo podía llevarse algunos sándwiches, para él y su personal, ya que tenía que seguir trabajando.

Su salud

Cuando se le preguntó si estaba bien de salud, dijo que sí, que siempre lo estuvo, pero que sus opositores políticos andan inventando cosas para intentar desanimar a los que creen en él.

“La gente pobre cree en mí” nos dijo, y luego agregó que cuando estaba bajando de un cerro en un asentamiento humano, vio a una mujer muy pobre, María, que intentaba arreglar el techo de su casita, lo mejor que podía. Castañeda le dijo que la derrumbara y que él traería madera y le construiría una nueva casita. La mujer lo hizo. “qué persona pobre puede derrumbar su casa y creer que un candidato se la podrá construir? Es porque ellos creen en mí y saben que yo no les miento y nunca lo he hecho”, enfatizó.

Reconoció que no le gusta dar entrevistas o mostrar lo que hace en público ya que considera que no es necesario pues el pueblo lo conoce y es a ellos a quienes se dirige. “No necesito prensa para mostrar mi trabajo, para enseñar lo que vengo haciendo en cada cerro o pueblo joven por el que transito. Además, yo soy así, quienes me conocen lo saben”.

Pacto Ético

Sobre el Pacto Ético Electoral firmado recientemente entre todos los candidatos al municipio de Lima, a excepción de Castañeda, se pronunció diciendo que no se puede hablar de ética cuando pintan las escaleras, que él construyó, de otro color, solo para hacer creer a la gente que es una obra de otra persona.

La gente que transitaba por allí, le dio sus muestras de afecto, incluso un señor le dijo “suerte! Que yo voy a votar por ti”, a lo que él respondió “gracias, gracias, la voy a necesitar, sobretodo voy a tener que bañarme en aceite para que me resbale todo lo que venga de mis opositores”.

Es verdad que Luis Castañeda es un hombre de pocas palabras y que no le gusta la prensa porque, a veces, tergiversan o interpretan, a su manera, cualquier declaración o conversación, solo con el fin de lograr grandes titulares. Pero también es verdad que los electores necesitamos que sea más público, él no se debe solo a los pobres como dice, sino también a la gente de todas las clases sociales que están esperando verlo debatir y explicar cuáles son sus medidas, cuál es su plan de gobierno y qué piensa hacer de llegar al sillón municipal.

Esperamos poder verlo públicamente muy pronto, no solo para saber qué está haciendo como parte de su campaña, sino para quitar las especulaciones que se tejen sobre su salud.

Comparte en:

Vea también