BCRP: Radiografía del impacto del Covid-19 en la pérdida de empleos en Perú

14:49 20 Diciembre, 2020

El mercado laboral peruano fue fuertemente afectado durante la pandemia. La paralización de actividades impactó de manera directa en la población ocupada, mientras que la inmovilización social obligatoria dificultó la búsqueda de empleo y, por tanto, la reincorporación de los desempleados a la fuerza laboral. Por ello, la caída del número de ocupados en Perú se reflejó en un incremento de la población inactiva. A comparación de otros países de la región, Perú registró la mayor contracción de la población ocupada (-39,5 por ciento) en el segundo trimestre, y la segunda mayor reducción después de la registrada en Chile en el tercer trimestre, afirma el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP).

 

El reinicio de la mayoría de actividades que son intensivas en mano de obra y la flexibilización de las restricciones de inmovilización se tradujo en un incremento de la población ocupada de 10,3 millones en el segundo trimestre de 2020 a 14,3 millones en el trimestre subsiguiente. No obstante, respecto al mismo periodo del año anterior, 2,9 millones de personas perdieron su trabajo, lo que implica una contracción interanual de 17,1 por ciento. Esta caída se explica principalmente por la reducción de 21,7 por ciento de puestos de trabajo en el área urbana, y, en menor medida, por la reducción de 0,7 por ciento del empleo rural, que, al estar mayoritariamente ligado al sector agrícola, se vio menos afectado, refiere el Ente Emisor en el último Reporte de Inflación.

 

A pesar de que 2,9 millones de personas perdieron su empleo, la población desempleada solo se incrementó 0,9 en millones debido a que 2,1 millones de personas dejaron la fuerza laboral, con lo cual la tasa de participación disminuyó 9,3 puntos porcentuales.

 

La caída del empleo se dio de manera diferenciada, afectando principalmente a los trabajadores informales del área urbana que laboraban en los sectores comercio y servicios.7 El empleo informal en el segundo y tercer trimestre se redujo 53,1 y 21,8 por ciento, respectivamente, y se espera que recién en el cuarto trimestre registren tasas de caída similares a las del empleo formal.

 

En tanto, para el sector formal privado, los datos reportados en la Planilla Electrónica registran una disminución de 10,5 y 9,3 por ciento en el segundo y tercer trimestre, respectivamente (en promedio se perdieron 350 mil puestos de trabajo). Es de resaltar que en este periodo se dio un importante aumento del empleo formal en el sector agropecuario moderno, asociado a las agroexportaciones. Solo en el tercer trimestre se incrementaron 60 mil puestos de trabajo.

 

Las actividades de los sectores servicios y comercio han sido las más afectadas por las severas restricciones para controlar la pandemia, por lo que el empleo en estos sectores registra las mayores reducciones (se perdieron 3,2 millones empleos), contrastando con el aumento del empleo en el sector agropecuario.

 

Según información de la Encuesta Permanente de Empleo (EPE) para Lima Metropolitana, los ingresos han registrado una disminución en esta región, principalmente el de los trabajadores independientes. En el trimestre móvil setiembre-noviembre, el ingreso promedio de los trabajadores dependientes disminuyó 6,2 por ciento, mientras que el de los independientes 31,5 por ciento, principalmente en los sectores construcción y servicios.

 

A medida que las restricciones de confinamiento sean más flexibles, se espera que el empleo se recupere en el cuarto trimestre del año y en 2021. Así, se proyecta que hacia el final de 2020 la población ocupada alcance un nivel de 16,4 millones de personas. No obstante, dadas las restricciones vigentes en ciertos sectores formales (restaurantes, educación, entretenimiento y hoteles), se espera que las personas que retornen a la población ocupada lo hagan principalmente al mercado laboral informal, en empleos autogenerados (independientes) y en los sectores comercio y servicios que regularmente generan el 56 por ciento del empleo informal urbano. Para 2021 se espera un crecimiento promedio del empleo de 20,3 por ciento.

 

Se proyecta que la tasa de desempleo alcance 7,3 por ciento en el cuarto trimestre de 2020, equivalente a 1,3 millones de personas buscando trabajo, y en 2021 sea en promedio 6,9 por ciento.

Comparte en:

Vea también