SBS alista un Sandbox regulatorio para que participen Fintech no reguladas

07:10 8 Noviembre, 2021

El contexto de la pandemia implicó cambios en la conducta de los consumidores, en relación al uso y acceso a los servicios financieros. De acuerdo a estadísticas del BCRP, las transferencias interbancarias inmediatas, al 3er trimestre de este año, llegaron a 16.75 millones, en el 2do trimestre fueron de casi 13 millones y en el 1er trimestre 2021 de 10 millones, lo cual significa que ha ido creciendo en el tiempo siendo una facilidad que no todos los países tienen.

Así lo dio a conocer Alejandro Medina Moreno, Superintendente Adjunto de Riesgos en la SBS, en el marco del 5to Congreso online de Innovación Financiera en la era digital, organizado por Gan@Más y +Finanz@s.

 

Medina refirió que las transacciones virtuales han ido en aumento y pese al retorno a la casi normalidad de las transacciones presenciales, las virtuales continúan creciendo lo que muestra que el comportamiento de los usuarios, que cambió ante la pandemia, se ha mantenido y ha seguido creciendo.

A nivel de entidades financieras reguladas se ha acelerado el ritmo de cambio y nuevos productos siendo algunos desarrollos digitales el onboarding digital, las transferencias de celular a celular, independientes del operador, dinero electrónico, productos crediticios on-line, soluciones de tipo de cambio. En cuanto a cambios importantes, estos se relacionaron con organización ágil, procesamiento en nube, prevención de fraudes.

“En ese sentido es necesario que la regulación facilite ese proceso de cambio y hemos tenido como objetivos: 1) facilitar la innovación e inclusión financiera, 2) remover barreras, 3) vigilar cambios y tendencias en el mercado que revisten interés público”, dijo Medina.

 

Agregó que la transformación digital de las empresas reguladas y el desarrollo de las Fintech son dos tendencias para facilitar la innovación y en ese sentido la SBS ha mejorado sus procesos de licenciamiento haciéndolos más simples y predecibles además de más transparentes y abiertos a modelos innovadores.

El proceso se divide en 2 etapas, explicó Medina: 1) de organización, con la actualización de criterios requeridos para estudios de viabilidad del modelo de negocio y 2) de funcionamiento, con la actualización de criterios para la implementación y funcionamiento del modelo operativo.

Asimismo, mejoraron la regulación y supervisión de la ciberseguridad, a través del Programa Ciber y Onboarding con temas como identidad digital, enrolamiento, autenticación, APIs, procesamiento en nube y monitoreo de amenazas e incidentes.

“Nosotros reconocemos que se requiere del esfuerzo de todos y su articulación, razón por la cual trabajamos relacionados con el BCRP, SMV, PCM, Miniter, Mindef, Poder Judicial, Proveedores, Academia. En el caso de la SMV es meritorio resaltar que regularon el crowdfunding peruano y la SBS entró a participar en el crowdlending”.

 

Señaló que para el 2022 tienen planificado un ejercicio sectorial de simulación sobre un ciberataque severo a la infraestructura financiera.

En cuanto a las Fintech cuentan con una estrategia focalizada y proporcional a riesgos en la que vigilan su desarrollo e intervienen cuando existe interés público, además de promover cambios legales y regulatorios y colaborar con otros organismos.

Sandbox regulatorio para modelos novedosos

Medina explicó que a mediano plazo están trabajando en el Sandbox regulatorio peruano para que participen Fintech no reguladas con suficiente madurez en los Sandbox. Así, se cuenta con 3 escenarios:

1.- Las que no lo requiere: Pueden validar con la SBS si su actividad realmente requiere de un Sandbox regulatorio.

2.- Las Fintech que se unen con una empresa regulada en modalidad de alianza, outsourcing, provisión de servicios, joint venture: Una relación con una empresa regulada puede facilitar gran parte de los procesos regulatorios que no son objeto de prueba.

3.- Las Fintech que buscan una licencia de organización bajo el proceso mejorado: Se requiere asegurar que cumplen con los requisitos necesarios y que la actividad es en efecto sujeta a una licencia.

El “sandbox regulatorio” es una herramienta que permite proporcionar flexibilidad para que las empresas puedan probar, en un entorno controlado, nuevos productos o servicios financieros bajo la mirada de un supervisor.

Comparte en:

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también