Pablo Sabat: “El sector privado debe apoyar más la actividad de la Orquesta Sinfónica Juvenil”

06:20 7 Julio, 2015

“Antes no podíamos soñar con tener directores o solistas de altísimo nivel y ahora ya los están trayendo. La semana pasada estuvimos con un violinista de uno de los cuartetos más famosos del mundo, Philip Setzer, quien trabajó con los chicos y ellos aprendieron muchísimo”, subrayó el director de la Orquesta Sinfónica Juvenil, Pablo Sabat, destacando que hay más apoyo del Estado y pidió al sector privado un mayor compromiso. A continuación la entrevista concedida a Gan@Más.

¿Cuál es la labor de que viene desarrollando con la Sinfónica Juvenil?

La Sinfónica Nacional Juvenil tiene poco más de diez años de fundada y desde hace 5, junto con un equipo de instructores venimos trabajando de forma gradual, al principio con obras más sencillas para ir incrementando el nivel poco a poco.

¿Cuántos jóvenes participan?

Son alrededor de 50, pero varían de acuerdo al programa que tenemos. Hay un grupo que es permanente y otro que es complementario porque se acomodan a lo que se necesita y hay otro grupo de los más jóvenes que son menores de 18 años que vienen para practicar, recibir clases, ganar experiencia.

¿Cuál es la edad máxima?

30 años.

¿Cómo seleccionan a los músicos?

Hay que tener un nivel que cada vez se está poniendo más difícil. Hacemos audiciones cada cierto tiempo cuando hay vacantes pero depende de la situación económica, del Ministerio de Cultura y del Estado.

Los jóvenes tienen que tener un nivel técnico, musical, necesario para poder entrar porque de otra manera no es bueno que traten de tocar música como esta ya que es muy difícil y dañino para gente que está en crecimiento. Si quieres correr una maratón tienes que ir ganando experiencia poco a poco.

Tienen el apoyo del ministerio…

Nosotros somos uno de los elementos oficiales artísticos del Ministerio de Cultura, son 6 elencos: la Sinfónica Nacional de Adultos, la Sinfónica Nacional Juvenil, el Coro Nacional, el Coro Nacional de Niños, el Ballet Nacional y la Escuela Nacional de Folklore.

¿Qué tipo de apoyo reciben?

Hay un grupo que recibe un sueldo, pequeño, pero es un apoyo que les permite dedicarse a esto. Conforme ha avanzado el tiempo y el trabajo, se ha demostrado la capacidad y el ministerio ha empezado a apoyar más. Por ejemplo, empezamos con dos instructores y ahora tenemos 5, al principio no se daba más que un poco de ayuda económica pero luego ya se contrató a un número y vemos que el apoyo no solo es permanente sino también creciente.

Antes no podíamos soñar con tener directores o solistas de altísimo nivel y ahora ya los están trayendo. La semana pasada estuvimos con un violinista de uno de los cuartetos más famosos del mundo, Philip Setzer, quien trabajó con los chicos y ellos aprendieron muchísimo.

¿Cómo es el plan de actividades que tienen?

Programamos nuestras presentaciones con un año de anticipación, para este año ya está todo listo y venimos trabajando para el siguiente, además tenemos la ventaja de que nos presentamos en el Gran Teatro Nacional, en San Borja, que es una maravilla de teatro, uno de los mejores del mundo.

¿Cuánto tiempo le dedican a la música?

Todos los jóvenes tienen el mismo horario, son 3 veces por semana, 4 horas por día, pero además tienen que seguir practicando en sus casas.

Los músicos ¿pueden vivir de su arte?

Es difícil pero sí se puede, la pasión es más fuerte que las dificultades. Pueden enseñar, tocar en orquestas, etc. Hay varios chicos que se han ido a estudiar fuera y están haciendo carrera en otros países. Siempre hay posibilidades.

En tu caso, ¿cómo empezaste?

Yo empecé desde niño, con el piano, al principio no me gustaba pero luego sí. Tengo un ti que es compositor y primos que también tocan el piano. Luego estudié en Venezuela y en EE.UU. e hice dos post grados y luego ingresé aquí y ya llevo algo de 10 años trabajando con orquestas y hace 5 con esta sinfónica.

Pablo Sabat 2

 

¿Cuál es la rutina de los músicos?

Muchos están en el Conservatorio, otros están en las universidades, pero todos le dedican un tiempo a ensayar, es un tiempo extra que tienen que dar. La preparación y el ensayo son importantes porque nos da sincronización ya que por lo general son alrededor de 50 a 60 músicos en las presentaciones.

¿Cómo ves el desarrollo del arte y la música en el país?

Las cosas han cambiado para bien en los últimos años. La construcción del Teatro Nacional ha sido un empuje enorme a las orquestas y hay algunas instituciones privadas dedicadas a dar conciertos y están viniendo músicos de fama mundial que no venían desde los años 60, ayudados también por la situación económica.

Sin embargo, creo que el sector privado debería apoyar más nuestra actividad que es básicamente del Estado que aunque dé mucho más de lo que daba antes, siempre es limitado.

¿Los conciertos que dan tienen acogida del público?

Cada vez más. Los conciertos de la Sinfónica Nacional se realizan con llenos totales, en nuestro caso no tanto pero cada vez mejor.

Comparte en:

Vea también