MIRIAM MANOS DE TIJERA

20:29 2 Julio, 2012

“Miriam era la asistente de un peluquero colombiano muy querido en San Isidro, luego este se fue a Miami y a ella le cayó todo.  Pensó que no la hacía, pero observadora apuntó cada corte de cada cliente, tema de conversación y hasta el tipo de café. Con tan solo 18 años, con una hija y casada, invirtió todos sus ahorros en una tijerita, según ella única, y mírenla. Hoy es la más buscada de Lima. Me corta el pelo hace casi 20 años. Solo a ella le confío mi caótica maraña y lo logra. La recogen, la separan, la buscan, la hizo. Y yo solo vi amar lo que hacía y no detenerse jamás”. Afirma el conocido músico peruano Pedro Suárez Vértiz, quien es cliente y amigo de Miriam ya hace casi 20 años.

Su éxito radica en la pasión que tiene por su trabajo y en esa calidez de ser humano que la hace única. Miriam Del Carpio es una de las más requeridas estilistas de Lima, consentida de los famosos y de la sociedad limeña,  “en mi trabajo me divierto y soy feliz, así sucede cuando uno hace lo que ama”, nos dice.

Se inició en el mundo de la belleza hace ya varios años, estudiando en el I.E.S.T.E.P Naciones Unidas, don- de se formó como estilista profesional. Después, logró trabajar con un reconocido estilista colombiano, dueño de uno de los salones de belleza más exclusivos de Lima, en ese entonces, quien le enseñó casi todo lo que sabe. Miriam recuerda que su jefe era muy exigente y perfeccionista, pero gracias a eso, ella pudo llegar a donde está. “Tuve muchos momentos en los que deseé desistir, pero mi hija y mis sueños fueron mi gran motivación”. Un anécdota que recuerda muy bien es cuando alguna vez, cansada de cepillar cabellos, (que era lo que en principio solo hacía), se escondió en un closet de la peluquería, para no tener que seguir haciéndolo por algunas horas. Pero con el tiempo, el estilista fue dándole más y más oportunidades gracias a su destreza y habilidades personales, por lo que logró ir consolidándose en el mundo de la belleza.

Así, observadora y emprendedora fue ganando amistades en el ca- mino, gente que la convirtió, por su arte, en su consentida. Pero cuando su jefe y también amigo se fue del país, Miriam se quedó sin trabajo. Al comienzo fue duro, su primera adquisición fueron una tijeras que compró con todos los ahorros de su vida, hasta ese entonces. Recuerda que su amigo el estilista colombiano, tenía tijeras con formas diversas y acabados de oro, todo para lograr e l corte perfecto, mientras que ella, debía empezar con algo mucho más sencillo. “Mis ingresos cuando empecé eran de 400 soles, ahora las cosas han cambiado tremendamente”, nos comenta Miriam.

 

Algo propio 

Pero no se amilanó, pasó por muchos salones de prestigio, como Amari- ge, el salón de la reconocida conductora Gisela Valcárcel, hasta que pensó que había llegado el momento de tener algo con un nombre propio y arriesgó. Hoy su salón Mig Peluqueros cuenta con socios profesionales de la belleza que junto a Miriam Del Carpio, hacen de este lugar, un ambiente muy requerido y solicitado por los clientes, quienes siempre regresan y además, contentos con su tra- bajo, la recomiendan. “Tengo todo tipo de clientes, algunos son muy especiales, y otros con el tiempo se convirtieron en mis amigos y me confían parte de los acontecimientos que transitan por sus vidas”, nos dice Miriam, y agrega que sus trabajadores también son parte importante dentro de su salón, y ella sabe reconocerlo  “las personas que recién empiezan son muy subordinadas, no se reconoce el trabajo que hacen, el asistente tiene que pagar piso. Yo respeto y quiero a mis asistentes, porque yo también lo fui”.

Miriam también aconseja a todos los emprendedores a formalizarse y trabajar legalmente, pagando sus impuestos, algo que todavía no está muy bien cimentado en nuestro país. “Me encanta la formalización, cuando una persona tiene planes y proyectos debe estar bajo la ley, trabajo con empresas de comercia- les, desfiles de moda y emito mis boletas persona- les. Declaro 100% todos mis ingresos y pago todos mis impuestos”.

 

Asesorando a personajes 

Además, Miriam es asesora de belleza (en forma particular) de personajes de la farándula local, de distinguidas damas y caballeros de nuestra sociedad limeña, así como de los clientes más pequeñitos, cuyos padres le confían sus cabellos, que ella corta y arregla con el mayor gusto.

Y por si fuera poco, es una de las embajadoras de la marca Wella y ya ha recorrido muchos países para asistir a congresos o capacitaciones internacionales, obteniendo premios en eventos que realizan las consultoras de belleza en diferentes partes del mundo.

Entre sus planes a mediano plazo están el abrir salones de belleza especialistas en niños y segmentar sus públicos, ya va trabajando en el proyecto, y para ello, constante- mente se relaciona con personas que están en el extranjero y trae las nuevas tendencias mundiales, especialmente las europeas que, a su parecer,  son las mas reconocidas y elegantes en el mundo. Piensa que si quiere lograr cosas buenas, tiene que invertir. Agrega “el mercado laboral actual de la belleza se ha distorsionado mucho, la gente estudia esto a veces por lucrar, tienen la idea de ganar mucho dinero y al final no hay un mercado competitivo en el medio, los hay buenos pero son pocos”.

Hoy que ya ha conseguido grandes logros a nivel personal puede disfrutar y compartir con sus dos hijas y esposo, con quienes se siente muy feliz y realizada.

Para terminar, Miriam nos dice: “Todos los ladrillos que encuentres en la vida, júntalos para hacerte una base sólida. Para poder lograr tus sueños cree que nada es imposible, primero hay que tener ganas, mas que dinero, ganas de crecer y nunca por sobre todo dejar de creer en Dios”.

 

Comparte en:

Vea también