MEF: Crecimiento de la economía se acelerará el segundo semestre para cerrar el 2015 en 4.2%

11:10 30 Abril, 2015

El MEF publicó hoy el Marco Macroeconómico Multianual 2016-2018 (MMM) en el que refiere que el entorno internacional desfavorable que restará 0.5 puntos porcentuales al crecimiento del PBI y la proyección de crecimiento de la economía peruana para el 2015 se encuentra dentro de un intervalo de 3.5% y 4.5%, con una estimación puntual de 4.2%, lo que permitirá que la economía retome el liderazgo de crecimiento en la región.

Dice que la aceleración del crecimiento de la economía peruana respecto del 2014 se da en un contexto de política macroeconómica expansiva y recuperación de la producción primaria. Este mayor dinamismo se evidenciará de forma más clara en la segunda parte del año en función a la recuperación de los sectores pesquero y minero, y la estacionalidad del impulso fiscal, principalmente de la inversión pública, en un escenario de proceso de aprendizaje de las nuevas autoridades de los Gobiernos Regionales y Locales.

En el 2015, se espera una aceleración del crecimiento de 1.8 p.p. respecto del 2014, explicada por tres motores:

(i) la recuperación de los sectores primarios (+1,2 p.p.)
(ii) el impulso fiscal contracíclico, principalmente del Gobierno Nacional, vía aumento de gasto y reducción de impuestos (+1,0 p.p.) y.
(iii) la ejecución de megaproyectos de infraestructura (+0,1 p.p.).

Si bien se observará un débil crecimiento a inicios de año, éste se irá acelerando hacia el segundo semestre, en función a la recuperación de los sectores pesca y minería, así como a la estacionalidad del impulso fiscal, principalmente, de la inversión pública, subraya el MEF.

Proyecciones 2016-2018

La proyección para el periodo 2016 – 2018 contempla un crecimiento del PBI en torno a 5,5%, liderado por una mayor inversión en infraestructura y mayor producción minera. Sin embargo, es imprescindible continuar impulsando diversas reformas estructurales con la finalidad de elevar la productividad y competitividad de la economía para sostener un ritmo de crecimiento en torno a 5% en el mediano plazo.

Señala que el Gobierno ha diseñado tres ejes de acción para apuntalar el crecimiento potencial en el mediano plazo, manteniendo como condición necesaria un manejo prudente y responsable de la política macroeconómica:

i) fortalecimiento del capital humano.
ii) adecuación de la “tramitología” y reducción de sobrecostos.
iii) impulso a la infraestructura.

El documento refiere que ante el entorno internacional desfavorable que limita el crecimiento de la economía y aprovechando el espacio fiscal construido en los años previos, la política fiscal tiene un sesgo expansivo en el 2015.

A partir del 2016, se empezará a retirar gradualmente el impulso fiscal, a través de medidas que busquen minimizar el impacto que pueda tener sobre la recuperación económica liderada por el sector privado. Por ejemplo, según estimaciones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en un contexto de recuperación económica gradual se debe poner particular énfasis en no afectar significativamente la inversión pública pues ello puede ser contraproducente, dado que la magnitud de su efecto multiplicador puede poner en riesgo dicha recuperación económica.

En este contexto de retiro gradual del impulso fiscal, se proyecta un déficit fiscal observado de 2,0% del PBI en el 2015 que convergerá hacia un déficit de 1,0% del PBI en el 2018, mientras que la deuda pública se estabilizará en 21% del PBI, a través de un uso más eficiente de los activos públicos (16,2% del PBI) y un rol más activo de la administración de pasivos, en un contexto internacional de mayores costos financieros y presiones depreciatorias. El déficit fiscal decreciente, junto con la entrada en producción de nuevos proyectos mineros, permitirá una reducción gradual del déficit externo de -4,6% del PBI en el 2015 hacia -2,0% del PBI en el 2018, con un financiamiento a través de flujos de capital privados de largo plazo.

Riesgo para la economía

Finalmente, la proyección multianual del presente MMM presenta varios riesgos:

(i) desaceleración mayor a la esperada de China y caída de precio de materias primas.
(ii) incertidumbre respecto del inicio y la magnitud del incremento de la tasa de política monetaria de la Reserva Federal.
(iii) salida súbita y masiva de capitales desde economías emergentes activada por una mayor caída de precio de materias primas y/o retiro del estímulo monetario en EE.UU.
(iv) contagio de un menor crecimiento de Japón, Zona Euro y China sobre la economía de EE.UU., el único motor de crecimiento.
(v) posible burbuja bursátil en EE.UU.
(vi) deterioro marcado de las expectativas de los agentes económicos.
(vii) eventos, como el Fenómeno “El Niño”, que afecten la recuperación de los sectores primarios.

Comparte en:

Vea también