“Entidades de microfinanzas han sido las víctimas de su propio éxito”

09:12 17 Junio, 2014

Renzo Barbieri, director de la clasificadora Equilibrium, hace un análisis del desarrollo del sector de las microfinanzas en nuestro país, advirtiendo algunos aspectos claves que tienen que ser revisados para que el Perú siga manteniéndose en los primero lugares, en este segmento, por muchos años más.

Como primer punto señala que “las microfinanzas han sido víctimas de su propio éxito: a principios del año 2,000 este sector era atendido casi exclusivamente por entidades solo de microfinanzas  y la banca no intervenía en este segmento. Producto de esos años dorados, las cajas rurales y municipales tuvieron un gran despegue.  A raíz de eso también surge Mibanco, como una entidad bancaria especializada para microcréditos, y los grandes bancos y empresas de retails empiezan a perder el miedo a dar créditos. Por ejemplo, al principio, los malls solo estaban en Lima,  y ahora están en todos los grandes poblados y capitales de región junto con los supermercados que van de la mano con la banca que financia esas compras”.

Esta situación ha producido un desplazamiento desde las entidades de microfinanzas hacia la banca de consumo retail. Las cajas municipales han hecho un gran esfuerzo para tener una tarjeta de débito incluso una tarjeta de crédito, y ahora el consumidor hace una elección entre utilizar la tarjeta de la caja municipal o directamente del retail, con la que puede comprar en el supermercado, tienda por departamentos o en la tienda de mejoramiento del hogar, etc. Es decir, se ha producido este desplazamiento que tiene que ser enfrentado con estrategias por las entidades microfinancieras, refiere Barbieri.

Entonces, las cajas, al verse afectadas desde hace años por la banca, lejos de mantener un foco unido, y un área geográfica, de microfinanzas pura, de crédito pequeño, etc., empezaron a expandirse a distintos segmento y los créditos crecieron fuerte en los últimos 10 años, lo cual ha sido un gran problema. Además, expandieron sus créditos a las pequeñas y medianas empresas, y aquí también hay un problema, porque para dar crédito a estas empresas se debe tener tecnología bancaria, se tienes que saber cómo dar leasing, cómo cobrar, etc.

Costo de fondeo

Para el director de Equilibrium otro tema importante es el costo que tienen que pagar estas entidades de las fuentes de financiamiento. Muchas entidades se han financiado por los ahorros y depósitos de la gente que colocaba sus recursos en donde más intereses les pagaban. Entonces, como estas entidades, sobre todo las cajas municipales, tenían necesidad de liquidez, para financiarse, han ofrecido tasas de interés que han superado el promedio del mercado, lo que ha originado un elevado costo de fondeo. Es decir, “estas entidades como primer punto que tienen que atacar es el costo de fondeo,  que sea un nivel razonable y que no sacrifique los ingresos de las cajas”.

Otro aspecto a tener en cuenta es el gasto de provisiones que ha aumentado significativamente a raíz de la feroz competencia de las entidades de microfinanzas.

Un tercer aspecto es el gasto operativo. Por ejemplo, “cuando viajo a Arequipa paso con pena por una calle donde hay 7 entidades financieras,  y todas están ubicadas en menos de 200 metros. Eso muestra que se perdió el foco en el tema del crédito microfinanciero puro, en el tema geográfico y eso ha afectado al sector”, comenta Barbieri.

Agrega que hace un tiempo en un evento de una universidad, le preguntaron: ¿Está en crisis las microfinanzas en el Perú? Y su respuesta fue: no. “No está en crisis porque falta un ingrediente, si no hubiera gente que demanda créditos entonces estaríamos en crisis. Pero cuando uno visita las provincias, las zonas rurales se encuentra que hay demanda de créditos, en los conos de las grandes ciudades también hay demanda en los créditos, entonces mientras haya demanda en los créditos no podemos considerar que haya una crisis en el sector, lo que hay es un problema en el manejo de las entidades de microfinanzas que están enfrentando mal la competencia”.

¿Qué hay que hacer?

Ante esta situación el director de Equilibrium comenta algunos aspectos que puedan ayudar a las entidades financieras:

Primero tener mucho cuidado en los gastos, tanto operativos como de provisiones. Para tener menos provisiones se tiene que tener mejor calidad de cartera. Se debe hacer una evaluación previa para el otorgamiento de los créditos porque una vez que entregaste el dinero ya está en manos del cliente y hay que esperar que le vaya bien para que pague su crédito, y también se debe tener un buen sistema de cobranza.

Otro aspecto clave es el tema patrimonial que tiene que manejarse muy bien. La SBS ha tomado medidas que han afectado a las entidades porque han hecho que sus necesidades de patrimonio se incrementen.

Entonces el mensaje que da Barbieri es: “las microfinanzas en el Perú tienen para rato, solo  tienen que estar muy bien enfocadas, se tiene que trabajar hacia créditos más pequeños y más dispersos, con una evaluación precisa de los clientes exclusivos y clientes compartidos. Es alarmante ver que hay personas que deben a 5 o 6 entidades y eso tiene que mejorarse en las políticas de riesgo y en el otorgamiento de créditos”.

Finalmente agregó que lo ocurrido con la Caja Pisco es un hecho aislado, pero es una llamada de atención para todos los que estamos en el sector. “Si queremos seguir manteniendo al Perú como el primero en microfinanzas por otros 6 años más va a ser necesario que todos entiendan que el sector necesita ser revisado, reenfocado y fortalecido”.

Comparte en:

Vea también