La sazón del campeón

19:22 9 Noviembre, 2014

En la Av. Aviación, al costado del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, hay un local en el que no sólo se puede comer varios de los mejores sánguches de la capital, sino vivir la pasión del fútbol. Sándwich Campeón fácilmente podría ser un museo del deporte rey, pues los banderines, posters, camisetas, adornos y demás objetos sobre el balompié nacional e internacional; le dan ese toque que lo hace más que especial.

José Ari y su familia atienden a la clientela los siete días de la semana en horario nocturno, pues el popular Campeón, como lo llaman los asiduos a este establecimiento, sabe que en las noches es cuando la gente prefiere comer una rica hamburguesa y un sabroso sánguche de filete de pollo.

“A mis clientes les decía: ‘Hola campeón’, cada vez que venían y como no sabían mi nombre me respondían: ‘Qué tal campeón, cómo va todo’, así que el nombre pegó y lo usé para el local y como siempre me ha gustado el fútbol lo asocié a este deporte”, comenta.

Todo comenzó en 1991, José les compró un carrito sanguchero a unos universitarios y comenzó a preparar sus especialidades en el óvalo Higuereta, donde su esposa Flor de María Montaño también vendía calzado femenino. Le fue muy bien, cada noche rayaba en las venta; pero, años después tuvo que dejar esa zona debido a que se prohibió a los comerciantes vender en la calle.

Alquiló un pequeño local en un parquecito que está cerca de la Av. Villarán donde estuvo hasta el 2000, año en el que se mudó a su actual establecimiento ya que es más grande y le permite atender a más personas.

“Pasaban los años y seguía comprando cosas relacionadas con el fútbol hasta que llegué a tener más de 5,000 artículos”, señala José, quien decoró su local, dándole prioridad a los objetos relacionados con la participación peruana en los mundiales de 1970 y 1982, y al campeonato que nuestra selección obtuvo en la Copa América de 1975.

Una delicia

La hamburguesa del Sándwich Campeón es una de las más sabrosas de Lima y José Ari precisa que el secreto está en usar buenos ingredientes.

Aunque, eso no es lo único especial en esta sanguchería, pues la familia Ari hace su propia mayonesa y salsa golf, a las cuales les ponen unas gotitas de pisco y brandi portugués, respectivamente, para hacerlas más ricas.

Y la chicha morada no es como las otras, ya que se le echa manzana, membrillo, canela, clavo de olor, anís, piña, que la convierten en una bebida exquisita.

“De aquí se van a ir con el estómago lleno, pueden pedir desde una hamburguesa junior de S/. 10 hasta un Súper Campeón, que es una creación de mi esposa, un sánguche enorme para dos personas que cuesta S/. 21 y que tiene filete de pollo, queso, huevo, lomito, jamón, tocino y hot dog”, manifiesta.

Pura amistad 

Miles han comido en Sándwich Campeón, muchos de ellos gente famosa que se han tomado fotos con José y su familia, y esos retratos no se encuentran en álbumes sino en las paredes del establecimiento, junto con los artículos futbolísticos.

Jorge Benavides y sus hermanos, Adolfo Chuiman, Kenji Fujimori, Vanessa Terkes, Tula Rodríguez, así como los futbolistas Claudio Pizarro, Sergio ‘El Checho’ Ibarra, Juan ‘Chiquito’ Flores, Henry ‘El Pato’ Quinteros, y los ex cracks Ramón Quiroga, Guillermo La Rosa y Eduardo ‘El Flaco’ Malásquez; son sólo algunos que decidieron sonreír frente a la cámara fotográfica.

“Mucha gente famosa ha probado mis sánguches; pero, a quien más recuerdo es a Walter Oyarce, el hincha de Alianza Lima, quien fue asesinado en el Estadio Monumental. Él siempre venía al local y nos poníamos a conversar sobre el equipo grone”, sostiene un tanto triste.

José Ari cambia la decoración cada cuatro meses, para que roten los objetos relacionados con el balompié y las fotos de sus clientes; sin embargo, mantiene junto a la caja el retrato en el que sale su amigo Oyarce.

Pasión

Los peloteros no han tenido la oportunidad de ver muchos de los partidos en Sándwich Campeón, pues casi todos se juegan antes de que el establecimiento abra sus puertas; pero, ha habido oportunidades en las que se ha podido alentar a la blanquiroja, como cuando los ‘jotitas’ defendieron los colores nacionales en el mundial sub 17 que se realizó en Corea del Sur y que se transmitió en la madrugada.

“Hasta los canales de televisión vinieron para grabar a los hinchas que estaban comiendo y viendo los partidos de la selección peruana”, recuerda José.

Han sido varias las anécdotas bonitas; sin embargo, también hubo un incidente que afectó mucho a este empresario, pues hace unos años asaltaron su establecimiento y eso le provocó un cuadro de estrés que derivó en una parálisis de su pierna derecha por 20 días.

Pero en vez de deprimirse José se refugió en el Internet y se dio cuenta que en este mundo digital había mucha gente interesada en comprarle varios de los artículos futbolísticos de su colección.

“Me han pedido cosas sobre el fútbol peruano de las décadas del30, 40 y 50; desde Estados Unidos, Portugal, Rusia, Bélgica, Chile, Ecuador y Brasil”, revela.

Aunque, parece que será difícil que venda algunas piezas doradas como: una foto original del partido que Perú le ganó a Austria en las Olimpiadas de Berlín 1936, una imagen de Lolo Fernández en el partido de su despedida en la que sale pateando el balón con la zurda y una colección de monedas del club español Barcelona en la que salen los rostros de las estrellas desde 1989 hasta 1999.

Año clave

Para el 2014 José Ari va a anunciar la propuesta de las franquicias, pues cree que ya es momento que su negocio se expanda a otros distritos de la capital y agrega que él va a ayudar en la decoración de cada uno de los nuevos locales.

Este será un año básico, ya que habrá mundial en Brasil y eso provocará el incremento de los ‘campeones’ deseosos de comer una hamburguesa con su respectiva chicha morada.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LA REVISTA Gan@más #13 (ENERO 2014)

Comparte en:

Vea también