Cuatro de cada 10 profesionales en el país están subempleados

18:18 6 Diciembre, 2014

A pesar del sostenido crecimiento del país en los últimos 10 años (6% promedio anual), el subempleo profesional ha aumentado en 11 puntos entre el 2004 al 2012, pasando del 29% al 40%, según el estudio: ¿Una promesa incumplida? La calidad de la educación superior universitaria y el subempleo profesional en el Perú.

Esto quiere decir, que cuatro de cada diez profesionales están ocupando trabajos en los que no están desarrollando todas sus capacidades y calificaciones.

El estudio fue elaborado por los investigadores de la Universidad del Pacífico, Pablo Lavado, Joan Martínez y Gustavo Yamada, y fue presentado en el XXXII Encuentro de Economistas del BCRP, realizado el mes pasado.

Según los autores, el “Subempleo Profesional” se define como la situación de:

. Sobre educación: Es decir, se tienen más años de educación que los requeridos para llevar a cabo la actividad profesional desempeñada.

. Empleo en ocupaciones no profesionales: Es decir, que no requieren un título de grado universitario.

. Sub remuneración: Cuando reciben pagos por debajo de la media condicional de los ingresos con respecto a los individuos con la misma carrera profesional.

Baja calidad de enseñanza

El principal objetivo del estudio es estimar el efecto del aumento exógeno en el número de universidades sobre la prevalencia de subempleo profesional.

Para ello, los autores usaron como estrategia de identicación una caída exógena de la calidad universitaria como consecuencia de la aprobación de la CONAFU (Consejo Nacional para la Autorización de Funcionamiento de Universidades) en 1995 y la “Ley para Promover la Inversión en Educación”, aprobada por el Decreto Legislativo No. 882 de 1997.

Estas medidas generaron una liberalización del mercado universitario, fexibilizando las reglas para la constitución de nuevas universidades y liales. Esto generó un incremento exógeno de la oferta educativa universitaria.

El estudio demuestra que el incremento exógeno de universidades constituye, en particular, un incremento de universidades de baja calidad.

Entre las principales conclusiones del estudio figuran:

. Se documenta una caida de la calidad absoluta de la educación superior en la medida que el desempeño global de las universidades evaluadas en el Censo Universitario 2010 es menor a la registrada en el mismo censo de 1996.

. En este sentido, el mayor acceso a la educación superior tras el cambio institucional ha conllevado el costo de una menor calidad educativa.

. Se destaca que las universidades de baja calidad están asociadas a importantes diferencias entre los egresados universitarios en términos de las condiciones laborales que adquieren en el corto plazo, tales como las ocupaciones o sus ingresos laborales.

. El estudio también identifica que la calidad universitaria tiene efectos en el largo plazo, en la medida que aumentan la propensión a caer en la condición de subempleado profesional.

Comparte en:

Vea también