Ambiente

Conoce cómo las amunas ayudan a mitigar los efectos del cambio climático

Las amunas son tecnologías ancestrales que permiten captar el excedente de agua de las quebradas y ríos y almacenarla como suministro para el futuro abastecimiento de las comunidades altoandinas.

Gan@Más

Redacción digital

redaccion@revistaganamas.com.pe

22 Marzo, 2024 / 10:39 am

A raíz del Fenómeno del Niño (FEN), diversos sectores del Gobierno se encuentran monitoreando los efectos negativos que podrían afectar a la población peruana. Aunque la intensidad de FEN ha sido señalada como débil, según la Comisión multisectorial encargada del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño, es fundamental mantener una vigilancia activa ante posibles lluvias, inundaciones y deslizamientos, especialmente en zonas de alto riesgo.

En este contexto, es preciso destacar el valor de los sistemas ancestrales para mitigar los efectos del cambio climático y, por consiguiente, del FEN. Es el caso, por ejemplo, de las amunas, una tecnología ancestral utilizada para captar o ‘sembrar’ agua durante la temporada de lluvias, para luego filtrarla o distribuirla a lo largo de los terrenos aledaños. Estos canales se construyen con materiales permeables, como piedra, barro y arcilla, lo que permite que el agua se infiltre en el subsuelo y aparezca, meses después, aguas abajo, en forma de manantial o puquio.

 

 

Dadas sus características, las amunas evidencian la sabiduría y la capacidad adaptativa de las comunidades locales a lo largo de los siglos, a través de sus costumbres y tradiciones, ante eventos climáticos adversos. Por este motivo, organizaciones como AQUAFONDO están trabajando para poner en valor estas estructuras, cuyos beneficios son diversos, entre los que destacan:

1. Contribuyen a la prevención de las inundaciones

Uno de los efectos más evidentes del cambio climático y el FEN en nuestro territorio es el aumento de las precipitaciones a causa del incremento anómalo de las temperaturas del mar. Esto genera, a menudo, inundaciones y huaicos. En ese sentido, las amunas permiten regular el flujo de agua al captar parte de esta y liberarla gradualmente, reduciendo así el riesgo deslizamientos e inundaciones.

2. Permiten almacenar grandes volúmenes de agua

Durante la época de lluvias, el aumento de los caudales permite que las amunas ‘absorban’ grandes cantidades de agua, que surgirán, tras unos meses, en forma de manantiales o puquios. En las temporadas de poca lluvia, esta reserva resulta muy útil, pues abastece a comunidades y familias que viven de la ganadería y agricultura. De hecho, estudios de AQUAFONDO estiman que, potencialmente, un kilómetro de amunas puede aportar hasta cerca de 225 mil m³ de agua por año.

 

 

3. Estabilizan el suelo

Al captar el agua y evitar que corra por las laderas de las montañas a gran velocidad, las amunas disminuyen la erosión del suelo y, a su vez, evitan los deslizamientos de tierra o huaicos en la zona de intervención. Esto contribuye a mantener la fertilidad del suelo y prevenir daños a las áreas de cultivo.

4. Filtran el agua al subsuelo y la distribuyen a través de los terrenos circundantes

Además de los efectos sobre los terrenos y las comunidades, también se alerta de una posible pérdida o alteración de la flora debido a las inundaciones que provoca el cambio climático. Sin embargo, las amunas, al ser construidas con materiales permeables, filtran el agua a través del subsuelo y lo mantienen húmedo. Esto facilita la restauración y el mantenimiento de una vegetación más saludable en zonas aledañas.

Amunas en Huarochirí

A fin de contribuir con la puesta en valor de estas tecnologías ancestrales, AQUAFONDO, junto a sus diversos aliados del sector público y privado, se encuentra rehabilitando las amunas ubicadas en la provincia de Huarochirí, en Lima.

 

 

“El proyecto no solo tiene como objetivo restaurar estas infraestructuras, sino que también busca fortalecer las capacidades de las comunidades rurales en lo que respecta a la gestión del agua y los ecosistemas”, destaca al respecto Mariella Sánchez, directora ejecutiva de AQUAFONDO.

El equipo Coca-Cola Perú, como parte de su compromiso para garantizar la seguridad hídrica de zonas con alto nivel de estrés hídrico, se sumó a esta iniciativa con el fin de contribuir a la rehabilitación de 1.74 km. de la amuna Horno-Marcahuasi, en la comunidad de San Pedro de Casta, lo que favorece a todas las demás comunidades imparables que se abastecen de la subcuenca del río Santa Eulalia, afluente del río Rímac.

“Para resolver los desafíos relacionados con el agua, se necesita de la acción colectiva para acelerar y escalar los proyectos. Por ello, trabajamos de la mano con AQUAFONDO y las comunidades imparables de Huarochirí, a fin de rehabilitar estas estructuras que son parte de nuestro legado cultural. De esta manera, buscamos impulsar una mejor gestión hídrica y garantizar un mejor futuro compartido”, concluye Paola Palacios, gerenta de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola para Perú y Ecuador.

NEWSLETTER

Suscríbase gratís a nuestro Newsletter.


    Consultorio Laboral

    Muy pronto tendremos disponible nuestro consultorio laboral, para que pueda hacer de forma gratuita sus consultas en temas laborales y donde nuestros especialistas responderan u orientaran.

    Consultorio Financiero

    Muy pronto tendremos disponible nuestro consultorio financiero, para que pueda hacer de forma gratuita sus consultas en temas financieros y donde nuestros especialistas responderan u orientaran.

    NEWSLETTER

    Suscríbase gratís a nuestro Newsletter.


      Consultorio Laboral

      Muy pronto tendremos disponible nuestro consultorio laboral, para que pueda hacer de forma gratuita sus consultas en temas laborales y donde nuestros especialistas responderan u orientaran.

      Consultorio Financiero

      Muy pronto tendremos disponible nuestro consultorio financiero, para que pueda hacer de forma gratuita sus consultas en temas financieros y donde nuestros especialistas responderan u orientaran.