A Contracorriente

por Eyner Romero

Analista Social y Cultural. Comunicador de la Universidad de Lima, experto en Desarrollo Social, con 20 años de experiencia profesional en empresas y organizaciones, de desarrollo, nacionales e internacionales. Consultor en Comunicación y Desarrollo, con posgrados en Gestión de Programas Sociales, Gestión Pública, Proyectos de Inversión Pública, y Derechos Humanos.

Ha sido docente de 3 Universidades, Director y Conductor de los programas de TV “Paradigmas” y “Política y Sociedad”, y Editor de diversas publicaciones. Es Conferencista, Coach Psicoterapeuta, y Promotor del Desarrollo Humano y Social. Es practicante de Reiki, y ha sido Instructor de Yoga.

Ver más articulos de esta columna

Planificar para crecer

12:18 20 Mayo, 2014

Por: Eyner Romero

El progreso y desarrollo de una nación dependen estrechamente de su gente. Es su capital humano, el factor crucial que determinará su destino. Ni sus abundantes recursos naturales, ni su diversidad de microclimas, ni la calidad de su suelo, aire o agua; y ni siquiera la riqueza de su historia, han de ser definitorios en la construcción de su porvenir como ha de serlo la calidad de su gente. La gloria o la ruina de las naciones dependen de sus habitantes.

En el Perú, es preciso tomar plena conciencia de esta realidad, así como de la necesidad de planificar un futuro mejor para todos. La planificación para nuestro país es un factor estratégico para su desarrollo. Los países que planifican aseguran una continuidad, sin sobresaltos, en su crecimiento integral y sostenido. Aquellos que no, están condenados a las circunstancias y a los apetitos políticos y de los grupos de poder.

Los procesos de planificación nacional pasan, necesariamente, por la construcción de una Visión Compartida, mediante la cual se pueda avanzar sostenida y pacíficamente en un solo sentido. Para ello, es fundamental fortalecer los lazos que nos vinculan como peruanos y enfocarnos en nuestras similitudes, antes que en nuestras diferencias. Es preciso construir horizontes que dejen de lado tanto ideologías trasnochadas como modelos avariciosos e injustos. Es un reto crucial para nuestro país el apostar por un desarrollo autónomo y justo.

En esta tarea, el Estado peruano juega un rol esencial. Es él quien debe liderar, normar y brindar el impulso necesario para que estos procesos de desarrollo planificado se sostengan en el tiempo. La consolidación de entidades con gran capacidad técnica es fundamental para este propósito.

El Perú necesita, de manera urgente, la consolidación de una cultura de paz y tolerancia. La planificación participativa y concertada brinda una excelente oportunidad para ello. Se trata de conciliar entre peruanos para mirar con optimismo al futuro y construir un mejor país para todos: un país con equidad, transparencia, justicia y crecimiento sostenido. Un país que no se olvide de nadie.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: A Contracorriente

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

17:07 15 Octubre, 2015

El ser y los sistemas

18:47 3 Septiembre, 2015

País colapsado

11:52 10 Julio, 2015

Jugar con honor

12:58 15 Mayo, 2015

El poder está en la gente

10:47 11 Marzo, 2015

De plantas y de zombis