BBVA: Los peruanos no leen los contratos bancarios, les gusta más ver videos en Youtube

08:04 12 Junio, 2015

“Desde el punto de vista cuantitativo el Perú ha avanzado muchísimo como sistema financiero y como sistema bancario. Prácticamente hemos duplicado en 7 años el número de ahorristas y de deudores. Pero cuando se ve desde el punto de vista cualitativo yo tendería a pensar que la exclusión financiera está mucho más presente de lo que creemos”, sostuvo Eduardo Torres-Llosa, gerente general del BBVA, en el II Foro de Educación e Inclusión Financiera, organizado por Asbanc, SBS y CEFI.

Torres-Llosa explicó que falta mayor educación financiera desde la banca. En el Perú hay 16 millones de personas empleadas (PEA). Si la banca se concentra en la PEA urbana, en el sector privado, el número baja a 9 millones aproximadamente y si de ese número se concentran en los formales que trabajan en una empresa y reciben sus beneficios sociales, regularmente, que son el 30%, la cifra se reduce de 16 millones que se consideraba inicialmente a solo 2.7 millones. “Ahí es donde la banca nos hemos concentrado porque estos empleados tienen el pago asegurado, pero cuando uno pregunta a estos clientes, muchos recién bancarizados, si realmente saben usar una tarjeta de crédito o saben para qué sirve una cuenta de ahorros la respuesta es no”.

Analfabetismo financiero

Agregó que en un estudio realizado junto a Arellano Marketing acuñaron el término ‘Analfabetismo financiero’, ya que así como hay un analfabetismo funcional (personas que leen pero que no entienden), en el que de cada 10 niños que leen menos de 6 ó 7 entienden lo que están leyendo, en términos de verdadera inclusión financiera, cualitativamente hablando, muchos bancos han dado tarjetas de crédito y no han hecho el esfuerzo suficiente para explicar cómo usarlas. “Nosotros como banco hemos fomentado y nos hemos esforzado para que los contratos estén bien escritos pero, de acuerdo al estudio, eso no sirve porque el peruano no lee, es un drama pero es la verdad, por eso somos el país con mayor número de vistas en Youtube, porque vemos videos pero no leemos”, dijo Torres-Llosa.

Dijo también que del estudio se desprendió que la educación financiera en el aula tampoco ayuda mucho ya que una clase teórica es escuchada por los alumnos pero olvidada a los 5 minutos. Entonces lo que realmente sirve es la práctica, no la teoría. “Lo que de verdad sirve es cuando esté sentado sacando mi tarjeta de crédito que la verdadera formación del usuario tiene que darse cuando tenga su tarjeta de crédito, cuenta de ahorro, allí es cuando realmente le interesa y asimila”.

El estudio reveló que los peruanos tienen vergüenza de preguntar porque no quieren que piensen que no saben, entonces prefieren quedarse con las dudas porque los funcionarios de los bancos no les inspiran confianza. “Otra cosa que salió en el estudio, y que me parece increíble es pensar que la tarjeta de crédito es un ingreso extra porque parece mentira pero mucha gente lo cree, pero es un préstamo y hay que devolverlo. Entonces cuando no hacemos educación financiera, si el cliente entra en mora se va contra la banca y se queda con una imagen negativa porque no le explicaron bien”, dijo Torres-Llosa.

Hablar fácil

Recalcó que como entidad, están haciendo cambios al interior de sus oficinas para que el personal aprenda a hablar fácil. “Hablamos difícil y generamos una barrera, no hay el clima de confianza para preguntar. Por ejemplo, hablamos de predio colindante en lugar de decir del vecino, hablamos de abono cuando podríamos decir te pongo la plata en tu cuenta, decimos te debito, etc. Parece mentira pero hay que hacer un ejercicio de educación al interior de los bancos para poder nosotros hablar más claro y a las personas que ya están bancarizadas generarles una dinámica de información”.

Inclusión social y financiera

Torres-Llosa consideró que hay tres razones a considerar para una verdadera inclusión financiera:

1- Se debe tener un buen sistema financiero: “No existe posibilidad de que un país se desarrolle si no hay un buen sistema financiero, por ejemplo en la década de los 80 colapsó el sistema financiero y de 27 bancos quedaron 14. Nos tomó casi 10 años recuperar lo que habíamos perdido. El sistema financiero es el combustible de la economía y eso se consigue con una buena masa de deudores y otra de ahorristas.

2- La inclusión social se logra con inclusión financiera: “A nivel micro cuando hay capacidad de ahorro hay capacidad de endeudamiento porque allí comienza a acumular bienes y la verdadera inclusión social solo se genera cuando hay inclusión financiera, no puede pensarse en una inclusión social con un sistema de subsidio, tiene que desarrollarse una capacidad de crédito y de ahorro”.

3- La bancarización bajará los niveles de violencia: “Este es un ángulo que yo no había visto antes y que salió en la última CADE donde habló el general Naranjo, colombiano, sobre la inseguridad ciudadana, un tema que hoy nos preocupa muchísimo. Él dijo que hemos tendido a pensar que la inseguridad ciudadana y la violencia es producto de la pobreza y por eso hemos tenido una visión condescendiente hacia los informales, ambulantes, el que siembra coca, el taxista informal, porque ‘pobrecito’ y en la última década la región que más ha crecido ha sido América Latina y donde la violencia más ha crecido, también ha sido América Latina, por lo tanto no es cierto que con la disminución de la pobreza disminuya la violencia, delincuencia, narcotráfico, etc. La razón es que en nuestra región se maneja demasiado efectivo. Una vez que se logre bancarizar los flujos, y las personas manejen sus cuentas, los niveles de violencia van a bajar.

Entonces si bancarizamos, de refilón, también estaremos contribuyendo a bajar la inseguridad ciudadana.

Dinero Electrónico

Sobre el dinero electrónico, recordó que estas experiencias empezaron en los países africanos básicamente por las compañías de telecomunicaciones, porque ellos se dieron cuenta que en las recargas de los celulares no solo podían poner minutos sino también plata y crearon el dinero electrónico, además, las distancias eran un impedimento tremendo para las transferencias. De los 200 intentos que han habido en el mundo, solo 14 han tenido éxito y han sido iniciativas de las empresas de telecomunicaciones, indicó.

“La experiencia que estamos haciendo en Perú no es una experiencia de las telecos, es una experiencia de las empresas financieras con una diferencia sustancial y es que en las otras 14 experiencias el dinero va a una bolsa común pero en nuestro caso cada persona va a tener una cuenta asociada a la entidad financiera que haya escogido. Eso significa que va a poder hacer un récord de los cargos y abonos que va recibiendo en esa cuenta y esto es fundamental porque el dinero electrónico no solo se convierte en un medio de pago sino en una forma a largo plazo de poder ir viendo quiénes son ahorristas, quiénes potenciales sujetos de crédito y eso significa que la verdadera bancarización pueda darse en el tiempo. Es una inversión muy relevante, a largo plazo y de alto riesgo, pero le estamos poniendo mucho cariño y si tiene éxito puede ser un proyecto que realmente cambie al país” finalizó Torres-Llosa.

Comparte en:

Vea también