5 opciones de cómo una empresa puede sumarse a iniciativas sociales

11:32 25 Junio, 2020

La fuerte crisis desencadenada por el COVID 19, ha golpeado fuertemente a las empresas de diferentes sectores, donde se han visto obligados a dejar de operar u optar por reducir personal para poder continuar trabajando. Esta situación muestra un duro impacto en el desempleo juvenil, pues según INEI, uno de cada cuatro jóvenes perdió su empleo debido a la pandemia.

Caso contrario, ocurre con empresas que, según su relevancia y aporte para la crisis, han incrementado o mejorado sus ventas por ser artículos o productos de primera necesidad y son justamente quienes de acuerdo a sus posibilidades están promoviendo, aportando o colaborando con causas o programas sociales para ayudar al país a salir de esta difícil situación.

“Ahora más que nunca necesitamos el apoyo de las empresas que, según sus posibilidades, puedan sumarse a iniciativas sociales de cualquier tipo, pero en nuestro caso que estén enfocadas en reducir el desempleo juvenil. Esta pandemia también los deja sin empleo y sin la posibilidad de continuar estudiando”, comenta Jonathan López, especialista en recursos humanos y director de alianzas estratégicas de la Fundación Forge Perú. De esta manera, comparte 5 ejemplos de cómo las empresas pueden aportar a causas o programas sociales impulsados por organizaciones sin fines de lucro.

1. Donantes: Las empresas pueden, a través de sus propios fondos, financiar programas que sean sostenibles e impacten positivamente en beneficio de algún grupo determinado que en estos momentos requiere de apoyo para tener mejores oportunidades de desarrollo personal y profesional. Más allá de la inversión económica que pueden brindar desde el área de responsabilidad social, es importante sumar a otras áreas o actores de la empresa como recursos humanos, comercial, marketing entre otros que con cada uno se pueda crear proyectos de generación de fondos y de participación en programas sociales.

2. Fideliza a tus colaboradores: La crisis ha afectado a todos por igual, algunos más que otros; sin embargo, como empresa se puede crear un proyecto con organizaciones que beneficien no solo al colaborador sino a sus hijos e hijas para que tengan la oportunidad de capacitarse de manera gratuita en el desarrollo de sus habilidades blandas y técnicas, con un programa interno en alianza con una ONG. De esta manera, si hay personas que no tienen la suficiente solvencia económica para pagar los gastos de estudios de sus hijos, ahora tendrán un impulso y aporte por parte del empleador.

3. Productos o servicios solidarios: Una acción bastante significativa más allá de acciones filantrópicas, es destinar un porcentaje de las ventas o ingresos, de sus productos o servicios, a programas sociales. Esta iniciativa debe ser impulsada por ambas partes, tanto como de la empresa y la ONG, trabajando de manera estratégica desde el área comercial.

4. Contrata los servicios de una ONG: Si las empresas desean potenciar las habilidades blandas de sus colaboradores, pueden buscar a instituciones sin fines de lucro, como la Fundación Forge, para capacitar a su equipo a través de un servicio no facturado en donde se entrega un certificado de donación, el dinero que ingrese es destinado exclusivamente a un fondo de becas o programas sociales.

5. Emplea a jóvenes: Si las empresas no tienen la capacidad para financiar un programa de becas o destinar un porcentaje de sus ingresos a un fin social, no es impedimento. Una alternativa viable es poder contratar a jóvenes que necesiten un empleo. No tienen que contratar de golpe más de 100 jóvenes, pero pueden hacerlo de manera progresiva y de acuerdo a sus requerimientos. De esta manera, también están apoyando a que los jóvenes del país, puedan tener una mejor calidad de vida e ingresos para seguir creciendo.

Comparte en:

Vea también