Reconocerán a empresas peruanas que previenen violencia contra la mujer

08:51 19 Diciembre, 2014

De acuerdo con el estudio Costos empresariales de la violencia contra las mujeres en el Perú, realizado por la Universidad de San Martín de Porres y la Cooperación Internacional al Desarrollo GIZ, las empresas peruanas pierden al año US$ 6,744 millones, monto que equivale al 3.7% del Producto Bruto Interno (PBI), debido las consecuencias de la violencia hacia la mujeres, informó el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP).

Indicó además que solo uno de cada 10 casos de agresión contra las trabajadoras –ya sea familiar o externa- es detectado por las oficinas de recursos humanos de las compañías.

Ante ello, el MIMP convoca a la Segunda Edición del Sello Empresa Segura, Libre de Violencia y Discriminación contra la Mujer, reconocimiento que otorga este sector a las empresas que muestran esfuerzos en prevenir la violencia contra las mujeres. La iniciativa tiene como objetivo incorporar al sector empresarial como principal aliado en la lucha contra este flagelo, tanto en el ámbito laboral como en la comunidad.

“La violencia contra las mujeres es altamente costosa y combatirla trae beneficios a diversos actores y sectores. En el caso de las empresas, combatir la violencia redundará en una mejor productividad, clima laboral y calidad de vida de su personal, así como en la disminución de los costos laborales ocultos”, explica el ministerio encargado.

Detalló que las empresas distinguidas podrán emplear este distintivo en la papelería, empaque y en toda comunicación que realicen. Asimismo, las buenas prácticas realizadas por las empresas serán difundidas a través del portal institucional, boletines y medios institucionales del MIMP.

En 2013, siete compañías peruanas obtuvieron este distintivo y otras 16 se hicieron acreedoras de una mención honrosa.  Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los países pierden más del 5% de su presupuesto por la violencia de género, los gastos se van en salud y educación (por los años escolares que pierden los hijos de las víctimas).

Comparte en:

Vea también