Perú y Brasil son los principales receptores de la inversión china en América Latina

09:18 9 Enero, 2015

La inversión extranjera directa (IED) procedente de China en América Latina y el Caribe fue muy limitada hasta 2010; desde entonces, ha aumentado notablemente. La CEPAL estima que en las dos décadas previas a 2010 llegaron a la región alrededor de US$ 7,000 millones de IED desde China. El año 2010 marcó un punto de inflexión, con un flujo estimado de IED china que se acercó a los US$ 14,000 millones, equivalentes a un 11% de la IED total recibida por la región.

En el 2013 la inversión china llegó a US$ 9,624 millones, siendo el Perú el primer país en recibir el mayor flujo de estos capitales con US$ 4,626 millones, seguido de Brasil con US$ 2,580 millones y Venezuela con US$ 1,400 millones (ver cuadro).

Tres cuartas partes del total de la IED china en la región en 2010 correspondieron a dos adquisiciones muy grandes en la industria petrolera, de Sinopec en el Brasil y de CNOOC en la Argentina. Sin embargo, el aumento no se limitó a estas dos adquisiciones: muchas empresas chinas de diferentes sectores llegaron a la región o aumentaron considerablemente su presencia en ésta en 2010.

En los años posteriores, la IED china ha seguido llegando a la región, a un nivel estimado en torno a los 9,000 a 10,000 millones de dólares anuales. Estas cifras representan entre un 5% y un 6% de los flujos totales de IED recibidos por la región, señala el documento “Primer Foro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y China: Explorando espacios de cooperación en comercio e inversión”, que fue entregado ayer por la Secretaria Ejecutiva del organismo de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena, como una contribución de la CEPAL al Primer Foro de la CELAC y China, que se realiza del 8 al 9 de enero en Beijing, China.

Sectores

El documento señala que desde la perspectiva de China, América Latina es principalmente un productor de materias primas, y esto se nota en la composición de su IED en la región. Casi el 90% de las inversiones chinas estimadas entre 2010 y 2013 se dirigió a los recursos naturales, mientras que dicho sector absorbió solo el 25% del total de la IED que la región recibió desde el mundo en igual período.

En la extracción de petróleo y gas, China se encuentra entre los inversionistas extranjeros más importantes en la Argentina, el Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela (República Bolivariana de).

En la minería, China ha concentrado sus inversiones en el Perú y en menor medida en el Brasil. Fuera de los recursos naturales, su presencia más importante es en el Brasil, donde hay un número de empresas de manufactura y al menos una gran empresa eléctrica. Por otra parte, hay todavía una serie de países que aún no han atraído importantes inversiones extranjeras directas de China, como Chile y México.

Las compañías petroleras chinas están presentes en todos los países de América Latina que exportan petróleo y gas, con las excepciones de México (donde el sector está todavía cerrado a los extranjeros) y el Estado Plurinacional de Bolivia.

En minería peruana

Las inversiones mineras chinas están mucho más concentradas. Aunque ha habido muchas inversiones a pequeña escala en proyectos de exploración en toda América Latina, todas las grandes inversiones se encuentran en el Perú y el Brasil. En el Perú, con la excepción de una mina de hierro comprada en 1992 por el fabricante de acero Shoughan, todas las empresas han llegado después de 2007. Actualmente hay por lo menos cuatro grandes proyectos de inversión propiedad de empresas chinas en Perú, aunque sólo uno de ellos (propiedad de Chinalco) está en producción.

En 2014 la presencia de mineras chinas en Perú se incrementó notablemente con la compra de la mina Las Bambas por Minmetals, por US$ 5,850 millones. Mientras en el Perú las empresas chinas operan las minas por su cuenta (o en colaboración entre varias empresas chinas), en el Brasil han tomado participaciones minoritarias en operaciones existentes de empresas locales.

Retos

El documento sostiene que hay dos grandes desafíos en relación con la IED china en América Latina y el Caribe. Uno está relacionado con su monto aún limitado: China se ha convertido en un inversionista directo relevante en la región, pero está lejos de ser uno de los más grandes. Sólo en Ecuador y (posiblemente) la República Bolivariana de Venezuela podría ser considerada como una de las mayores fuentes de IED.

El otro gran desafío es la diversificación hacia sectores distintos de las industrias extractivas, como las manufacturas, los servicios y la infraestructura.

Por otra parte, la IED desde América Latina hacia China es aún muy incipiente. Esto se debe en parte a los sectores en los que se concentran muchas de las mayores empresas translatinas (extractivas y manufacturas basadas en recursos naturales), los que se encuentran prácticamente cerrados a la IED en China. Además, la estrategia de inversión en el exterior de la mayoría de las empresas translatinas ha sido replicar el modelo de negocio de su país de origen, y por ello han dirigido sus inversiones preferetemente hacia países vecinos. Las inversiones más importantes de la región en China hasta la fecha han sido las de las empresas manufactureras brasileñas Marco Polo y Embraer y la de la chilena Molymet (procesamiento de molibdeno).

China inversin

Comparte en:

Vea también