Lo que se necesita para ser un vendedor exitoso

20:42 1 Octubre, 2013

Hace unos meses sacamos un artículo que decía “el emprendedor nace o se hace”. Usando la misma frase podríamos preguntar “el vendedor ¿nace o se hace?”.

Es posible, que muchos estén de acuerdo en que el vendedor se hace, pues de lo contrario por qué existirían tantos cursos, talleres y seminarios en los que enseñan técnicas de venta logrando bastante acogida, si no hubiera la certeza de que toda persona que quiera aprender a vender, puede lograrlo.

Y es verdad, cualquier persona puede aprender a vender, pero habrán diferencias entre un vendedor mediocre y uno exitoso. El buen vendedor deberá contar con cualidades natas que no se aprenden en ningún sitio, cualidades que se interiorizan desde el hogar y que forman parte de la personalidad. Estas cualidades serán básicas para ser exitoso. Por ejemplo: saber escuchar, tener paciencia, ser persuasivo, ser perseverante, pero  por sobre todo, tener vocación de servicio y en esto último prima la ética, tanto en el estilo de vida del vendedor como en sus principios y valores, reza el dicho “quien no vive para servir no sirve para vender”.

Enseñar ética es difícil, no se aprende con teoría. La ética es algo que va con cada persona, que la diferencia y la hace valiosa ante los demás. Un buen vendedor sabrá diferenciar la venta engañosa de la venta ética, sabrá ofrecer solo lo que puede cumplir aun sabiendo que con eso no cerrará la venta. Se preocupará por cumplir con lo ofrecido hasta el final, para que su  cliente se sienta satisfecho y confíe en él, para que lo recomiende  y considere siempre. No hay peor problema para un negocio que un cliente que se siente estafado o engañado por el vendedor. El vendedor sin ética puede ser un peligro latente para la empresa en la que trabaja, ya que generará desconfianzas y el desprestigio no solo de él sino de toda la compañía.

Los hábitos propios del vendedor exitoso diferirán mucho de las técnicas de venta que pueda aprender. Y esto se notará en el lenguaje corporal, la atención a la hora de escuchar, la humildad como persona. Los hábitos que están en un buen vendedor son los mismos que pueden tener un buen inversor, buen jefe, buen empresario, etc. Es la persona la que debe ser buena en esencia para lograr ser exitosa en las ventas.

Todas las personas, independientemente de lo que hagamos o la profesión que hayamos escogido, siempre estamos vendiendo algo, pueden ser ideas, proyectos, productos, servicios, imagen, etc.  Siempre que queramos convencer a alguien, le estamos vendiendo “algo”. Vender es convencer.

Por lo tanto, saber vender es básico para hacer crecer un negocio. Usted podrá tener la oficina más moderna, la tienda mejor decorada, la tecnología de punta, el personal más capacitado, pero si no tiene el equipo de ventas adecuado, toda su inversión se desperdiciará.

La persona ética que quiera ingresar al mundo de las ventas, de servicios o productos, deberá estudiar ciertas técnicas, deberá aprender a observar, analizar, desarrollar estrategias, conocer algo de psicología del consumidor, los hábitos de compra y de consumo, conocer a su cliente y  saber qué es lo que busca. Todo eso no se logra de la noche a la mañana, requiere tiempo y dedicación.

También es necesario conocer bien el producto o servicio que ofrecerá, creer en él, ver las desventajas y ventajas frente a la competencia, si su precio tiene relación con su calidad, encontrar la mejor manera de promoverlo, incluso el lenguaje a usar de acuerdo al tipo de cliente al que va dirigido el producto y la facilidad de palabra primarán a la hora de la venta, sin olvidar su presentación que debe ser impecable y su forma de ser, siempre respetuosa y cordial. Recuerde que “jamás tendrás una segunda oportunidad para cambiar una primera mala impresión”.

Comparte en:

Vea también