Las Canastas: “El cliente te va a dar los tips que necesitas para crecer”

08:07 22 Noviembre, 2014

Hace 27 años, el sueño de Miguel Castillo –actual gerente general de Las Canastas- empezó en la cochera de su padre en la avenida Habich, en el distrito de San Martín de Porres. “Todo comenzó por buscar el autoempleo, observo y me asesoro sobre qué podía hacer. Le pedí a mi papá que me cediera la cochera para iniciar el negocio propio ahí y él aceptó”, recuerda.

Castillo mencionó que el banco no les quiso prestar dinero porque no tenían un aval. Su padre nuevamente lo apoyó con la garantía y pudo prestarse US$ 20 mil para empezar el restaurante. “Tenía muchas ganas pero el negocio no era conocido. Empezamos pelando las papas a mano a diario. Al primer mes solo me quedaron cincuenta dólares de utilidad”, señala el empresario que hoy tiene operaciones y franquicias en Lima, Piura, Cajamarca, Tarapoto e Ica. El próximo año la franquicia de Las Canastas llegará al Ecuador.

El cliente sabe

En Perú se producen 50 millones de pollos mensuales, de los cuales 12 millones se destinan a la preparación de pollo a la brasa. El 60% de ese consumo se concentra en Lima, el 25% en el norte del país y el 15% en el sur.

“Al quedarme sin dinero tuve que buscar empleo por dos meses para repotenciar el negocio. Yo sabía que mi sueño tenía que hacerse realidad. Empezamos primero con parrillas porque no teníamos el equipo ni hornos para hacer pollo a la brasa”, indica Castillo.

Un momento fundamental para su negocio fue el hecho de haber escuchado a sus clientes. “En esa época estaba de moda las juntas y el que obtenía el pozo invitaba el almuerzo a los demás, pero la gente no quería irse hasta el centro de Lima a buscar una pollería por temor a que sean asaltados. Siempre, el cliente te va a dar los tips que necesitas para crecer”, sostiene el fundador de Las Canastas, quien participó en la Semana Internacional del Emprendimiento organizado por la USIL.

“Nosotros no descubrimos el fuego, pero hacemos maravillas con él. Ese fue el lema con el que empezamos. Nos demoramos 10 años en abrir el segundo local, y la tercera incursión fue en un centro comercial, porque queríamos aprender cómo era el negocio en este tipo de plaza”, refiere.

Cultura de calidad

Hace siete años, con el apoyo de Promperú, Las Canastas obtuvo el certificado ISO 9001, para el proceso de atención al cliente, delivery y elaboración de alimentos. “Cuando entras a la certificación ya comienzas a tener una estandarización, entonces te pones metas y objetivos. Hay que ver siempre modelos, como son los ISO, que te permiten contar con procesos estandarización”, afirma al indicar que es necesario que en el sector gastronómico se consiga una cultura de la calidad en todo lo que se hace.

Comparte en:

Vea también