Tributación al Día

por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Abogado Tributarista, con más de 25 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.

Ver más articulos de esta columna

Por una cultura tributaria empresarial que evite contingencias

20:16 27 Septiembre, 2020

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Es sabido que en el mundo actual tributario, la Administración Tributaria puede iniciarnos fiscalizaciones de los ejercicios no prescritos, ya sean parciales o definitivas, o a través de la base cierta o la nefasta base presunta. Por ejemplo, este ejercicio 2020 en el Impuesto a la renta, podría ser revisado hasta el 2025.

Pongámonos en el caso de la SUNAT fiscalizando el presente ejercicio en uno muy posterior y no se tomaron las previsiones de guardar meticulosamente las pruebas de los gastos que hoy por hoy no se circunscriben solamente a los comprobantes de pago (reducidos a simples “indicios”), sino a diversos documentos que deben generarse en la interna de la empresa, como son las políticas de gastos, las actas de Directorio o de Junta General de Accionistas aprobando y justificando el por qué y para qué de los desembolsos más relevantes, los correos internos, videos, actas de recepción de entrega de bienes, etc.

Cuando llega una fiscalización, la situación será dramática si no se tomaron dichas previsiones en el día de hoy, si no se sabe -por ejemplo- dónde están archivados los documentos que la defenderán, inclusive en los casos en que ya no se encuentra la persona que en su momento registró y archivó dichas pruebas. Por ello, las personas en las empresas podrán pasar pero el orden documentario y la memoria de los hechos y/o pruebas respectivas debe ser un aspecto transversal a todas las generaciones de gerencias y/o departamentos de contabilidad que puedan sucederse en el tiempo.

Pero no solo es el Departamento contable quien tiene la primera responsabilidad. Debe fomentarse una cultura tributaria interna en cada empresa, donde las áreas conversen y sepan cada una de sus responsabilidades en materia fiscal.

Verbigracia, no es dable que el área de Marketing desarrolle sus entregas de promociones y bonificaciones sin dar un necesario pre-aviso al área contable, generándose finalmente posibles contingencias en el retiro de bienes del IGV, si fuera el caso; ni que el área de Recursos Humanos determine una serie de actividades de eventos con los trabajadores sin una política destinada a ello, que determine los límites, condiciones y alcances del gasto, y sus respaldos como las actas de entrega de premios a los servidores o los alcances de las capacitaciones y bonos, entre otros aspectos del área mencionada.

A interrelacionar las áreas en materia fiscal, a fin de evitar contingencias.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Tributación al Día

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

17:06 28 Mayo, 2021

Locura fiscal

10:18 20 Mayo, 2021

Nueva Maestría en Tributación

14:22 19 Mayo, 2021

Por fin…a compensar el ITAN