Manuel Pantigoso, mi Padre

Nos enseñó de manera extraordinaria el amor por el arte, dejándonos la semilla de la cultura bajo la armonía humana porque era un convencido que todo se puede unir y que todo conversa.

19 Marzo, 2024 / 9:00 am

Hoy la verdad me he quedado con un vacío sin fondo. No hay más esa presencia en la mesa familiar. Pregunto por un consejo y ahora nos habla el silencio. Pero cierro los ojos y ahí siento y escucho a mi padre, Manuel Trinidad Pantigoso Pecero, quien nos dejó hace poco, un aciago 10 de marzo.

Gracias a él, yo y mis hermanos, junto a nuestra querida madre Lúcia, somos lo que somos. Porque nos enseñó de manera extraordinaria el amor por el arte. Por ejemplo, basta recordar que desde muy pequeños, él dirigía veladas culturales en casa, por el cumpleaños de alguien, lo que era pretexto para juntar a la familia con obras de teatro que él dirigía, tocadas de piano, ballet y canto. Nos dejó así la semilla de la cultura bajo la armonía humana. Y yo sigo, humildemente sus pasos, hoy en día en la acuarela.

Nos enseñó así que hay que educar a través del arte. Y eso no significa -explicaba- que el receptor del arte termine siendo un artista o se dedique a una agenda artística. No interesa ello. Pero de seguro, al recibir el arte en sus venas, ese receptor maravillado será mejor persona, más justo, más crítico, más humano.

Cómo no olvidar su poesía, desde “Salamandra de hojalata” que presenta en 1977, con ilustraciones mías y que hace poco la desarrolló como obra de teatro poético, amalgamando las artes, porque él era un convencido que todo se puede unir, o que todo conversa. Así, la ciencia con las letras, la noche con el día, lo oculto con la luz. Y en eso radicaba su filosofía totalizadora, porque amó la metafísica y a los presocráticos en la búsqueda del ser profundo del hombre.

Y así como yo le ilustré su libro, el también puso poemas a mis cuadros, como en la exposición sobre Mitos peruanos.

En ese devenir de su vida, siempre quiso conocerse mejor, para así conocer mejor a los demás.

Su ejemplo queda entonces para la posteridad, y si bien hay ese vacío sin fondo, sin retorno, al recordar sus obras, logros, premios, talleres, agenda cultural diversa, mi padre Manuel Pantigoso está más presente que nunca. Y con todo ello nos habla…. Y habla fuerte. Es solo cerrar los ojos y escucharlo. Hasta pronto papá.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Profesor de la Universidad del Pacífico

Abogado Tributarista, con más de 35 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. MBA por la Universidad del Pacífico; abogado por la PUCP. Maestría en Tributación Internacional en Universidad Santiago de Compostela de España. Diolomados en Buenos Aires, U. Austral en Tributación Internacional.

 

Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. Es socio en Pantigoso y Asociados, y Director de la Maestría en Tributación de la UPC.

 

La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.