Tributación al Día

por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Abogado Tributarista, con más de 25 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.

Ver más articulos de esta columna

La fabula del virus del devengado

12:53 2 Mayo, 2020

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

El devengado, en esta época, será el virus que va a matar a las empresas.  He aquí la fábula cuyo protagonista es XX, ah, y cualquier similitud con alguna empresa que Ud. conozca es simplemente mera coincidencia:

Había una vez una empresa XX con sus clientes fijos a los que siempre les facturaba. Iba la cosa normal en el verano de 2020, y de repente llegó el Covid-19 y paralizó las actividades industriales en general. La empresa XX ya había facturado en marzo, y el dilema era facturar en abril. Los clientes fijos solían pagar puntualmente por los servicios. Pero estos pagos no llegaron, pero XX debía computar estos ingresos para los pagos a cuenta del IR y para el IGV, ya que por Ley se sigue el criterio del devengado. Pero si no se perciben los abonos de los clientes en una cadena de desembolsos, ¿cómo pagará XX sus obligaciones tributarias?. El apoyo del Decreto Legislativo 1471 sobre suspensión y disminución de pagos a cuenta (para abril a julio) no lo benefició pues la facturación existía como una plantilla mensual y si no se facturaba a tiempo, los clientes ni programarían los pagos ni efectuarían los abonos respectivos. Pero los clientes nunca pagaron. Y XX, por culpa del virus del devengado (paralelo al del Covid-19) declaraba sin pagar, hasta que terminada la suspensión de las actuaciones de SUNAT, ésta le notificó, un buen día, los valores de cobranza, que acabaron en embargos de cuentas y bienes, y el cierre final de la empresa. El virus del devengado atacó mortalmente a los pulmones de la empresa, sin dejarla respirar.

Y XX se dio cuenta que la vida es de paradojas: sin facturar no llega el virus, pero sin facturar también no llega el cobro y la ansiada liquidez; pero si factura, le notifica el Fisco y lo aniquila (salvo se den fraccionamientos esperados). Ser o no ser. Ninguna de las anteriores. Fábula de la contradicción vital y viral.

Moraleja: la vida real supera la ficción más ilustrada.

¿Queremos que la fábula del VIRUS DEVENGADO se repita?. El Estado tiene la palabra, y el corazón, más que una razón de recaudación pura y fría.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Tributación al Día

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

08:38 14 Junio, 2021

Reavivando al RAF perdido

17:06 28 Mayo, 2021

Locura fiscal

10:18 20 Mayo, 2021

Nueva Maestría en Tributación