Tributación al Día

por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Abogado Tributarista, con más de 25 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.

Ver más articulos de esta columna

El padecimiento tributario

12:56 8 Marzo, 2021

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Habíase una vez una empresa XXXX, formal y cumplidora de sus obligaciones legales, que gracias al esfuerzo de todos sus integrantes, hizo grandes ventas en diciembre 2020, pero, lamentablemente sus clientes no le han pagado hasta hoy -que estamos en el mes de marzo 2021-, las facturas emitidas.

El girar dichos comprobantes de pago, le generó un IGV por pagar, aún no abonado al Fisco, más los intereses moratorios respectivos.

Como se sabe, el IGV es un tributo indirecto que se traslada al comprador, pero si este no le abona al vendedor del bien o prestador de un servicio en un breve plazo, vendrá el tema de la exigibilidad de la deuda fiscal. Y en la práctica, al no generarse el traslado de la carga económica, se transforma el IGV en impuesto directo, desnaturalizándose su esencia.

Y en efecto, hace unos días la empresa XXXX recibió una notificación de Orden de Pago y cobranza coactiva. Como no ha reclamado de la Orden de Pago,  ya tiene encima a la SUNAT tratando de embargarle sus cuentas. “Señor Ejecutor, queremos conversar con Ud.”. Ya no se puede nada de ello. En pandemia ya todo está más difícil.

En efecto, diciembre de 2020 es un mes crítico para muchas empresas, pues ya el RAF no se aplica más, no existen prórrogas de vencimientos, muchas empresas perdieron el IGV Justo, o tiene impasses para un fraccionamiento del artículo 36° del Código Tributario, siendo  que lo que le pasó a la empresa XXXX le ha sucedido y viene sucediendo a muchos negocios, hoy desesperados por encontrar un respiro a una situación que las asfixia económicamente.

Es decir, las empresas no pueden facturar porque no les pagan y deben facturar porque si no, no cobran. Círculo vicioso y/o destino cruel, que está generando cierres de empresas y/o acciones concursales.

Esperemos que el Estado cambie las reglas de juego y apoye el crecimiento de la empresa privada, a esa Mype como la empresa XXXX, que hoy tiene a un Ejecutor Coactivo encima.

Todas estas situaciones generan que muchos se pregunten… ¿para qué me formalizo si solito me pondré una soga al cuello?.

Y colorín colorado, esta realidad –que no es un cuento- no ha acabado…

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Tributación al Día

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

08:38 14 Junio, 2021

Reavivando al RAF perdido

17:06 28 Mayo, 2021

Locura fiscal

10:18 20 Mayo, 2021

Nueva Maestría en Tributación