Tributación al Día

por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Abogado Tributarista, con más de 25 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.

Ver más articulos de esta columna

Cambios en coeficiente de los pagos a cuenta producto de fiscalizaciones o rectificaciones

15:31 8 Junio, 2018

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Muchas veces, al modificarse las adiciones para determinar la renta imponible de tercera categoría de algún ejercicio, esto trae como consecuencia la modificación tanto del Impuesto a la Renta calculado, del coeficiente, así como también del Saldo a Favor que debió arrastrarse.

Así pues, la determinación de estos nuevos resultados ocasiona que los importes de los pagos a cuenta determinados varíen, siendo que lo determinado no se considera la base correcta, lo que evidencia que al cancelarse no se ingresó al fisco el monto debido, sino uno inferior generándose así los intereses moratorios correspondientes.

Ahora bien, es importante mencionar que a nivel jurisdiccional existen dos posiciones divergentes, una la de sede administrativa (SUNAT y TRIBUNAL FISCAL) y otra a judicial (Corte Suprema). Ante ello, pasaremos a comentar brevemente cada una de ellas.

El 30 de octubre de 2015 se publicó en el Diario Oficial El Peruano, con carácter de precedente vinculante, la Casación 4293-2013- LIMA que falló sobre el caso de un contribuyente que, habiendo rectificado su declaración del IR del ejercicio 2001, afectó la composición del coeficiente de los pagos a cuenta del año siguiente, originando intereses moratorios por las omisiones determinadas en los pagos a cuenta del IR 2002.

Esta controversia llegó hasta la Corte Suprema y esta instancia le dio la razón al contribuyente, estableciendo que los intereses moratorios que se pretendía exigir resultaba improcedente, dado que los pagos a cuenta que deben abonarse son los que se determinan conforme a la base y elementos de cálculo existentes en la oportunidad del abono, independientemente de si existió una rectificación posterior que modifique el coeficiente. Similar criterio se adoptó en la Casación 5048-2012-LIMA.

Tiempo después, el Tribunal Fiscal emitió diferentes resoluciones que confirmaban una posición distinta a la sostenida por la Corte Suprema. De esta manera el Tribunal establecía que si el coeficiente se modificaba por cualquier razón y de ello resultaban omisiones a los pagos a cuenta del IR, los intereses moratorios sí resultaban exigibles.

No obstante, el 8 de julio de 2017, el Tribunal Fiscal zanjó esta controversia, por lo menos desde el plano tributario, emitiendo la Resolución de Observancia Obligatoria Nro. 05359-3-2017, vinculante tanto para la SUNAT como para el referido Tribunal y mediante la cual se aparta expresamente de la postura asumida por la Corte Suprema, reiterando la interpretación que había sostenido en resoluciones emitidas con anterioridad.

Este precedente (nos referimos al emitido por el Tribunal Fiscal) sienta las bases para rechazar de plano la interpretación dispuesta por el Poder Judicial.

Sin embargo, si bien esta posición es clara en sede administrativa (SUNAT y Tribunal Fiscal), podrá igualmente discutirse en sede Judicial, donde es previsible que la Corte Suprema mantenga un criterio distinto.

Siendo ello así, es importante destacar que para llegar a la Corte Suprema respecto de este caso en particular, en principio deberá culminarse con la parte administrativa (SUNAT y el Tribunal Fiscal), que como vemos no habría en ellas herramientas concretas para discutir dicho tema, y, posterior a ello, recurrir a la sede Judicial, lo que de manera previsible podría ganarse pero en un plazo dilatado de tiempo.

Consideramos que se debe respetar el principio de seguridad jurídica, y si un coeficiente se modifica a través de una fiscalización esto no puede modificar hechos del pasado (como la determinación de dicho coeficiente), por cuanto nunca el contribuyente estaría seguro de si lo que ha calculado ha quedado firme, debiendo los intereses moratorios de estos cambios de base del coeficiente, según el artículo 34° del Código Tributario.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Tributación al Día

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

08:38 14 Junio, 2021

Reavivando al RAF perdido

17:06 28 Mayo, 2021

Locura fiscal