Tributación al Día

por Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Abogado Tributarista, con más de 25 años de experiencia en el área del planeamiento legal – tributario. Profesor de la Universidad del Pacífico. Experiencia en el trabajo interdisciplinario con el área contable y financiera de las empresas, con la finalidad de brindar la asesoría fiscal que disminuya el impacto tributario en el desarrollo de las diversas operaciones de las compañías. La siguiente columna versará sobre temas actuales y controvertidos en materia tributaria, con un sentido crítico y proactivo para evitar contingencias en las empresas,  a través de un adecuado planeamiento fiscal.

Ver más articulos de esta columna

Ahora sí… a fraccionar

18:30 23 Junio, 2020

Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Por fin … mediante el Decreto Supremo 155-2020-EF se ha publicado el Reglamento del Régimen de aplazamiento y/o fraccionamiento de las deudas tributarias administradas por la SUNAT (RAF).

Entre las novedades más saltantes es que se ha ampliado el acogimiento al 30 de setiembre de 2020 (antes vencía el 31 de agosto).

Se ha aclarado que se pueden acoger las personas naturales que generen rentas distintas a la tercera categoría (por ejemplo por deudas por IR de alquileres impagos). Esto era una duda que existía con el Decreto Legislativo 1487.

También este D.S. señala cómo se calcula la cuota mensual y se señala que en el fraccionamiento el número mínimo de cuotas permitidas son dos (2).

Además, se indica que si luego de presentar la solicitud de acogimiento al RAF y antes de la fecha de la resolución aprobatoria del beneficio, el solicitante realiza un pago de parte de la deuda materia de acogimiento, este abono se considera como un “pago anticipado” de las cuotas de fraccionamiento; asimismo, si la SUNAT deniega el acogimiento, el pago efectuado se imputa a la deuda de la solicitud, siguiendo las reglas de imputación del pago del artículo 31° del Código Tributario.

Recuérdese que este fraccionamiento otorga una tasa muy atractiva de 0.4% mensual, y las cuotas del fraccionamiento pueden ir a 36 meses; igualmente, se garantizan deudas mayores a 120 UIT.

Lo que debe tenerse muy presente es que para acogerse se debe comparar los ingresos netos mensuales de marzo y abril de 2020 con los mismos meses de 2019 y sólo si dicha suma del 2020 ha disminuido frente al “espejo” del 2019 se puede acceder al acogimiento al RAF. Si no existen dichos comparables del 2019, se siguen diversas reglas de meses de referencia del 2019 o 2020.

Esto es criticable, porque prácticamente se presume que una empresa por facturar más en este año no va a tener deudas con el Fisco. No tiene mayor sentido.

Lo que está faltando es la aprobación por una Resolución de Superintendencia señalando la forma y condiciones para el acogimiento, como la determinación del formulario respectivo. Los contribuyentes esperan ansiosos ello para poder acceder a este respiro fiscal tan relevante.

Esperemos que esta última Resolución no demore tanto como el reglamento, que tardó más de un mes en salir respecto del Decreto Legislativo 1487 (23 de junio versus 10 de mayo).

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Tributación al Día

Ver + columnas

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también

13:06 27 Julio, 2020

¿Igualdad solo en la teoría?

11:03 10 Julio, 2020

RAF a ojo cerrado