CCL: Aumento del impuesto a los dividendos grava doblemente a empresarios

11:50 1 Diciembre, 2014

La Cámara de Comercio de Lima (CCL) considera que la medida del Gobierno en disminuir el impuesto a la renta de los trabajadores y de las empresas es positiva, sin embargo presenta ciertas contradicciones como el aumento al impuesto a los dividendos del 4.1% al 6.8% entre 2015 – 2016, luego a 8% entre 2017 – 2018 y a 9.3% a partir del 2019, lo que significará para las empresas una doble imposición tributaria.

“El aumento del impuesto a los dividendos representa para el sector empresarial un incremento de los costos y de sus accionistas; y por consiguiente, anulará todo intento de hacer más atractivas las inversiones en nuestro país”, manifestó Jorge von Wedemeyer.

Dicho impuesto se creó en el 2004 para que se aplique a los accionistas que son personas naturales y no a los accionistas que son personas jurídicas. “Las empresas ya están obligadas a pagar el impuesto a la renta, pero en el 2004 además se impuso este otro impuesto a los accionistas, que ahora se plantea aumentar, restringiendo no sólo la opción de que sean los inversionistas los que por sí mismos vean la conveniencia de reinvertir o distribuir sus dividendos, sino que se les están aumentando los costos y disminuyendo la supuesta liquidez que se quería lograr al reducir el impuesto a la renta”, explicó.

La CCL añade que estos ajustes al impuesto a los dividendos hace además aún más engorrosa su aplicación, porque se estará gravando a los accionistas que son personas jurídicas y comprenderá hasta los préstamos que otorguen las empresas a los asociados o accionistas quienes en adelante deberán de pagar el impuesto a los dividendos.

En ese sentido, el gremio empresarial considera que las medidas económicas han debido responder a un análisis y evaluación integral, pues pareciera que responden más a salvar una situación de emergencia producida por  la desaceleración.

“Hubiera sido  más efectivo y oportuno racionalizar y corregir los excesos del actual sistema  tributario, evitar las fiscalizaciones por omisiones e incumplimientos de formalidades irrelevantes que devienen en multa excesivas, así como la eliminación del controvertido  Impuesto Temporal a las Activos Netos, y la caducidad del sistema de los pagos adelantados del IGV, que generan costos administrativos y financieros a las empresas, distorsionando las operaciones comerciales y afectando la competitividad empresarial”, señaló finalmente el presidente de la CCL.

Comparte en:

Vea también