Agrobanco: “Banca privada no está atendiendo al 86% de agricultores”

06:56 20 Mayo, 2015

Tras la inauguración de una nueva agencia de Agrobanco en el Gran Mercado Mayorista de Lima, Gan@Más conversó con Enrique Díaz Ortega, presidente del directorio del banco estatal, quien considera que el sistema financiero privado aún está lejos de poder atender a toda la masa de agricultores del país. Sin embargo, asegura que la entidad estatal que dirige “no es una beneficencia pública”.

¿Por qué decide Agrobanco venir a un espacio donde ya hay oferta privada?

El 86% de los agricultores peruanos no recibe ningún tipo de crédito, a pesar de la bonanza económica que ha tenido el país. El crecimiento del sistema financiero aún está muy lejos de poder atender a la gran masa de agricultores peruanos. Lo segundo más flagrante es que nosotros estamos en un segmento de pobreza y extrema pobreza. Y gran parte de estas personas no califica en los scoring para recibir créditos, entonces nosotros tenemos que trabajar en esos sectores para que generen antecedentes suficientes. No nos molesta que una vez que le doy un crédito a un productor, venga otra entidad y se lo lleve, de repente en mejores condiciones que Agrobanco. Nosotros ofrecemos la oportunidad de un primer crédito.

El segundo factor que nos hace diferentes es que nuestros productos financieros calzan con el ciclo agronómico; el banco tradicional te cobra mes a mes, pero nosotros preguntamos antes qué van a cultivar y cuánto tiempo se van a demorar en cosechar, entonces esperamos ese tiempo para que puedan cancelar. Esta alternativa no existe en el sistema financiero y somos los únicos que lo aplicamos. Estamos completando el mercado.

¿Han identificado que los agricultores son rechazados por la banca privada?

En parte es eso. Hemos hecho convenios con comunidades y nadie se ha acercado a ellos, nunca los han mirado. Estamos entrando para generar confianza. No solo es el hecho de que son rechazados por la falta de características idóneas, sino porque no han sido abordados. Una vez que empiecen con nosotros, estamos seguros que se volverán clientes del sistema financiero.

¿Cómo va la tasa de morosidad?

Tenemos una tasa muy buena, 2.5% a nivel nacional. Si la comparas con la morosidad que va por encima del 7% en microfinanzas urbanas, es una tasa que te muestra con creces que hay un trabajo adecuado en tema de cobro de créditos. Y eso tiene que ver con saber identificar el ciclo agroeconómico para cobrarle en el momento adecuado. Tenemos 80 oficinas porque necesitamos presencia física para visitar al agricultor y ver su problemática. Ese esfuerzo demanda mucha dedicación.

¿Cuál es el crédito promedio que vienen otorgando?

Puede ser engañoso, pero es bien variado. Para el primer crédito es S/.3,000, los ‘pequeños emergentes’ están por los S/.10,000. Son saltos interesantes. También tenemos un bloque menor de gente muy grande a los que se les da préstamos de hasta un millón de soles, porque hemos ayudado inclusive a los que exportan. Estamos ahí por la misma razón que te mencioné: ciclo agronómico. A un uvero, por ejemplo, le puedo prestar desde que compra la tierra hasta que coseche, eso puede demorar cuatro años. Esa espera y acompañamiento nos hace únicos y apreciados.

¿Este esfuerzo, tiempos de espera e ir a buscar a los no atendidos, se refleja en la tasa de interés?

Por supuesto. Nosotros somos un banco, a los agricultores les decimos que no somos beneficencia pública. Si tengo que prestarte a cuatro o siete años, es un riesgo y tengo que ponerlo en la tasa. De todos modos, no pretendemos lucrar, sino sostenernos, es decir, que el capital vaya creciendo de a pocos. Si miras los más pequeños, la tasa puede estar en 16% o 18%, versus las tasas de 30% o 40% de otras entidades. Cuando voy a los grandes, puedo estar cobrando 15% o 16%, y me pueden decir que un banco les da 9% o 10%. Perfecto. No tengo cómo competir con eso, pero la diferencia es que yo me adapto a tu ciclo de cosecha.

¿Cómo van las colocaciones en lo que va del año?

Nuestra idea es crecer a lo largo del año más de 30%, ya hemos crecido un poco más de 20% en el primer trimestre. Pero la desaceleración no nos preocupa tanto por el lado del crédito, sino por la capacidad de pago. Estamos prestando más atención para ver cómo acompañamos al agricultor que tiene algunas dificultades, ya sea por el mercado o temas climáticos.

¿Tomarán previsiones ante la posible llegada de un Fenómeno del Niño?

Permanentemente. Todas las semanas estamos revisando los informes técnicos. Mapeamos y vemos dónde impactaría, nos acercamos a los productores y si vemos dificultades potenciales, hablamos con ellos sobre la posible falta de pago. El agricultor a veces tiene varios cultivos y tiene cómo pagar.

Se mencionó que la banca privada ya no estaba prestando a los agricultores…

Creo que sí ha habido un fenómeno en los últimos meses donde la banca comercial se ha retirado un poco del agro tanto por El Niño como por el bajón económico. Nosotros mantenemos una visión de largo plazo y seguimos con el ritmo de seguir avanzando.

¿En el agro, cuál es el perfil con mejor cumplimiento?

Hay una serie de cosas. El cultivo es importante, que sepamos que es un producto que se va a vender. Miramos todo el proyecto, que este todo articulado. El agricultor debe ser alguien con experiencia, no improvisado, que ha recorrido todo el circuito y tiene un rasgo personal de responsabilidad. Por eso, velamos mucho por el carácter de la persona, y buscamos asociaciones y cooperativas porque eso nos permite conocerlos mejor.

Hace años se habló sobre la necesidad de contar con un socio extranjero, ¿aún es necesario?

Esas son decisiones de estrategia del Estado. Nosotros con o sin socio tenemos ya definida una visión de crecimiento, a nadie le vendría mal un socio que nos pueda dar valor. Creo que en el mundo hay socios inversionistas con desarrollos importantes. De darse el caso, es un tema que recibiremos positivamente. Por ahora, es una decisión que el Estado tendrá que evaluar. El Fonafe tendría que buscar ese socio.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

Vea también