Operaciones digitales de Caja Arequipa crecieron en más de 10 veces

07:00 23 Noviembre, 2020

Hoy las tendencias de pagos de bienes o servicios se vienen impulsando por el uso de las aplicaciones móviles o el Home Banking, a las que se han sumado los agentes corresponsales que ofrecen mayor cercanía; pero principalmente el salto está en las operaciones digitales, apoyadas por las billeteras y transferencias electrónicas. Así lo subraya Wilber Dongo, Gerente Central de Negocios de Caja Arequipa, quién agrega que se están desarrollando ecosistemas colaborativos entre diversas entidades financieras que permiten a los clientes de una entidad acceder a otros productos y servicios desde la herramienta tecnológica de su entidad, dando una experiencia positiva a sus clientes.

Ya estamos por culminar el 2020, un año muy difícil por la pandemia del Covid, ¿cómo cerraría el año el sector financiero de nuestro país y en especial el microfinanciero?

El contexto mundial de los efectos de la Pandemia, se sintió fuertemente al inicio de la misma; en el Perú se adoptaron medidas de salud y sociales con el fin de prevenir su propagación y esto tuvo una repercusión grave en la economía, fuimos el país con mayor caída de su PBI en el mes de abril; por ello el gobierno impulsó los programas de ayudade fondos que denominó Reactiva Perú en dos etapas, sumándose los Fondos de Apoyo Empresarial (FAE), los que han ayudado a que las empresas que han recibido ese apoyo, mantengan una maniobra básica de su capital de trabajo y atención de sus operaciones, que ha ido mejorando con la apertura de actividades y la eliminación de restricciones en las diversas ciudades del país.

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA COMPLETAMENTE GRATIS EN NUESTRA REVISTA:

 

En el caso de la industria microfinanciera, ¿cuál es el impacto?

En el ámbito de las microfinanzas, el efecto ha sido mayor; las estadísticas de la SBS sobre el número de clientes al cierre de agosto, demuestran una reducción de más de 175 mil clientes, frente al número que se tenía al cierre del año anterior y si bien las notas de información, de las entidades del gobierno, han tratado de afirmar que el destino de los fondos de apoyo, han sido entregados a un mayor número de Mypes, la realidad es que si los distribuimos proporcionalmente sobre el número real, por tipo de empresas en el país, la microempresa no ha sido favorecida, fundamentalmente al desconocerse la realidad de su funcionamiento, habiéndose incluso exigido la presentación del RUC (Registro único de Contribuyente) y declaraciones de venta por el período del año anterior, para acceder a dicho apoyo; lo que evitó el acceso de la mayoría de los empresarios de este sector.

 

Las medidas aplicadas por la SBS y las autoridades ¿han sido las adecuadas para evitar un deterioro de la solidez financiera en esta coyuntura de la pandemia?

La SBS implementó medidas iniciales buscando evitar el deterioro de la cartera, dentro de un horizonte de un período de emergencia que se pensaba de menor duración; permitiendo la reprogramación de las deudas de los clientes y dispuso el congelamiento de las deudas que al cierre del mes de febrero se encontraban con 16 o más días de atraso, medidas que fueron prorrogándose y que aún se mantienen vigentes, salvo el congelamiento de la deuda vencida. Asimismo, efectuó las recomendaciones para que las entidades financieras adopten medidas de solidez y control de la liquidez, entre ellas la capitalización de las utilidades generadas el año anterior.

 

Ahora viene el sinceramiento de las cifras…

En efecto, aún las entidades financieras se vienen apoyando en estas medidas para controlar el daño de sus carteras con la renovación de las reprogramaciones, y desde el mes de setiembre se ha procedido a sincerar los días de atraso de la cartera que se encontraba “congelada”; estas medidas hoy muestran que contablemente la mayoría de entidades están presentando resultados prudentes en la generación de sus utilidades, básicamente por la implementación de provisiones voluntarias, por no tener evidencia de la realidad del daño, en la capacidad de pago de sus clientes, quienes han venido reactivándose en base a las autorizaciones de apertura de las fases económicas; incluso hoy varios sectores no han podido reabrir sus actividades.

Recientemente se promulgó la ley 31050 y su reglamento RM 296-EF; que busca impulsar que las entidades financieras puedan ofrecer mejores condiciones de reprogramaciones, disminuyendo las tasas o congelando cuotas, por lo cual el estado garantiza dichas operaciones, desde un 40% hasta un 80% de la deuda, previo cumplimiento parcial de pago de dichas reprogramaciones.

Las medidas han permitido mantener operando un sistema financiero, donde cada entidad está evaluando la situación real de sus clientes, buscando la mejor solución a sus necesidades; pero se pudo, al inicio de esta emergencia, ampliar la base de clientes para apoyarlos con reprogramaciones o líneas de crédito y en la última ley del Gobierno, no limitar su acceso por el monto de deudas vigentes que solo considera hasta 10 mil soles para personas naturales y 20 mil soles para Mypes; con ello y otras restricciones de su reglamento, la expectativa del Gobierno de llegar a más de 7.5 millones de beneficiados, se reducirá a un máximo de 2.5 millones de deudores, si no es menor.

 

En el caso de Caja Arequipa, ¿qué balance puede realizar de las medidas y acciones realizadas para apoyar a sus clientes en este periodo de la pandemia?

Desde el primer día de emergencia, decidimos que nuestra prioridad era garantizar la seguridad de nuestro personal y clientes; trabajamos en ello y las medidas sanitarias hoy son parte de nuestras prioridades; en la parte comercial, decidimos atender en el 100% de nuestros puntos de servicio, para dar las mayores facilidades a las personas que requerían acceder a sus ahorros; en la parte de créditos, congelamos por dos meses las deudas de los clientes y luego con las medidas del regulador, ampliamos los meses de reprogramación que llegó a un 74% de nuestra cartera, hoy solo tenemos un 52% en esta situación y con una efectividad de pago del 80%. También desarrollamos nuestro programa de apoyo denominado #JuntosContigo; que ha permitido acceder a recursos financieros oportunos a un 70% de nuestros clientes, que no pudieron acceder a Reactiva o FAE.

El impulso de transformación digital que iniciamos en el 2017, ha sido clave para poder atender a los miles de clientes en esta pandemia; somos la primera entidad en dar un crédito MYPE totalmente digital, desde la solicitud, evaluación, hasta el desembolso y abono en cuenta del cliente; se ha incrementado las transacciones que no se realizan en agencia y hoy representan el 70% del total de operaciones financieras realizadas en el mes. Las operaciones digitales crecieron en más de 10 veces frente al promedio que teníamos el año anterior.

Comparte en:

Vea también