Melvin Escudero: El reto de la Alianza del Pacífico es mostrar que somos distintos a Brasil

09:02 14 Octubre, 2015

El presidente de la CFA Society Perú y CEO de El Dorado Investments, Melvin Escudero, destacó la decisión de los presidentes de la Alianza del Pacífico de dar continuidad al manejo económico actual con el fin de generar confianza entre los inversionistas extranjeros. En diálogo con Gan@Más subrayó que el gran esfuerzo de la AP es mostrar que somos distintos a Brasil y que sumados somos del mismo tamaño de Brasil.

En la Junta de Gobernadores BM-FMI se ha incidido sobre finanzas internacionales, ¿qué aspectos destacas?

Hay bastante preocupación. Hasta hace un año y medio atrás las proyecciones del Banco Mundial y del FMI eran muy positivas, y la realidad muestra todo lo contrario. El enfriamiento de China se está consolidando, pues para el próximo año ya se estima que estaría creciendo más cerca de 6% que de 7%, y esa economía es la que está moviendo los commodities. Por su parte, la recuperación de las economías desarrolladas se mantiene sólida. En este contexto, los perdedores son los mercados emergentes, que incluye Latinoamérica y a una economía enorme como lo es Brasil.

¿Los problemas en Brasil están arrastrando a los demás vecinos?

De hecho las está arrastrando. Monedas, precios de los commodities, de las acciones y de los bonos, gran parte de ellos están sesgados por Brasil, debido a su recesión (-3%) lo cual era impensable hace doce meses. Eso está arrastrando a toda la región y ha hecho que las monedas toquen pisos históricos que no se veían hace década y media. En esa perspectiva estamos contra el juego y los presidentes de bancos centrales tienen ahora una enorme responsabilidad porque deben manejarse contracíclicamente en términos de gestión de liquidez en un contexto global que está relativamente retirando ingentes cantidades de liquidez de los países en desarrollo.

Y está pendiente la subida de la tasa de la FED…

No interesa si va a ser en octubre, diciembre enero. Las tasas van a subir, los mercados ya están anticipando esta situación y lo que pasa es que si China está más débil y suben las tasas, Latinoamérica está justo en la mitad de dos factores muy perjudiciales.

Algunos dicen que el problema será para las empresas que se han endeudado en dólares, ¿coincides con esto?

Definitivamente. Lo que pasa es que en una ralentización del crecimiento, se afecta principalmente a las pequeñas empresas. Ahora estamos viendo que los niveles de morosidad para pequeñas y medianas empresas en América Latina han saltado de manera significativa, al pasar de 5% o 6% a niveles de 25% o 30%. Lo cual claramente indica que si bien seguimos creciendo, el bajo crecimiento está cobrando víctimas.

¿Cómo está la situación de los países de la Alianza del Pacífico?

En la Alianza del Pacífico (AP) tenemos cuatro países que están creciendo 2% a 3% y las estadísticas de meses recientes están mostrando que ya se está consolidando el piso en el crecimiento y ciertos rebotes a pesar de las condiciones adversas. Si se mantiene la confianza y el modelo económico, en la práctica tendremos un regreso más rápido en el flujo de capitales cuando la situación externa mejore.

¿Precisamente estos temas se discutieron en la reunión de presidentes y ministros de Finanzas de la AP en Nueva York?

El mensaje fue contundente: a pesar de la tormenta financiera internacional que nos golpea de frente, los presidentes y ministros se han comprometido a mantener las líneas directrices del modelo económico para continuar buscando la integración global. Por ejemplo, la suscripción del TPP es un paso positivo en esa dirección. La AP mantiene a sus países socios en grado de inversión y no existe ningún riesgo para que alguno de ellos se caiga. Los ministros de Finanzas están poniendo el acelerador a la integración financiera. Si mantenemos la hoja de ruta de la AP debemos de tener una recuperación mucho más rápida que otras economías para crecer. Ya estamos empezando a crecer a un ritmo mayor que los trimestres anteriores, pero aún es bajo.

Tras esta cita, ¿qué planes se tienen para el mercado de capitales en la AP?

Lo más importante es que el mundo empieza a ver a América Latina con ojos distintos. Por décadas en todos los índices de deuda o acciones ha sido considerada como una región dominada por Brasil, con pesos de referencia muy altos, de 80%, para los inversionistas, lo cual condiciona a poner poca plata en la región si Brasil está mal. El gran esfuerzo de la AP es mostrar que somos distintos a Brasil y que sumados somos del mismo tamaño de Brasil, por lo menos deberíamos tener el mismo peso para los inversionistas. Ese el reto de los gobiernos porque cuando se logre diferenciar y los inversionistas vean nuestros fundamentos como bloque, ellos van a creer que la integración de la AP es del mismo tamaño que Brasil y podrán tomar decisiones diferenciadas.

¿A qué conclusiones se llegaron en la reunión de la AP en Nueva York?

El mensaje principal es la necesidad de generar confianza, dar señales claras a los inversionistas extranjeros de que nuestros países van a mantener un manejo económico sano, orientado al mercado. Eso ha sido ratificado de manera clara por los presidentes y ministros de finanzas de la AP y es obligación de los gobiernos transmitir esos mensajes, porque cuando las cosas se ponen mal existe la tentación de hacer giros drásticos al manejo económico. Eso puede malograr todo lo avanzando, que tanto sacrificio de casi dos décadas nos ha costado.

En el aspecto financiero…

El segundo mensaje es que la integración financiera se va a dar más temprano que tarde, porque se están evaluando medidas concretas, temas vinculados al diseño de nuevos productos en el mercado de capitales, financiamiento a Pymes, capital emprendedor, etc. Eso está en la primera página de la agenda de trabajo de los cuatro ministros de finanzas, así como la creación del comité de protocolo financiero de integración de la AP, que va a generar institucionalidad para que esto sea continuo. Esa dinámica que en parte comercial ha tenido éxito con la firma del tratado comercial en tiempo récord, entonces, los mercados financieros que suelen reaccionar más rápido que el sector real, llevará a que estos vehículos financieros de integración nos permitan trabajar como un solo mercado.

¿Eso sería el motor de despegue del MILA?

Estamos hablando de AFPs, fondos mutuos, bonos soberanos, de todo el mercado de capitales. Estimo que antes de terminar este año debe haber anuncios importantes, y en el primer semestre de 2016 se darán cosas muy positivas con avances tangibles. Hay consenso del sector privado y público de estos cuatro países y las agendas de trabajo están a un 95% de coincidencia.

Comparte en:

Vea también