“Las universidades deben captar más mujeres en sus carreras STEM”

08:34 11 Septiembre, 2019

Mosi Mosquera, Especialista Senior en Desarrollo del Sector Privado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Colaboración, apertura, explosión de actividades, y un ambiente de confianza y transparencia es lo que hoy caracteriza al ecosistema peruano de emprendimiento e innovación y estamos muy contentas de ser parte de esta evolución como BID Lab, el laboratorio de innovación del BID. Así lo afirma Mosi Mosquera, Especialista Senior en Desarrollo del Sector Privado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En diálogo con Gan@Más hace un balance de los resultados obtenidos del WeXchange 2018 realizado en nuestro país.

La sexta edición de WeXchange 2018 se llevó a cabo en Lima con bastante concurrencia, ¿Qué resultados han obtenido con el evento?

Esta ha sido la edición más concurrida de WeXchange en sus 6 años de existencia. Alrededor de 1,200 personas (430 presenciales y 760+ por live streaming) participaron de WeXchange 2018, el 6 y 7 de noviembre. WeXchange, de BID Lab, sigue siendo la mayor plataforma regional, impulsando el emprendimiento femenino STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, por sus siglas en inglés), y ofreció a las emprendedoras oportunidades de networking, conocimiento, pitching y mentoring con actores regionales y globales.

Por otro lado, se recibieron 440 postulantes, el mayor número de todas las ediciones de WeXchange.

Y más de 51 personas de 20 países, representantes de fondos y aceleradoras, participaron como jurados virtuales para la evaluación de las postulantes.

Además, 160 emprendedoras recibieron mentoría en temas de innovación, finanzas, aspectos legales, levantamiento de fondos, crecimiento de la compañía, ventas, growth marketing, entre otros, a través de mentorías grupales e individuales, ofrecidas por mentores, inversionistas y emprendedoras que lograron hacer crecer e internacionalizar sus compañías, provenientes de la región (LAC) y de fuera de ella (EEUU, Israel, Corea, etc.).

¿Qué mensajes principales puede destacar de las emprendedoras que han participado en esta edición?

Emprendedoras que cada vez más incorporan diversos tipos de tecnología y ciencias en sus emprendimientos, incrementando sus posibilidades de escalamiento. Las emprendedoras coincidieron conmigo en que estos fueron de los mensajes más relevantes que les dejaron los speakers y talleres:

1. “SHOOT TO THE MOON!!”: anímate a ir lo más lejos posible. Ponte objetivos altos, para llegar alto.

2. MEJORA LA CAPACIDAD DE VENDERTE. Ponte en el escenario, no en el back office. Muestra emoción sincera, pero también sé más precisa: cuéntame sobre tus métricas.

3. CALMADA PERO DECIDIDA. La capacidad de mantener la calma permite llevar los momentos de crisis, pero atrévete también a tomar decisiones drásticas cuando sea el momento.

4. SÉ MENOS DURA CONTIGO MISMA. Aprende a fallar y a aceptarlo sin juzgarte.

5. TRABAJA / EMPRENDE EN ALGO EN LO QUE CREES: porque así las dificultades podrán pasarse sin dudas de que son parte del camino para lograr el objetivo.

6. DESARROLLA TUS REDES, conéctate con otros, y aprovecha al máximo las oportunidades de networking.

¿Cómo observa el desarrollo de las mujeres emprendedoras en STEM en Latinoamérica y en Perú?

Definitivamente creciente. Hace 5 años era muy difícil identificar mujeres que estuvieran emprendiendo en STEM, hoy el número de estas emprendedoras se ha incrementado significativamente. Y no sólo en número, sino también en el tipo de sectores en los que están emprendiendo, incluyendo los sectores financiero, de salud, energía, agricultura, entre otros, y utilizando distintas tecnologías (digitales diversas, biológicas, etc.).

¿Qué obstáculos se tienen que superar para tener más mujeres liderando emprendimientos tecnológicos?

El reto está en el conocimiento extendido de temas tecnológicos entre las mujeres. Por eso es tan importante que hoy sembremos para los próximos años, incentivando a las mujeres a estudiar carreras relacionadas con la tecnología (ingenierías diversas, programación, ciencias como medicina, biología, entre otras), es decir, carreras STEM. ¿Y cómo hacemos eso? Todos los actores tenemos aquí un rol que cumplir: las universidades tienen que hacer el esfuerzo de captar más mujeres en sus carreras STEM, los medios de comunicación pueden dar difusión a role models que puedan servir de ejemplo a estudiantes y emprendedoras.

¿Cómo ve el avance del ecosistema emprendedor peruano? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades?

El ecosistema emprendedor peruano ha crecido de forma incremental en los últimos años: la cantidad de actividades, la generación de startups, la diversificación, la potencialidad de inversión, la cantidad y diversidad de inversionistas. Además, hemos pasado de ecosistemas de ciudades, a interactuar como un ecosistema nacional, e incluso incorporando actores y vinculándonos con ecosistemas regionales y globales.

Una de las fortalezas que hemos desarrollado durante estos años es la confianza y colaboración entre todos los actores del ecosistema.

Este es un valor muy importante que ayuda a que todos crezcamos juntos. ¿Oportunidades de mejora? Diría que aún tenemos el reto de desarrollar más conocimiento tecnológico (STEM) que sea la base para los negocios, y también lograr la articulación entre la investigación y los negocios, con el mundo corporativo.

¿Cree que es necesario tener una Ley del Emprendimiento para definir el rol de cada actor y promover mejor el ecosistema peruano?

No creo que los roles de los actores del ecosistema deban definirse por una ley. Esto puede ser cambiante y debe existir esta flexibilidad. Los actores se irán adaptando a las demandas del ecosistema. El rol y el espacio que ocupa cada actor en el ecosistema se autoregula: cada uno se mantiene haciendo lo que mejor hace, y si pueden ampliar su rol, lo hacen.

(Artículo publicado en Gan@Más Edición 63)

Suscríbase para leer más artículos aquí (http://bit.ly/SuscripcionGanaMas)

Lea una revista gratis aquí (http://bit.ly/RevistasGanaMas)

Comparte en:

Vea también