La plataforma virtual ‘Elite Business Club’ ayuda a empresarios peruanos a concretar negocios

08:34 28 Agosto, 2015

Elite Business Club es una plataforma virtual que reúne a empresarios y profesionales influyentes de América Latina y España, y que tiene como socio e inversionista a Carlos Añaños, fundador del Grupo AJE. Gan@Más conversó con Fernando Mateu, CEO del club empresarial, quien afirma que la empresa familiar ha sido el gran sustento del desarrollo de la región pero que sigue siendo la más olvidada.

¿Por qué los empresarios tendrían que afiliarse a un club virtual en momentos que el mundo pasa por un menor crecimiento?

Las economías latinoamericanas se habían acostumbrado a ser commodity-dependientes, pensando que el voraz consumo de China se iba a mantener por siempre. La realidad es muy distinta. Es en estos momentos de crisis en que el hecho de compartir conocimiento, experiencias, y buscar soluciones mancomunadas tiene más sentido y más lógica que nunca. Lo que queremos es favorecer ese intercambio de ideas, de oportunidades de negocio, para que todas esas empresas, que están en situación de ajuste, puedan llegar a mercados alternativos, a soluciones y a oportunidades. Somos una mancomunidad de conocimientos, de experiencias y de mejores prácticas que son compartidas entre nuestros socios. Buscamos que, de manera segura, distendida y sin presión comercial, nuestros socios puedan acceder al conocimiento del resto de los socios, porque el gran patrimonio es el intelecto, la experiencia y la capacidad de gestión.

Una característica importante de este club es que funciona como una plataforma virtual…

Sí, en las fases iniciales. El establecimiento de contacto, búsqueda de oportunidades, expresión de necesidades tendrán lugar en el foro virtual. Lo que sí nos gusta es apelar al contenido humano de la relación. Creo que no hay mejor manera de cerrar un negocio que en un encuentro personal. Una de las ventajas del club es la posibilidad de establecer los contactos de manera virtual a través de una web privada.

Ustedes toman el modelo de los clubes británicos del siglo XIX, ¿podría explicar más este esquema?

Tomamos ese elemento de tradición, pero del siglo XIX a estos días ha habido tres cambios importantes: uno es la incorporación de la mujer al negocio, lo segundo la incorporación de la tecnología a la gestión empresarial de contactos personales y profesionales, y tercero es la empresa familiar, que una institución que daba peso a las economías de la región, que existe hoy en día pero sigue siendo la gran olvidada. Para nosotros, la empresa familiar es el sustento y el fundamento de la economía de Latinoamérica. Si uno excluye lo que es negocio relacionado con materias primas, la esencia económica de América Latina es la empresa familiar. La idea es recuperar la tradición del club británico del siglo XIX.

Precisamente un representante de la empresa familiar en Perú es Carlos Añaños, fundador del Grupo AJE, y también socio de Elite, ¿qué han conversado con él?

Fue fundamental que un empresario con la envergadura y prestigio de Carlos Añaños y su grupo creyera en este club desde su génesis. Él es de las primeras personas que se contacta con nosotros y apuesta invirtiendo en la constitución del club. Añaños va a ser nuestra carta de presentación y es el perfecto ejemplo de empresa familiar que ha superado crisis. Carlos ha encontrado como atractivo en el club el hecho de ser un espacio entre iguales, personas con las mismas necesidades y experiencias, que van a poder compartir mucho talento intelectual, gerencial y las mejores prácticas.

En Perú la inversión privada está paralizada, ¿eso no limita sus expectativas en nuestro mercado?

No nos limita en el sentido de que es precisamente en situaciones complejas donde más se valora el intercambio de opiniones. Estamos próximos a las elecciones en Perú y con una coyuntura de crisis que ha muchos ha tomado por sorpresa sobre todo en el mercado de materias primas. Hay que entender que el entramado empresarial y económico de un país es más complejo y no puede vivir pendiente de la demanda externa o de la China para que la producción funcione. El empresario y el gestor político peruano debe darse cuenta que toca reinventarse de nuevo. Perú es un experto en buscar soluciones en épocas malas, muchas veces ha tenido problemas que si se hubieran extrapolado a otras economías, esos países nunca hubieran levantado la cabeza.

¿Qué requisitos piden para ser socios del club?

El socio debe aportar valor añadido desde el punto de vista de experiencia y de ganas de compartir. Una persona con altísimo cargo venga solo por estar en el club no tiene sentido, porque buscamos personas que se quieran involucrar, socios activos que quieran compartir, experiencia. También son bienvenidos aquellos empresarios que si bien no tienen algo que aportar, sí tienen necesidades que satisfacer. No nos limitamos al mundo de la gestión empresarial directa, para nosotros hay otros dos sectores: el mundo de la academia, como las escuelas de negocios, y los actores sociales.

¿No necesariamente deben ser empresarios con amplia experiencia?

No. Le llamamos Elite al club porque buscamos lo mejor, pero también calzan en esta definición las empresas ávidas de aprender. Ese es un candidato perfecto porque va a encontrar un foro donde pueda desarrollar sus capacidades de aprendizaje y aprender de aquellos que tuvieron experiencias parecidas en sus inicios.

¿Cuáles son sus metas?

Estar en los 20 países de habla hispana, más Brasil y dos estados de peso hispano en Estados Unidos. Ya tenemos socios y candidatos en ocho países, entre ellos, Perú. La meta global para cierre de 2015 es llegar a los 575 socios, de los cuales, entre 15% y 20% provendrían del Perú. Para el 2017 esperamos una masa de 4,000 socios. Queremos ser grandes, pero no monstruos, queremos calidad más que cantidad.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

Vea también