Opiniones

Un romance con tu emprendimiento

Cuando nos enamoramos de nuestro emprendimiento, estamos dispuestos a dedicar tiempo, esfuerzo y recursos para hacerlo crecer y prosperar.

Claudia Vázquez Moreno

Fundadora de Claudia Vásquez Mentoring

10 Febrero, 2024 / 9:18 am

Sí así como lo lees, ¿Cuántos de nosotros nos sentimos enamorados de nuestro emprendimiento? Suena bastante romántico, pero este es el principal vínculo que debe existir entre tú y tu emprendimiento, esa emoción que te impulsa, esa pasión, eso que te mueve e inspira a seguir adelante con esa idea de negocio, con ese propósito por el cual iniciaste y no estás dispuesto a renunciar y dejar.

Empiezo con esta pregunta porque cuando no amamos eso que estamos haciendo, el día de mañana se nos hará fácil a la primera caída o fracaso que tengamos querer renunciar. Siempre tenemos que atarlo a una meta a un objetivo a un propósito, por eso mismo cabe destacar que si no sentimos ese sentimiento por el cual empezamos este emprendimiento, será difícil que no lo queramos soltar una vez que no funcione algo.

Empecemos a reflexionar sobre, lo que más aman de sus negocios y ¿cómo pueden fortalecer esa conexión?, de seguro ya les llegó miles de cosas a la cabeza y si es así, bien, todo empieza por eso que te apasiona y te hace único, implica sentir una profunda conexión y pasión por nuestro proyecto empresarial. Es más que simplemente dedicarnos a él; es sentir una verdadera devoción y compromiso con nuestra visión,
misión y valores.

Cuando nos enamoramos de nuestro emprendimiento, estamos dispuestos a dedicar tiempo, esfuerzo y recursos para hacerlo crecer y prosperar. Nos sentimos inspirados y motivados por cada logro, y estamos dispuestos a superar los desafíos con determinación y creatividad.
En conclusión, enamorarnos de nuestro emprendimiento significa comprometernos plenamente con su éxito y crecimiento, y encontrar
satisfacción y realización personal en el proceso de construir algo significativo y perdurable.

Todo empieza por el enamoramiento propio de tu modelo de negocio, creer en él más que nada, ¿si no empiezas por amarlo como querrás que las demás personas lo amen?, por lo mismo debes estar convencido y realmente apasionado por lo que haces y ofreces a tus clientes, Para ir creando esas relaciones duraderas, pero sobre todo ir fortaleciendo tu negocio e ir viendo esas áreas de oportunidad.