Tres políticas para la reactivación de la economía peruana planteadas por la CAF

07:00 15 Junio, 2020

A consecuencia de la crisis sanitaria, «la estimación sobre la caída del Producto Bruto Interno (PBI) a finales de mayo en América Latina  fue entre el 5% y 7%», indicó el presidente de la CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza Ugarte, luego de analizar el escenario económico y las tendencias globales que se vienen manifestando en torno a ella, proporcionó tres políticas de recuperación económica..

En esa misma línea, afirmó que los flujos de deuda presentan una relativa recuperación, especialmente en los países que son grado de inversión, y que la salida de capitales de la región ha sido mucho más trascendente a diferencia de la crisis del 2008.

En la conferencia virtual llevada a cabo por la Sociedad Nacional de Industrias (SIN agregó que observa en varios países desarrollados un proceso de normalización de actividades productivas en medio del control de contagios.

 

Tendencias globales:

Respecto a las tendencias que vienen girando en torno al panorama económico, las que se acelerarán post pandemia, el presidente del CAF resaltó tres:

1.- Proceso de desglobalización. «[…] En los años noventa, vemos un proceso de globalización muy importante en la economía mundial. Llegamos al final de la década pasada al 60% del comercio mundial respecto al PBI global. A partir de ese momento, con la crisis del 2000, observamos un estancamiento y un declive, básicamente por las tensiones entre Estados Unidos y China, además de los conflictos que ocurrieron al interior de las economías desarrolladas. Esto generó para América Latina (región que depende mucho del comercio internacional) un problema. A raíz de la pandemia, se habla de lo importante que es tener la seguridad en la disponibilidad de insumos críticos para las empresas. Entonces, en vez de desplazar las cadenas de valor, están hablando en retomar las mismas cadenas en vecindades geográficas. Esto puede ser una oportunidad para América Latina».

2.- Revolución digital. «Todas las transformaciones tecnológicas tienen profundos cambios no solo en lo económico, sino también en lo político y en lo social. El tema digital no es la excepción. Este proceso de convergencia se acelerará después de la pandemia».

3.- Bono demográfico. «América Latina ha gozado el bono demográfico en las últimas décadas. Ese bono ya está terminando. Ya acabaron en países como Uruguay y Chile. Bolivia y Paraguay todavía tiene varios años de bono demográfico. Dada la desprotección social que existe en los países y la digitalización que cambiará el mercado laboral, esto requerirá de cierta flexibilización en los procesos de contratación para poder tener un nivel de protección social adecuado a los tiempos y a las realidades latinoamericanas».

 

Políticas de recuperación:

Luis Carranza Ugarte proporcionó tres políticas para recuperación económica.

1.- Medidas de corto plazo. «Se requiere continuar con esfuerzos monetarios y fiscales relevantes. Reactiva Perú es un programa que debe ser mantenido y ampliado. La necesidad de tener políticas monetarias expansivas es importante, más aún cuando los países, las empresas y las personas terminarán endeudados luego de esta crisis. Necesitamos una política monetaria expansiva para poder digerir los tamaños de deuda que vamos acumulando. De otro lado, la política fiscal en los países en los cuales puedan darse el lujo de tener estas políticas expansivas de reactivación de demanda, también tiene que implementarse. […] Se debe trabajar en infraestructura de largo plazo, sin dejar de lado los impactos de corto plazo positivos que se puedan tener en la reactivación de la demanda».

2.- Sectores especiales. «La mayoría de sectores pueden tener una recuperación “relativamente rápida”. Hay otros sectores en los cuales la recuperación de la demanda tomará mucho tiempo. En estos casos, requerimos de apoyos especiales para que estos sectores puedan mantener niveles de operación, digieran el nivel de deuda y se adapten a la nueva situación de una demanda todavía incierta».

3.- Parte central, parte estructural. «La economía peruana tiene en los dos extremos de productividad laboral, dos motores fundamentales que han estado trabajando a media máquina y que necesitamos prenderlos a todo vapor. En el extremo superior, la minería, con muy poco componente de empleo que genera muchos recursos y con la actividad laboral más alta del país. En el extremo inferior, la agricultura, que tiene a la fecha un 25% de la PEA y que ha tenido un crecimiento importante en la productividad laboral. Necesitamos políticas muy claras que empujen estos dos sectores. Estas políticas deben apuntar a concretar los grandes proyectos de irrigación en la costa peruana y en generar las soluciones sociales para poder sacar adelante los grandes proyectos mineros».

 

Comparte en:

Vea también