Solo el 30% de empresas familiares sobrevive y no se sabe cuántas logran crecer

09:46 31 Mayo, 2014

No siempre la pequeña empresa tiene un futuro asegurado, ya que hay muchas barreras que no solo son de mercado o las que pongan las grandes empresas, sino que tienen que ver con apoyos institucionales, acceso al crédito, formación de los recursos humanos, etc, afirmó Mario Cerutti, profesor investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León de  Monterrey, México. Él estuvo en Lima para participar en el Conversatorio “Gran empresa y mediana empresa familiar en México y Perú”, organizado por la Universidad del Pacífico y Gan@Más lo entrevistó.

¿Cuáles son los aspectos principales que hacen que perduren las empresas familiares?

Lo que vemos, en general, como primer punto, es que hay muchísima iniciativa en nuestras sociedades para abrir y tener una empresa. Un segundo punto, es que no siempre la pequeña empresa tiene un futuro asegurado, ya que hay muchas barreras que no solo son de mercado o las que pongan las grandes empresas, sino que tienen que ver con apoyos institucionales, acceso al crédito, formación de los recursos humanos, etc.
Ahora cuando la pequeña empresa ya está operando y quiere convertirse en mediana vienen otro tipo de problemas como incorporar gerentes, abrirse a otros mercados, pensar en mercados externos, etc. Sin embargo, aún con todo esto, observamos que hay muchísima gente interesada en crear empresa.

Se dice que la base para que perdure una empresa es su núcleo familiar.

Así es, y con mucha más razón en la pequeña empresa. El apoyo familiar, la esposa, los hijos, tíos, etc, pueden ser estratégicos, y eso también sucede a nivel de las grandes empresas cuando son de control familiar porque esos lazos, a otra escala, a otro nivel, con otra capacidad de poder económico y político, siguen funcionando.

Ahora muchas de las empresas ya son globales y han tenido que contratar gerentes externos para poder expandirse.

En la medida que una empresa crece y va formándose en un grupo en el que hay varias líneas de trabajo, los dueños o las familias dueñas tienen que incorporar gerentes y allí es muy importante la formación profesional de las personas que se incorpora.

Antes, generalmente, se incorporaba a la empresa a cualquier familiar, pero ahora se ve si tiene las capacidades y el talento para desempeñarse.

Sí claro, porque ahora ya no es un mercado cerrado donde vendemos al precio que queremos con la calidad que queremos, ahora hay que competir. El mercado interno ya es parte del mercado mundial, eso lo dijo Lorenzo Zambrano en México, el empresario que acaba de morir y que en 1985 se convirtió en el director general de Cemex, llevándola a ser una de las tres más grandes cementeras del mundo. Él dijo “si yo no pongo esta empresa a nivel mundial me come mi propio mercado”.

Entonces hay una cultura en las empresas familiares de querer competir….

Sí, depende del tamaño o del sector al que se dirige. Por ejemplo las empresas de tecnología o de diseño que son pequeñas están compitiendo a nivel internacional, por el tipo de negocio global que son. Pero si es alguien que vende empanadas en una tienda de la esquina, no pasará nada.

¿Qué porcentaje de las empresas familiares logra trascender en el tiempo?

No hay cifras exactas. En México, el 70% de las pequeñas empresas familiares tiene corta vida. Y yo creo que es así en otros lugares también. El 30% sobrevive y de allí en adelante vamos a ver quiénes crecen. No es tan sencillo ni ser empresario ni manejar una empresa.

Ahora las empresas deben manejarse con códigos de conducta, y normas de buen gobierno  corporativos…

Son varios factores, el principal, es la capacidad de la persona que emprende un negocio porque sí hay casos muy exitosos pero también hay otros que no funcionan. Entonces puede ser el sector, las instituciones, pero también puede ser la capacidad personal.  Es como ser un gran tenista o gran jugador de fútbol, no todos podemos ser un futbolista bueno aunque nos guste el fútbol.

¿Uno nace con el talento o lo va formando?

Yo creo que hay un poco de capacidad que viene con nosotros, pero también hay un proceso de aprendizaje y allí es muy importante haber nacido en el seno de una familia empresarial porque es un aprendizaje que se transmite de generación en generación que le evita a uno tener que aprenderlo teóricamente, pues ya entra directamente a ciertas cosas ya resueltas.

Eso es como un plus…

Sí y está demostrado que las propias empresas aprenden, creando una serie de rutinas y funcionamientos que aunque cambien de gerente si la empresa mantiene bien definidas las cosas puede trabajar con cualquier otro nuevo gerente.

El tema educativo es un factor importante…

La educación no lo arregla todo pero sí contribuye.

¿Cómo ve al Perú y a su sector empresarial?

No conozco mucho al sector empresarial peruano, pero en cuanto al país y su imagen externa, esta se ha modificado y ha pasado de ser un país que parecía que no tenía salida a ser bien considerado. Hay una imagen bastante diferente y muy positiva de Perú que tiene que ver con todos estos cambios.

Comparte en:

Vea también