Siete tendencias clave sobre el futuro del trabajo

14:28 18 Agosto, 2020

Ya desde el periodo prepandemia el mundo ingresaba a las tendencias del futuro del trabajo, y en el contexto actual han resultado muy útiles. Durante el encuentro “INN 2020”, organizado por Emprende UP, Lucía Muñoz, socia del departamento de consultoría en capital humano de Deloitte Uruguay, explicó sobre estas tendencias y desafíos.

“Lo que hemos visto desde Deloitte es que el futuro del trabajo implica mucho más que tecnología, sino que involucra diferentes formas de trabajar y distintos lugares de trabajo”, dijo respecto a una investigación que busca identificar los cambios laborales.

Uno de los cambios percibidos durante los últimos años va referido al trabajo independiente, esta cifra ha aumentado. Es así que se identificaron 77 millones de trabajadores independientes en Europa, India y Estados Unidos. En cuando a la automatización, se identificó que 20 millones de trabajos de manufactura en todo el mundo podrían ser reemplazados por robots para el 2030.

 

“Por lo cual la tecnología comienza a aparecer, no solo cambiamos el tipo de trabajador y empezamos a integrar en las organizaciones otros contratos a nivel de trabajadores, sino que también aparece la tecnología como uno de esos factores que nos acompañan en el futuro del trabajo”, señaló.

Sumado a ello, también se tiene que un 73% de los trabajadores que realizan sus labores en un ambiente totalmente digital informaron sobre un impacto positivo en su productividad. Otro factor importante es el de la diversidad, según el estudio destacado por Lucía Muñoz, en aquellas empresas donde se permite el trabajo flexible en comparación con las empresas tradicionales se encuentran tres veces más número de mujeres en puestos de liderazgo.

Nuevas tendencias

¿Entonces cuál es el futuro del trabajo? De acuerdo a Deloitte, existen siete tendencias claves, que lograrán que las organizaciones utilicen para dar respuesta a los cambios del contexto actual y que incluso antes de la pandemia ya exigían.

Estas tendencias van desde la pertenencia, diseño del trabajo para el bienestar, fuerza laboral posgeneracional, superequipos, gestión del conocimiento, resiliencia-reskilling, y la gestión de estrategias de fuerza laboral.

 

“Lo que ha ocurrido con la aparición de la pandemia, en cuestión laboral, era algo que hemos venido sintiendo desde hace varios años, ya que siempre nuestras organizaciones están expuestas a cambios en el mercado, en los competidores, y que se generan alrededor”, dijo.

El sentido de pertenencia de los trabajadores tiene que ver con la comodidad con la conexión y a la contribución. De acuerdo a lo indicado por Lucía Muñoz, las organizaciones son ahora conscientes de que ahora necesitan personas muy empoderadas, y equipos conectados con el propósito de la organización, para poder cambiar y migrar continuamente a lo que necesitan.

Respecto al diseño del trabajo para el bienestar, es necesario que las organizaciones integren el bienestar en este diseño para poder fortalecer la conexión y el bienestar en el trabajador. “Hasta ahora las organizaciones lo que hacían era tener ciertas políticas, o determinados beneficios pero estaban separados del trabajo, y el futuro del trabajo nos muestra que nuestro trabajo y vida comienzan a confluir cada vez más y lo que se requiere es un nuevo diseño”, instó.

 

Por otro lado, está la tendencia de la fuerza laboral posgeneracional, en donde la pandemia ha cambiado el curso de las generaciones, según señaló Lucía Muñoz, ahora ya no hablamos solo de millenials, sino de perennials. Es decir, que las organizaciones que lideran este ámbito han pasado a tomar la edad como un factor más, y no tan relevante como lo era previo a la aparición del coronavirus.

La tendencia relacionada a superequipos explica que han reemplazado la prioridad a los supertrabajos. “Se estima que hay solo un 12% de las organizaciones que están pensando en sustituir fuerza laboral por tecnología, ya que en realidad la mayoría lo que está buscando es potenciar esos resultados”, agregó.

Ello va de la mano con los cambios en la gestión del conocimiento, en este tema la socia de Deloitte señaló que aquellas organizaciones que se encuentran liderando el futuro laboral, lo que hacen es generar prácticas internas en la organización. “Es decir mientras que estoy trabajando se identifica necesito un conocimiento urgentemente y me conecta con alguien”, explicó.

Finalmente sugirió ir más allá del reskilling, Lucía Muñoz recomendó mapear lo que podría suceder, y cómo reaccionar frente a otra crisis que lleve a la paralización de actividades como la que tenemos actualmente. Y, sobre todo comenzar a preparar a los trabajadores para ello.

“No solo hablamos solo de una preparación de los aspectos técnicos, esos son los que menos duran, sino de poder generar organizaciones resilientes, y desarrollar capacidades como la influencia y el trabajar en equipo”, destacó.

Finalmente, la última tendencia tiene que ver con los datos, es decir gestionando las estrategias de la fuerza laboral, en el que surgen nuevas preguntas para mejorar los resultados.

(Por Roberto Villena)

Comparte en:

Vea también