Seis claves que debe considerar una empresa para ingresar al e-commerce

12:42 1 Agosto, 2019

Cada día son más los usuarios que utilizan el Internet para realizar transacciones y compras. Es por ello, que el comercio electrónico ha tenido en los últimos años un gran crecimiento. De acuerdo con la consultora Euromonitor, sólo cinco países de América Latina facturan más de US$ 35 mil millones anuales en este sector. Según, La Cámara de Comercio de Lima, cuando recién empieza un negocio puede manejar una conversión de 0,3% y llegar al 0,7% con algunos años de trayectoria. Lo que significa, que de cada 1.000 personas que visiten una página, 70 terminan comprando. En mercados maduros, como el brasileño, la interacción llega a 2%.

Para nadie es un secreto que lo digital, es ahora, una prioridad de los negocios, ya que si desean tener una presencia en internet más efectiva no se pueden conformar con una página corporativa, que tan solo proporcione información. En este sentido, en la actualidad, el comercio electrónico es una oportunidad para aquellas compañías que sepan aprovechar las plataformas o mercados online, a través de sus productos y servicios.

Actualmente existen, autoservicios dentro del país que reciben por mes 2.6 millones de visitas. Ante este panorama, Yuriko Huayana, Jefe de E-commerce de Softys, quienes manejan en Perú las marcas de ELITE y Cotidian, recomiendan seis claves para que una empresa implemente exitosamente su canal de e-commerce.

1- Propuesta de valor

El punto de partida es revisar la propuesta de valor de la marca y tener claro las características, funcionabilidad y el valor agregado que presente el producto y el canal de venta que se ofrecerá al público.

2- Partner Digital

Al decidir cuál será su plataforma de e-commerce, tendrá que encontrar una empresa especialista en soluciones digitales, con el fin de implementar su e-commerce. Para ello, existen cuatro factores que debe tener en cuenta para escoger al partner ideal. Primero, experiencia completa en desarrollo de plataformas de venta online; segundo, experiencia tanto en la implementación como en la operación del canal e-commerce; tercero, experiencia con empresas/productos de diferentes categorías e integraciones en todas ellas y cuarto, certificación en analítica digital y herramientas de medición.

3- Exhibir los productos que ofrece

Como la relación con el usuario no es presencial, hay necesidades importantes que cumplir, en la manera de presentar los productos (imágenes y contenido). La percepción del usuario y la confianza que genere de la marca dependen directamente de la calidad del diseño de su web y de la experiencia al momento de utilizar los medios de pago.

4- Información de compra accesible

El cliente debe visualizar en todo momento los datos sobre el producto o servicio que ha seleccionado para su compra. Es relevante que el usuario cuente con las características, funcionabilidad, garantía y contacto de la empresa. Y sí es posible tener un chat online activo, call center y tutorial de compra.

5- Política de precios

Generalmente, el consumidor que se acerca a una tienda online busca mejores precios. Cuando la compañía tiene articulado un buen proceso logístico de la venta estará ahorrando costes y ganando en eficiencia. Lo que conlleva a mostrar precios con los que no puede competir el comercio tradicional.

6- El tráfico debe representarse en ventas

Una vez que el canal de e-commerce ha sido implementado, es necesario conseguir tráfico relevante que pueda convertirse en ventas. Si la marca tiene un buen posicionamiento entre su segmento objetivo a nivel offline, no significa que vaya a ser exitosa a nivel online, ya que el comercio en plataformas, implica construir una estrategia omnicanal que sea efectiva y esté enfocada en generar rentabilidad.

Finalmente Yuriko Huayana, resalta el ingreso de las empresas al comercio electrónico, representa un gran beneficio para la marca. La creación de oportunidades de negocio y nuevas formas de distribución de los sus productos/servicios, acceso a clientes de cualquier zona geográfica, aumento de la competitividad y calidad de servicio. Asimismo, se logra respuestas inmediatas a las necesidades del consumidor y cadenas de entrega más cortas lo que puede dar lugar a una reducción de precios finales.

Comparte en:

Etiquetas:,

Vea también