“Reestructurar una empresa no significa quebrarla”

07:00 17 Junio, 2020

“Hay empresarios que piensan equivocadamente que reestructurarse significa quebrar, sin embargo, es justamente lo contrario; significa adecuarla, ponerla del tamaño correcto, revisar el modelo de negocio, negociar con los acreedores una nueva forma de pago para que la empresa pueda seguir operando en esta coyuntura complicada”, explica Martin Reaño, socio principal en la firma Reaño Asesores Financieros

Para el especialista, esta idea errónea se debe a los antecedentes ocurridos durante las últimas crisis vividas en el país, en el que las empresas intentaron reestructurarse, sin embargo, lo hicieron en una fase muy tardía. En esa línea, Martín Reaño indicó que la clave para una reestructuración exitosa es comenzar lo más temprano posible.

 

“Si usted ya sabe que su empresa no va a poder cumplir con sus obligaciones con los bancos, con la Sunat, con las AFP’s, u otros acreedores, hoy es el momento de comenzar su proceso de reestructuración”, sugirió.

Durante la charla “Reestructuración empresarial: Una oportunidad para todas las empresas peruanas” organizado por la Cámara de Comercio de Lima, Martín Reaño detalló los caminos con los que cuentan las empresas para poder reestructurarse adecuadamente, debido al golpe económico ocasionado por la paralización de la cuarentena.

El socio principal de Reaño Asesores Financieros explicó que todas las empresas tendrán que ajustar sus negocios, ello evidentemente porque la economía y los mercados han cambiado. Si este ajuste tiene que ver con plantear nuevas formas de  pago a los acreedores, se pasará a llamar una reestructuración.

 

“Todo se está negociando ahora, hay que aprovechar, porque es el momento para negociar nuevos plazos de pagos a los proveedores, a los bancos, se están negociando nuevas tarifas de alquiler para los locales, así que este es el momento de negociar”, dijo.

Proceso de reestructuración 

Lo primero que se debe de tomar en cuenta para una óptima reestructuración es seguir el camino adecuado y comenzar lo más pronto posible. Para ello, según explicó Martín Reaño, es necesario contar con el apoyo de un experto.

“Esto es un trabajo que lo hacen financieros y abogados, una vez que se ha seleccionado ese camino, se debe de ajustar su modelo de negocio, para asegurar que este será viable a largo plazo, y también viable para los accionistas”, señaló.

Una de las opciones para la reestructuración es contar con un acuerdo privado. Respecto a este camino,  detalló que es una vía adecuada para empresas que tienen pocos acreedores y con los cuales se tienen buenas relaciones.

 

No obstante si es una empresa grande y con muchos acreedores, o si la situación es crítica, lo recomendable es solicitar el apoyo a Indecopi. “Uno se dirige a la institución y solicita apoyo para que sus acreedores brinden ese respiro que necesito”.

Además, agregó que un modelo de reestructuración diseñado correctamente permitirá pagar a los acreedores y generar valor para los dueños. Luego de ello las empresas pueden presentarse ante instituciones su para  nuevo modelo de negocio y sustentar sus necesidades.

Hacer el seguimiento a este plan de reestructuración es importante. “Los planes no suelen tener gran exactitud a futuro, hay que ir ajustando algunos detalles conforme se van a ir presentando”, finalizó.

(Por Roberto Villena)

Comparte en:

Vea también