ProInversión: “En dos años tranquilamente habremos adjudicado proyectos por US$ 15 mil millones”

11:57 7 Octubre, 2015

Gan@Más conversó, en el marco de la Cumbre de Gobernadores del FMI y Banco Mundial, con Carlos Herrera, director ejecutivo de ProInversión, quien asegura que los próximos comicios generales no afectarán el interés de los inversionistas por los proyectos que tiene en agenda la oficina estatal.

¿Cómo toma la realización de la Junta de Gobernadores BM-FMI en Lima?

Es positivo que el Perú esté en palestra a nivel internacional, creo que es importante todo lo que se pueda decir aquí en un momento interesante para Perú, con muchos retos. Será interesante escuchar de los mismos conocedores internacionales cuál es la situación del país y, sobre todo, las posibilidades de inversión.

¿Esta asamblea nos pone en vitrina para atraer inversión?

Definitivamente. Recordemos que el próximo año seremos sede de la APEC, entonces el Perú va a seguir en la vitrina. Es importante lo que se dice sobre la disciplina macroeconómica del país, sobre los avances y sobre el hecho de tener respaldo para aplicar medidas fiscales que puedan contrarrestar la situación que se pueda estar dando, cosa que no todos los países pueden hacer.

¿Qué perspectivas hay para las concesiones?

Debemos entender que es muy importante invertir en todo lo que es infraestructura, porque solo con un buen soporte a este nivel vamos a poder tener la consolidación necesaria para el desarrollo productivo, para poder salir adelante. Si no hay esa infraestructura que va a apalancar nuestra competitividad, entonces el potencial productivo que tenemos nunca va a ser realidad. Por ejemplo, es importante consolidar los mercados externos, como se ha hecho con el cierre del TPP, pero no basta con tener los mercados abiertos.

En los roadshows que hacen, ¿es cierto que afuera nos ven mejor?

Probablemente afuera nos ven mejor de que nos vemos nosotros mismos. Para un ciudadano promedio peruano leer en la prensa que estemos creciendo a 3% o menos es terrible, porque hemos estado arriba de 6%, pero -para los niveles internacionales- lo que nos dicen los inversionistas es que somos dichosos por estar creciendo a esas tasas. Y que tienen el potencial de crecer más.

¿El interés de los inversionistas se mantiene?

Es muy grande porque ven una economía estable, previsible, que ha consolidado sus políticas económicas. Digamos que en el tiempo está garantizada una conducción adecuada del país. Si a eso le sumas el potencial que tenemos en cuanto a recursos naturales y el hecho de que nuestra economía sea más joven, las oportunidades de negocios son muy grandes.

¿Cuál es la agenda de Proinversión?

Tenemos dos proyectos en transporte y distribución de gas natural, hay otros dos proyectos de generación eléctrica y hay varios de transmisión de energía, uno de ellos lo estamos adjudicando en los próximos meses. Para el próximo año ya tenemos ocho en líneas de transmisión, e iniciativas privadas autosostenibles para tres puertos: Chimbote, Salaverry e Ilo. La declaratoria de interés se está haciendo para dos de estos puertos en este año y el otro para el 2016. Hay otro proyecto importante en abastecimiento de agua potable para Lima (antes Marca II). Esos son los más importantes.

Se dice que hay sectores, como Educación y Salud, donde falta llegar las concesiones…

Hay iniciativas privadas cofinanciadas en educación y salud. También tenemos el encargo de EsSalud para sacar hospitales en Lima, Chimbote y Piura, los que se adjudicarían el 2016.

En suma ¿a cuánto asciende la cartera global de inversión?

Para un horizonte de año y medio a dos años estamos pasando tranquilamente los 15 mil millones de dólares.

Finalmente, ¿cree que las elecciones pueden afectar este proceso?

No creo que se afecte el interés de los inversionistas, no veo desconfianza del sector privado nacional o internacional en cuanto un cambio de rumbo del país. Siempre esperan precisiones pero en líneas generales no he encontrado ninguna preocupación latente de los inversionistas.

Comparte en:

Vea también