Pilar Manchón: “Es mejor tener un buen equipo que una buena idea”

07:15 9 Octubre, 2019

¿Qué es más importante, la calidad del equipo o la calidad de la idea? Preguntó Pilar Manchón, directora de empresas y VP de inteligencia artificial en Roku, al presentar su ponencia en el Singularity University Chile.

Comentó que existen 3 tipos de equipos: A, B y C. “El equipo A es el estelar, gente sin complejos que contrata a otros As porque no tiene miedo de que le vayan a quitar el puesto. Los Bs normalmente contratan gente C para asegurarse que no les quiten el puesto y los C contratan lo que pueden”.

Pilar, haciendo una analogía con los caballos preguntó, “¿qué haría un equipo B con una idea A? sería como un caballo desbocado. ¿Creen que un equipo B tendrá control sobre una idea A? no, porque es un equipo que no tiene la capacidad de llevar esa idea a su máximo potencial. Y ¿qué pasa si es un equipo B con una idea C? pues los B no tienen ni el criterio ni la razón para darse cuenta de que esa idea no va a ninguna parte. Pero en el caso que sea un equipo A con una idea B, si el equipo ve que esa idea no va, la cambia, busca otra. Siempre sabrá lo que funciona o no”. Por eso, es mejor tener un buen equipo que una buena idea”.

Igualdad de género

Sobre el tema, Pilar refirió que en el mundo corporativo es más difícil para las mujeres hacerse un lugar y peor aún como líderes en tecnología. Las mujeres que quieren encajar en el sector tienen que adoptar posturas que no son naturales, que no son las que quisieran tener con sus pares o colaboradores, como ser consideradas autoritarias o mandonas para ganarse el respeto. “Las mujeres son evaluadas por la percepción externa de su experiencia demostrada y reiterada. Tienen mucho talento y voluntad, pero no se aprovecha lo suficiente”.

Destacó que las mujeres líderes que saben lo que quieren, son asertivas, llaman la atención cuando se tiene que hacer, al ser vistas de distinta manera que sus pares hombres tienen 3 opciones. “Entre el 50 y 60% de mujeres que tienen potencial para alcanzar altos cargos en tecnología, abandonan, se hartan, y se van a otras áreas en las que puedan sentirse más cómodas. Otro porcentaje pide permiso para hacer las cosas, cambia la rutina, se esfuerza por caerle bien a todos, porque no quiere ser señalada o apartada, lo cual le genera un desgaste; y otro porcentaje pequeño se harta y decide tomar las riendas y liderar no importa a qué precio”.

Entonces, frente a esta situación, qué hacer, preguntó Pilar. “Todo empieza con la educación de las niñas desde casa. Se las educa para que sean dulces, complacientes, amistosas, amigables, sin confrontación, conciliadoras. Las mujeres tenemos que esforzarnos más, convertirnos en mujer maravilla para hacer lo que realmente nos gusta y esforzarnos 10 veces más para demostrar que somos capaces”.

Comparte en:

avatar