OIT: Hasta 41 millones de personas perderían su empleo en la región

13:52 1 Julio, 2020

Hasta el 2019 la tasa de desempleo de la región de América Latina y el Caribe era de 8.1%. Sin embargo, llegada la pandemia y de profundizarse la crisis esta cifra podría aumentar entre 4 y 5 puntos porcentuales, así lo indicó el informe de la Organización Internacional del Trabajo sobre el “Impacto de la COVID-19 en el empleo en la región”.

“Ese aumento sin precedentes en la tasa de desocupación regional implica un récord histórico de 41 millones de desempleados, lo cual va a repercutir sobre la estabilidad económica y social de nuestros países”, explicó el Director de la Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.

Asimismo, se refirió a un reciente análisis del Banco Mundial que estima una caída en el crecimiento económico de -7.2%, lo que aumentaría la tasa de desocupación hasta 12.3%. En tanto el Fondo Monetario Internacional estima una contracción de -9.4%, de considerarse esta caída, la desocupación alcanzaría el 13%.

 

Durante la conferencia de prensa virtual, Vinícius Pinheiro explicó que, hasta antes de la pandemia el número de personas que buscaban empleo y no lo conseguían era de 26 millones, no obstante debido a la paralización en los diversos países de la región esta habría aumentado hasta 41 millones de personas.

Sumado a las tasas de desempleo, otros problemas a enfrentar durante el período postcovid es el deterioro de la calidad de empleo de las personas que aún los mantienen así como las reducciones de sus sueldos.

Según indicó Vinícius Pinheiro, una característica de esta crisis ha sido la velocidad del impacto que se ha visto reflejada en un inmediato colapso de los ingresos laborales y familiares de un conjunto muy amplio de la población.

“Esto puede amplificar las desigualdades sociales dado que los ingresos laborales en promedio aportan alrededor del 80%, de los ingresos totales familiares en la región”, dijo.

 

Niveles de Riesgo

La Organización Internacional de Trabajo también advirtió sobre los niveles de riesgo de contagio que mantienen los sectores laborales que aún continúan operando. La OIT destacó que en la región aproximadamente un 40% del total del empleo se desarrolla en sectores económicos de alto riesgo frente a la crisis originada por la pandemia, mientras que un 17% lo hace en sectores de riesgo medio-alto.

Entre los sectores de actividad señalados como de alto riesgo se encuentran, por ejemplo, los de servicios, comidas o comercio, ya que involucran la mano de obra intensiva.

Sin embargo, existe también, aunque en un bajo porcentaje menor a 20% un sector que aún mantiene sus empleos en situaciones de bajo riesgo como los de administración pública, servicios de educación, o de administración sanitaria.

Finalmente de acuerdo al análisis de la OIT el desafío para los gobiernos de la región es contar con políticas de respuesta a la crisis, que requieran que los Estados trabajen en conjunto con actores sociales del mundo del trabajo para lograr consensuar programas de respuesta efectivos.

(Por Roberto Villena)

 

Comparte en:

Vea también