Minam: “La economía circular será efectiva cuanto todos los sectores contribuyan”

07:53 25 Octubre, 2019

Mirva Trujillo, Rizal Bragagnini, la ministra Fabiola Sánchez, Luisa Mesones, Directora de la Expotextil Perú, Roberto Corbelli, y Oscar González.

“De acuerdo a un informe de la Federación Europea de empresas sostenibles que agrupa a unas 3 mil empresas, la mayoría pymes, el 73% de los materiales usados para la ropa se envían a vertederos o se incineran, menos del 1% de materiales usados para producir ropa es reciclado y la producción de textiles genera emisiones de gases de efecto invernadero superiores a las que deja el transporte a nivel mundial”, dijo Oscar González, director de las revistas Gan@Más y +Finanz@s, al moderar el panel “La sostenibilidad y moda, la economía circular en la industria textil y confecciones”, en el marco de Expotextil Perú 2019.

El panel que dirigió Oscar estuvo conformado por la Ministra del Ambiente, Fabiola Sánchez; el ex Viceministro de Mype e Industria, Javier Dávila; el Director Artístico de CNA Federmoda Italia, Roberto Corbelli; la cofundadora de la Asociación de Moda Sostenible, Mirva Trujillo; y el director del Gremio Indumentario de la CCL y del cluster de Moda Sostenible, Rizal Bragagnini.

La ministra refirió que para que la economía sostenible y circular sea efectiva, todos los sectores tienen que contribuir. “Si seguimos con la economía lineal nos agotaremos pronto y no nos queda un planeta B, solo tenemos este, entonces tenemos que buscar lo que nos une y no fijarnos en lo que nos separa, establecer diálogos y elementos que nos hagan buscar objetivos comunes”.

Comentó que pocas empresas conocen lo que es la Certificación Azul que se entrega a las empresas que usan el agua de manera sostenible y eficiente y que mejoran sus prácticas y ofrecen educación ambiental a la comunidad. “Cuando pregunto a las empresas del sector textil si conocen esta certificación me dicen que no, ¿cómo es posible? Y no se trata solo de un tema reputacional, sino que se puede ser sostenible y ecoamigable al mismo tiempo y el gobierno debe otorgar los incentivos adecuados para que esto se produzca”.

La ministra dijo también que si un incentivo está mal puesto se puede convertir en un incentivo perverso, pero con diálogo abierto y sincero entre la empresa privada y el gobierno se pueden encontrar puntos comunes. “No debe haber recetas secretas, tenemos que lograr que todos ganemos con diálogo franco y buscando las oportunidades. El sector textil tiene retos enormes en agua, energía, colorantes, curtiembres, etc.; pero hay oportunidades enormes también y tenemos que trabajar juntos por el país y por el planeta”.

Consumidor más consciente

A su turno, Javier Dávila refirió que hablar de economía circular es hablar de un cambio en la producción, que significa buscar ser más eficiente con un menor uso de productos usando las 3 R: reciclar, reparar, reutilizar. “Y yo diría que falta una cuarta R que es la reconciliación de la industria con el ambiente”.

Dávila agregó que dos temas importantes que están considerando los nuevos consumidores es el diseño y que los productos sean eco amigables. “El consumidor está cambiando y está siendo más consciente de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Hoy los jóvenes compran productos ecoamigables aunque sean de mayor precio pero de empresas que respetan el medio ambiente”.

Finalmente dijo que la diferenciación está en el diseño. “Se está trabajando mucho en el diseño con retazos y desechos, pero tienen que ser productos bien hechos y ecoeficientes, esa es la tendencia y así tenemos que llegar a producir, ganando eficiencia y rentabilidad”.

Federmoda Italia

Roberto Corbelli, representante de casi 25 mil empresas de moda, en Italia, entre pequeñas y medianas, señaló que la mayor cantidad de empresas de moda sostenible son justamente de estos tamaños. “La economía circular está basada en tres columnas, sostenibilidad social, económica y ambiental, que redunda en un bienestar y crecimiento de las personas”.

Para Corbelli, la barrera principal que afecta lograr una verdadera economía circular es la cultura del consumidor que tiene que tomar consciencia sobre el ahorro y la necesidad de reciclar. “La generación Z está pidiendo cambios y las empresas tienen que escuchar a estos consumidores, escuchar al mercado y eso es un problema porque tienen sistemas productivos por actualizar para estos tiempos y eso requiere de inversión y reconversión que no todas las empresas están dispuestas a pagar”.

Gremio Indumentario de la CCL

Por su parte, Rizal Bragagnini comentó que en el cluster de moda sostenible donde también es director, tienen un dicho “nos encanta la moda, pero nos encanta más nuestro planeta”, refiriendo que se tiene que trabajar en conjunto para el logro de los 17 objetivos de desarrollo sostenible al 2030. “Una empresa no puede trabajar en los 17 objetivos, pero sí en los que le toque, y por ejemplo, desde Sudamericana de Fibras donde asumí el liderazgo hace 3 años nuestro rol es reducir la huella hídrica. Antes se consumía más de 200 litros de agua por cada kilo de fibra producida y ahora hemos bajado a 42 litros y en dos años queremos llegar a cero”.

Explicó que en la industria textil se debe conversar con el consumidor final y las empresas no lo hacen. “Ese consumidor final nos exigirá en 5 años una trazabilidad total, desde qué tipo de agua usé para sembrar el campo, si pagué salarios justos, etc; y tenemos que poderle dar a ese consumidor todo lo que necesite saber”.

Refirió que posicionar una marca en EE.UU. cuesta 50 millones de dólares, sin embargo ya hay una marca posicionada en ese país, que es la Marca Perú, en especial con su buena comida. “Perú lleva 300 años cocinando, pero 6 mil años tejiendo, entonces por qué no pruebas nuestros textiles, le dije a un norteamericano en una feria. En 30 segundos le trasladé la experiencia de la comida hacia los textiles”.

Dijo que en el sector falta mayor unión y que se debe seguir el ejemplo de Gastón con la comida que rompió las recetas secretas. “En Perú tenemos diversidad de fibras maravillosas y manos talentosas y todo para crecer y ser competitivos. No podremos competir con los chinos en precio, pero sí nos diferenciaremos, unámonos sin mezquindades”.

Asociación de Moda Sostenible

Mirva Trujillo, cofundadora de esta asociación dijo que la industria de la moda es transversal a todos los recursos naturales. “Culturalmente hemos manejado una economía circular en tiempos pasados y debemos retroceder y estudiar cómo se hizo”.

Comentó que ahora las empresas saben que tienen que mejorar sus procesos para hacerse más rentables, pero lo peligros es que todos somos conscientes de que tenemos solo este planeta y lo estamos destruyendo sin hacer mucho por cambiar la situación.

“En el Perú tenemos las fibras naturales más importantes, manos privilegiadas para el tejido, telar, bordado, y hay una responsabilidad muy grande de los diseñadores, ya que tienen que diseñar para que una prenda pueda ser usada y a la vez reciclada. Si hablamos de sostenibilidad en la moda, tenemos que ver todos estos temas y después fijarnos qué están haciendo bien los demás para replicarlo cambiando nuestros procesos de producción”.

Comparte en:

avatar