Menores de etnias nativas requieren profesores bilingües para reducir deserción escolar

15:50 30 Noviembre, 2020

Reducir el déficit de profesionales en la enseñanza intercultural bilingüe será fundamental para disminuir la deserción escolar en regiones como el Bajo Urubamba, donde niños de etnias nativas necesitan maestros que dominen las lenguas originarias y que “contextualicen la información escolar del Estado”, afirma Ludwin Turco, joven matsigenka que se graduó como profesor gracias al Programa Integral de Educación (PIE) de Camisea.

Hasta el 2018, la Defensoría del Pueblo precisó que en Perú se necesitan 14 mil docentes formados en Educación Intercultural Bilingüe (EIB) para satisfacer la demanda educativa de los niños indígenas que dominan una lengua originaria. “Uno de mis retos es contextualizar la información escolar del Estado a la realidad de los nativos; por ejemplo, cambiar nombres de animales como los elefantes, monos, leones o jirafas por la sachavaca (tapir) o el jaguar conocidos aquí en las comunidades”, cuenta Ludwin, joven profesor que regresó de Ucayali este 2020 a su tierra natal, Timpía, para enseñar a los más pequeños.

 

“Soy feliz de regresar a Timpía, ubicada en el Bajo Urubamba de Cusco, porque voy a estar cerca de mi familia, de mi comunidad. Soy feliz porque estoy ejerciendo como docente, y voy a sacar adelante a más estudiantes y que puedan seguir mis pasos. Yo sé que es muy trabajoso, complicado. Me gusta la carrera y quiero que mis niños aprendan algo. Sé que quieren ser profesionales”, comentó Ludwin.

Para evitar la deserción escolar como una forma de exclusión educativa, Camisea promovió el PIE para ofrecer oportunidades a muchos jóvenes de comunidades nativas del Bajo Urubamba, en el corazón de la Amazonía de Cusco, en la mejora de su educación, mediante tres componentes: Programa 100, dirigido a alumnos de 4to y 5to de secundaria para el reforzamiento matemático y comprensión lectora; Becas pre-universitarias, que prepara a jóvenes que terminaron el colegio y tienen interés en postular a la universidad.

 

El tercer componente del PIE es la Beca Nopoki, que cubre los gastos en educación superior, como el de Ludwin en la carrera de Educación Bilingüe Intercultural en UCSS Nopoki – Atalaya – Universidad Católica Sedes Sapientiae, además de ofrecerle acompañamiento especializado donde cada estudiante tiene asignado un tutor que los asesora y orienta en el desarrollo de su carrera.

Así como el PIE, Camisea ha beneficiado en los últimos años a unos 20 mil alumnos de la provincia de Pisco, Ica, y la Amazonía de Cusco con los programas de educación impulsados gracias a convenios con las municipalidades de estas zonas de influencia y el sector Educación, que permitieron el despliegue de iniciativas como Pisco Talento, Programa Integral de Educación (PIE) o Aprender para Crecer.

Comparte en:

Vea también