Mauricio Bock: Tips para la salud mental en aislamientos prolongados

08:29 27 Marzo, 2020

Las medidas de aislamiento social si bien buscan un bien común, traen con ello repercusiones a nivel psicológico de las cuales poco se habla.

El virus, no sólo es el Covid-19, sino el crecimiento orgánico de una sensación de privación de las libertades fundamentales que dejan en nuestro subconsciente huellas profundas de frustración, impotencia, distrés y desesperación.

Los comportamientos en hábitos de vida, valoración de las mismas, instinto de sobrevivencia, dificultades económicas, etc., generan una histeria colectiva que alimentan y explotan los medios de comunicación incrementando la adicción a la sobre información.

¿Cómo enfrentar estas situaciones desde la serenidad, confinado forzosamente en el hogar, sin entender bien cómo proceder? Mauricio Bock, Máster en Neuropsicología de la Universidad de Alcalá de Henares, España, coach y presidente del Institute of Neurocoaching, ofrece algunos consejos para la salud mental en situación de aislamiento prolongado:

1- Haz una lista de tareas:
Nada más importante que la organización en la familia para evitar frustraciones. Empieza con una actividad para todos asegurando el derecho a cada miembro de expresarse con la misma libertad. El objetivo es sentir que estamos progresando. Nuestro cerebro se siente feliz cuando cumple tareas.

2- Apaga la televisión:
Las noticias elevan el estrés y generan ansiedad. No se trata de estar desinformados, sino de no estar sobre informados. Los detalles morbosos de los noticieros no ayudan a entrar en estado de paz y tranquilidad ya que se busca aumentar el número de televidentes para poder ofrecer más tandas comerciales. Al apagar la TV aseguras que puedas concentrarte en ti mismo y en tus seres queridos. Si deseas información elige leer en la web de los periódicos más confiables o en Twitter. Es más saludable.

3- Escucha música:
El aislamiento social puede encontrar compañía en la música. En Spotify o Youtube podrás buscar playlist de estados anímicos. Para el cerebro, el mantenerse en un buen estado de ánimo es importante. Recuerda que todo lo que ves o escuchas en la primera media hora, después de despertar, te afecta emocionalmente por el resto del día. Escoge música que te de ánimo.

4- Haz deporte:
El aislamiento genera sedentarismo. Para nuestro cerebro es importante sentirse activo. Prepara un horario y los implementos para poder lograr hacer gimnasia en casa. Una simple soga te permite saltar y unas latas sirven para levantar peso. No hay excusas, con tiempo, puedes generar un nuevo hábito.

5- Ten un pensamiento positivo:
Concéntrate en lo que estás haciendo para los demás al quedarte en casa y no en las privaciones que estás viviendo. El pensar de manera positiva ayuda a que nuestro cerebro pueda encontrar claridad en temas productivos y respuestas cognitivas sobre tus preocupaciones. Tener una mirada pesimista sobre la vida, sólo empeorará toda posibilidad de toma de decisiones asertadas.

6- Comunicación con los niños:
En casa, si en tu hogar hay niños, háblales de manera positiva sobre lo que se está viviendo. Hazles entender su responsabilidad sobre los demás y reconoce lo importante que están haciendo al colaborar por el bien de todos. Estate siempre atento a cambios de humor o ánimos para poder atenderlos en sus emociones. El aburrimiento será la mejor opción para que puedan ser creativos. Es hora de desempolvar los juegos de sociedad, rompe cabezas y demás, e involucrarse en actividades familiares con ellos. Recuerda también que se deben definir horarios para que puedan cumplir con su parte académica y esa es la prioridad.

7- Escribe:
La escritura de tus pensamientos es la liberación de tu alma. No dejes de hacer un diario de pensamientos. Pon especial énfasis en tus sentimientos y sensaciones. El escribir acerca de lo que sientes te ayuda a racionalizar tus sensaciones. Por otra parte es una terapia muy importante para poder escuchar tu diálogo interno que muchas veces ocultamos y que nos responde reactivamente o por somatización y dolores o por conductas inadecuadas con los demás. Sanar tu ira, cólera y frustración pasa por entender tus emociones.

8- Come saludable:
Somos lo que comemos y en momentos de sedentarismo y de aislamiento es necesario que nuestro cerebro funcione de la mejor manera. Escoge comidas ligeras como ensaladas. Una dieta balanceada con vitamina C ayudará a bajar el estrés actuando sobre el Cortisol. Hidrátate todo lo que puedas. Una proteína al día es suficiente. Prefiere las proteínas ricas en Omega 3 como el pescado oscuro (salmón, sardinas, etc.) para activar tu potencial cognitivo. El momento de cocinar es también una buena oportunidad para una actividad familiar.

9- Procura descansar:
El sueño es fundamental en toda la vida y aún más en situaciones de alto estrés. Estamos tentados a seguir conectados frente al mundo para sentirnos parte de él. Sin embargo los efectos del poco descanso nos llevan a sobre explotar nuestro sistema nervioso resultando en desórdenes tales como irritabilidad, pasividad, caída de ánimo y que puede conducir, a la larga, a depresión y desorden mental. Para ello, escoge un horario de descanso y un par de horas antes empieza a reducir tu actividad física y mental. La lectura ayuda a que puedas bajar la intensidad del ritmo cardiaco. Recuerda ventilar tu cuarto, tener todo en orden, apagar todas las luces incluyendo las luces azules de los cargadores para procurar generar la melatonina suficiente que tu cuerpo requiere para entrar en estado de somnolencia.

Comparte en:

Vea también