Más de 400 mil personas tienen deudas con 4 o más entidades financieras

07:23 3 Enero, 2020

En los últimos doce meses, se ha registrado un crecimiento del número de deudores del sistema financiero peruano de 5,3%, pasando de 5 042 547 deudores en setiembre de 2018 a 5 309 962 en setiembre de 2019. En este periodo la deuda promedio pasó de S/ 11 795 a S/ 12 944, registrando un crecimiento de 9,7%. En el 2018 esta deuda promedio creció en 10,9%.

Para el Banco Central de Reserva del Perú, si bien se viene registrando una desaceleración de la deuda promedio de consumo, su evolución podría desligarse de los ingresos en algunos sectores de la población, lo cual generaría un potencial sobreendeudamiento y, con ello, un deterioro de la cartera de consumo. “Ante un eventual deterioro de las condiciones del mercado laboral, los ingresos de los hogares podrían crecer a un ritmo menor que sus deudas, reduciendo su capacidad de pago, lo que podría traducirse en un aumento de la morosidad del sistema financiero”, subraya el ente emisor en su último reporte de Estabilidad Financiera.

 

El grupo de deudores que cuentan con deudas con 4 o más entidades financieras es el que más creció en este periodo, pasando de 385 194 en setiembre de 2018 a 428 781 deudores en setiembre de 2019, registrando un crecimiento de 7,8%. Mientras que los deudores únicos (que tienen deudas con una sola entidad) aumentaron en menor grado (3,3% anual).

La deuda promedio de los clientes únicos creció en 10,1% y su ratio de morosidad bajó a 6,8%, mientras que la deuda promedio de los clientes con 4 o más entidades creció 7,8% y su morosidad aumentó a 3,9%.

 

El BCRP advierte que el incremento de la deuda promedio y el mayor aumento de los deudores compartidos podrían generar problemas de sobreendeudamiento en algunos segmentos de la población, por lo que es necesario un monitoreo del crecimiento de las carteras minoristas para prevenir este tipo de riesgos. “El sobreendeudamiento podría llevar a problemas de incumplimiento de pago, lo cual se agravaría ante una continua desaceleración económica, pues los créditos de consumo tienen una alta sensibilidad al crecimiento económico. Los efectos de la desaceleración de la economía afecta en mayor medida a los deudores de menores ingresos, atendidos usualmente por las entidades no bancarias (financieras, cajas municipales y cajas rurales)”, subraya el ente emisor.

Comparte en:

Vea también