Las metodologías ágiles son más fáciles de aplicar en microempresas

07:30 2 Mayo, 2019

Corporativo Overall, con más de 30 años de trayectoria en el desarrollo de talento y negocios en el Perú y el extranjero, se encuentra implementando un sistema de enseñanza basada en la nueva metodología aplicada Design Thinking y Scrum que brindan a las empresas herramientas que los ayude a desarrollarse en sus funciones tanto interna como externamente, buscando una adecuada gestión de proyectos, disminuyendo riesgos e incrementando el valor de producto o servicio.

Abraham Orozco, gerente comercial del Corporativo Overall, en conversación con Gan@Más, explicó que las empresas innovadoras de hoy tienen gente muy curiosa, creatividad y generan espacios para que sus colaboradores puedan innovar. Buscan ser disruptivas, pensar fuera de la caja y cuestionarse todo lo que se está haciendo.

 

“Lo primero que se debe hacer es que las cabezas estén convencidas y se compren la idea de que hay que transformarse y adoptar metodologías para innovar, como el
Design Thinking y Scrum. Luego de que las cabezas estén convencidos de eso, tiene que haber un proceso de evangelización, capacitar, enseñar. El conocimiento es lo primero, es un cambio cultural”, explicó Orozco.

El Design Thinking permite tener equipos que tengan espacio y tiempo para innovar, generar nuevos productos y procedimientos, o también mejorar productos existentes. Con esta metodología se crean proyectos que hay que gestionar. “Hay distintos marcos de trabajo pero Scrum es el más utilizado para gestionar proyectos. A diferencia de la metodología de trabajo tradicional son equipos que integran distintas áreas, son multidisciplinarios”, resaltó.

El ejecutivo detalló que en Overall están en el proceso de evangelización. Primero dictaron talleres a los líderes y el directorio está convencido de que la transformación digital sea parte de su misión actual.

Agregó que en el Perú la banca está aplicando las metodologías ágiles. Esto aparte de cambiar el tema cultural también genera un necesario cambio de estructura, que tiene que ser más ágil y chata, en el que las jerarquías se empiezan a perder y se desarrollan roles.

“En Scrum ya no existen jefes ni gerentes, existen facilitadores. Eso permite que la metodología camine rápidamente y con menos errores. Es una forma ordenada de hacer las cosas, integra, hay mucha comunicación. Se enfoca en olvidarnos de las jerarquías y darles mayor autonomía a las personas”, expresó Orozco.

Recalcó que la metodología sí es aplicable a las microempresas y que incluso es mucho más fácil porque como es un cambio cultural, es más factible cambiar a 5 o 10 personas que cambiar a 5 mil en una corporación grande.

“Además las empresas pequeñas compiten con startups, que normalmente las forman los millenials que nacen digitales, ágiles, sin jerarquías. Si yo soy una microempresa y tengo 5 años en el mercado, no puedo esperar ser muy grande para recién transformarme, tengo que hacerlo ya en este momento porque esa startup en 2 años va a ser mucho más potente”, finalizó.

(Por Luz Alarcón)

Comparte en:

Vea también