“Laboratorio de Innovación del Gobierno debió estar en el Concytec”

11:55 8 Octubre, 2019

María Alejandra Llosa Ricketts, consultora en Innovación Pública y hasta el 5 de agosto de este año fue líder del laboratorio de innovación de PCM (antes conocido como Lab+51), acaba de compartir en su cuenta de LinkedIn un artículo en el que presenta su posición crítica frente a la reciente creación del Laboratorio de Gobierno mediante resolución Nº 003-2019 PCM/Segdi.

Como informamos, el último sábado, la Presidencia del Consejo de Ministros, a través de la Secretaría de Gobierno Digital dispuso la creación del Laboratorio de Gobierno y Transformación Digital del Estado. La norma firmada por Marushka Chocobar Reyes, Secretaría Secretaría de Gobierno Digital, señala que este Laboratorio se crea como un mecanismo para co-crear, producir, innovar, prototipar y diseñar plataformas digitales, soluciones tecnológicas y servicios digitales con las entidades públicas; así como para fomentar el desarrollo del talento digital y de una sociedad digital, con la colaboración de la academia, sector privado, sociedad civil y ciudadanos.

María Alejandra empieza su artículo señalando que el Estado ve la innovación como un problema de tecnología en el aparato administrativo, sin darse cuenta de que se trata de crear las condiciones para gestionar las demandas de una nueva cultura social, que impacta directamente en la democratización de la gestión pública.

“Los laboratorios de innovación deben ser espacios estratégicos para administrar y conducir ese cambio social; sin embargo, la ausencia de un entendimiento integral de la innovación al interior de PCM hizo que, el primer laboratorio de innovación de la Presidencia de Consejo de Ministros, se sitúe como dependencia de una oficina de monitoreo de las prioridades políticas del gobierno: la Oficina de Cumplimiento de Gobierno e Innovación Sectorial. Esta situación, fundada en el diseño del ROF de PCM, generó problemas de liderazgo y de relacionamiento, incompatibles con la naturaleza creativa y abierta de un laboratorio, que debe ser un lugar de experimentación, incubación continua y validación de soluciones”.

Refiere que el 05 de agosto del presente año, habiendo hecho la entrega de su cargo como líder del laboratorio de innovación de PCM (antes conocido como Lab+51), remitió una carta al Premier del Solar en el que le hacía llegar una Propuesta Técnica para que el Laboratorio de Innovación sea reubicado en una posición que le permitiera tener una proyección idónea.

La propuesta incluyó tres alternativas para la reubicación del laboratorio dentro del Sector de la Presidencia de Consejo de Ministros del Perú: CONCYTEC, SERVIR y la Secretaría de Gestión Pública (SGP). “Ya que, con la propuesta pretendíamos indicar que la innovación pública no debe continuar siendo una colección de iniciativas fragmentaria que responden a intereses particulares dentro del Estado, sino que debe funcionar como una política amplia y articulada (OECD, 2017)”.

“Hoy vemos que la propuesta, que debía darle un lugar a la innovación dentro del Estado peruano, fue tomada por otro organismo de PCM: la Secretaria de Gobierno Digital SEGDI. La creación de un laboratorio de Innovación que apoya los procesos de co-creación con la ciudadanía siempre es una acción celebrada. Más aún si se sitúa dentro del aparato gubernamental al que tanta falta le hace escuchar a sus usuarios. Pero queremos mostrar nuestro desacuerdo con la decisión tomada. La creación del Laboratorio situado en SEGDI deja fuera la perspectiva no digital de la innovación. Según la OCDE, las políticas públicas de innovación comprenden, además del desarrollo conocimiento científico y la tecnología, elementos como: personas, organización y gobernanza”, afirma María Alejandra.

Explica que el desarrollo de la innovación no debe ser situada bajo el paraguas de lo digital, ni tener un sesgo únicamente digital, sino que, por el contrario, debe tener un espacio propio y trabajar de la mano con las entidades, en soluciones digitales o no digitales, alimentando el conocimiento desde la experimentación, ideación e incubación continua.

Sostiene que CONCYTEC es el ente rector en materia de Ciencia Tecnología e Innovación Tecnológica y cuenta con marco normativo y experiencia afines y favorables para el desarrollo de la innovación desde una perspectiva integral: formula políticas y planes nacionales articulando las propuestas sectoriales, regionales e institucionales, con diversos planes de desarrollo; asimismo brinda asesoría a instancias y niveles de gobierno y poderes del Estado, contando con un alto nivel de interrelación nacional e internacional, adecuado para participar en ecosistemas de innovación que incluyan aspectos como personas, organización y gobernanza, y no solo tecnología, como en la actualidad.

“Es cierto que los retos que se deben considerar para colocar la innovación pública en CONCYTEC recaen en la falta de interés del Estado para comprender el sentido de democratización de la cultura administrativa y organizacional que viene con la era digital, es decir, aquella que atiende a la relación entre las prestaciones estatales y las necesidades ciudadanas. La innovación para los ciudadanos no es sólo tecnología y servicios digitales. Innovación para el ciudadano es procesos, es generación de capacidades, es crear u aprovechar las oportunidades que lo digital ofrece, es crear puentes de comunicación con comunidades alejadas, es repensar los servicios y reflexionarlos para mejorarlos, es generar leyes y políticas que se ajusten a la temporalidad actual, es generar nuevos modelos y protocolos de trabajo y de atención al ciudadano, es crear nuevos espacios para acercar a los gobiernos y enseñarles a trabajar bajo lógicas iterativas y colaborativas, es contar historias de falla para generar éxito y cambio, entre otras aspectos que no inciden en la deshumanización de la cultura digital”, finaliza la ex líder del laboratorio de innovación de PCM.

Comparte en:

avatar