La pandemia y el mundo hacia un liderazgo adaptativo

09:00 4 Julio, 2020

La pandemia ha acelerado la necesidad de cambio. Nos encontramos en un mundo en transición, donde los paradigmas están siendo desafiados, lo cual finalmente se traduce en un cambio de valores. Si hay una transición es porque los valores están en tensión; está emergiendo algo distinto y parte del desafío quizás tiene que ver no solo con lo que emerja, sino también con integrar, destacó el consultor de liderazgo y cambio organizacional Juan Carlos Eichholz durante el SU Virtual Summit 2020, organizado por SingularityU Chile Summit y BeSTinnovation.

Juan Carlos reflexionó sobre una dualidad de valores distintos en la era industrial vs. la era digital. En la primer era, un punto clave era la uniformidad, la producción en masa; mientras que en el segundo mundo lo que se premia es la diversidad, cómo conectar las diferentes necesidades e intereses. Esta última es más compleja que la primera.

 

Otras dualidades de estas épocas eran la eficiencia de corto plazo vs. la sostenibilidad de largo plazo; el comando y control vs. la confianza y la transparencia; la repetición vs. la experimentación; el foco en el resultado vs. el foco en el proceso; la competencia vs. la colaboración; la tarea vs. el propósito, la rentabilidad individual vs. el valor compartido y; la perspectiva lineal vs. la perspectiva sistémica.

Como se observa en la era digital se abordan los problemas de una forma más compleja que en la era industrial, donde se buscan soluciones más simples.

Para Juan Carlos, la tecnología es el fenómeno clave como acelerador del cambio. Este genera cada vez más complejidad ¿Cómo? La tecnología es la que nos lleva la delantera por su ritmo exponencial. Detrás de ellos, nos encontramos las personas que venimos adaptandonos a dichos cambios. Si bien ha aumentado nuestra capacidad adaptativa, siempre nos quedaremos detrás.

 

Y ¿Quiénes están más atrás? Las organizaciones, pues es mucho más difícil cambiar a un individuo que a un grupo de estos. En ese sentido, las sociedades cambian incluso más lento. Entonces, cada vez que aumenta la distancia entre estas brechas de cambio (tecnología-humanos-organizaciones-sociedades), aumenta la complejidad y las tensiones entre estas.

El Covid-19 ha sido el líder de la transformación digital en las compañías en general, pues ha hecho evidente la necesidad de una transformación digital dentro de las empresas y dentro del propio Estado. Aunque, estos cambios van mucho más allá de la transformación digital propiamente, es sobre la tecnología en general y cómo está transformando, por ejemplo, e-health, e-learning o inteligencia artificial. La evolución de estas tecnologías está aún ritmo más acelerado, por lo cual, habrá más complejidad.

A todo este esquema se debe agregar el elemento de la incertidumbre. Hoy día, tratar de encontrar seguridad, certeza o estabilidad es más difícil. En este contexto, el liderazgo juega un rol. El líder debe tener una visión y, desde ella, guiar a la gente y tratar de de predecir lo que sigue.

Necesitamos una mirada distinta a la tradicional. Es importante que evolucionemos a un liderazgo adaptativo y esto se aplica también a la política. Superar personajes como Trump que encarnan los valores del liderazgo tradicional y que dan soluciones simples a problemas complejos y, en cambio, buscar por más Merkel, líderes que dan respuestas complejas a problemas complejos.

(Por Jackie Murillo)

Comparte en:

Vea también