La familia de Hugo Chávez seguirá dando que hablar por mucho tiempo

14:40 15 Agosto, 2014

No cabe duda que la familia del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, seguirá dando que hablar por mucho tiempo más.

El actual presidente de ese país,  Nicolás Maduro, nombró a la segunda hija del ex mandatario, María Gabriela Chávez, como embajadora alterna representando a ese país ante la ONU.

María Gabriela, tiene 34 años y siempre manifestó sus intenciones de incursionar en la política. Estudió comunicación social y  es hija de Chávez con su primera esposa, con quien el ex mandatario tuvo dos hijos más ya que en 1998 se casó con la periodista Marisabel Rodríguez, con quien tuvo otra hija.

María Gabriela, ejerció actividades como primera dama, en los últimos años de gobierno de su padre, a quien acompañó a reuniones protocolares e internacionales. Asimismo, ha mantenido una estrecha relación con el ex presidente cubano, Fidel Castro, quien la llama “la heroína”.

Esta designación, sin duda causa polémica en un país convulsionado por una dictadura disfrazada en la que los medios de comunicación y opositores políticos han sido neutralizados con diversos mecanismos. Más aún cuando esta segunda hija no tiene preparación diplomática alguna y ha sido acusada recientemente por estar vinculada a la empresa Bioart, que realizó la importación de arroz desde Argentina con sobreprecios y acaparó la totalidad del cupo de exportación pactado colocando más de 37 mil toneladas de arroz a un precio de 600 dólares por tonelada aproximadamente, cuando el valor real del mercado oscilaba entre 350 y 380 dólares.

Frente a esto, el gobierno hace caso omiso y manifiesta que la designación de una hija de Hugo Chávez, sirve para llevar el mensaje profundo del pensamiento del ex presidente.  Su labor, será la de acompañar al embajador Samuel Moncada en las reuniones y asambleas de la ONU y reemplazarlo cuando él no pueda asistir.

Se sabe que la familia de Chávez incursionó en la política desde que éste llegara al gobierno. Así, Adán Chávez, hermano del ex presidente, es gobernador en el estado de Barinas, y su otro hermano, Asdrúbal Chávez, es vicepresidente de la empresa estatal Petróleos de Venezuela. Pese a las acusaciones de nepotismo, nunca se concreta nada y la familia de Chávez vive en la opulencia e impunidad.

Pareciera que la justicia no existe en ese país, en el que los Chávez tienen tanto poder. Así lo demuestra el principal opositor a este gobierno, Leopoldo López, quien es acusado de causar la muerte de tres personas en los desmanes por las manifestaciones estudiantiles en Caracas, y será juzgado sin poder presentar pruebas a su favor que lo ayuden en su defensa.

“Esto no es un juicio, sino un paredón de fusilamiento. ¿Qué sentido tienen debate oral y público si solo se admiten las pruebas de la Fiscalía para incriminarme y ninguna de las promovidas por nosotros para demostrar que el llamado a conquistar la democracia no constituye delito? Es absurdo. De nuevo se verifica la naturaleza política de este proceso y es necesario que todo el mundo lo sepa”, dijo indignado el dirigente de Voluntad Popular y ex alcalde del municipio Chacao de Caracas.

El próximo debate oral y público será el 28 de agosto y en él se evaluarán las 142 pruebas en contra, presentadas por la Fiscalía venezolana, frente a solo una prueba a favor que tiene López, ya que las demás fueron rechazadas por el gobierno.

Mientras tanto, Venezuela vive con una inflación récord en América Latina, que pasó de 20.1% anual en el 2012 a 56.2% en el 2013, a pesar de las rebajas compulsivas de los precios. Asimismo, el contrabando de alimentos subsidiados hacia el extranjero, desabastecimiento de productos básicos, caída de reservas, tipo de cambio, etc, agravan más la situación en el vecino país del norte.

Comparte en:

Vea también